¡Tengo bigotes!

bigote

 

 

¡Quién iba a decirlo! Tengo bigotes. Me salieron mostachos de repente, me vi en el espejo y estaba bigotona. Al contrario de lo que se podría pensar, los bigotes me gustaron, me quedan bien, no pican ni me hacen estornudar.

Salgo a la calle y veo a mi vecina, nos saludamos son una sonrisa que se dibuja debajo de nuestros bigotes, sus niñas bigotudas saludan a las mías, y ellas devuelven el saludo bigotonas. Voy al frutero y ahí, entre patillas, tomates y cebollas, tropiezo con bigotes que no había visto antes, la abuela de cada mañana, la que revisa bien lo que compra; el vendedor que nos da una ñapita también; un taxista que se para a comprar zanahorias y papas; el fiscal parado en el semáforo, la señora en su camioneta y sus tres niños en el asiento de atrás, todos con bigotes. Me encuentro con mostachos que no imaginé, en una especie de salida del closet bigotuda de gente que votaba calladita y que ya no quiere callar más.

Los bigotes no son casuales, son fruto de la madurez inevitable del que crece. Crecemos para levantar en millones de voces la voz de trueno que mi Presi levantó por nosotros. Nos corresponde llevar la bandera gigante que mi Presi llevó. Tenemos bigotes grandes, poblados, como nuestros sueños. Nicolas tiene bigotes como nosotros y nosotros como Nicolás. Chavistas con bigotes, unidos, como piezas de un rompecabezas, todas indispensables, para ser ese Chávez gigante, mi Presi, la suma lo mejor de lo que cada uno de nosotros es.

Me gusta mi bigote, nuestros bigotes, que se asoman a un futuro lleno de pasado y presente victorioso. Empapados de chavismo, nuestros bigotes bailan cada vez que te nombramos, mi Presi. Nos exigen, los que siempre pusieron piedras en nuestro camino, que no digamos más Chávez, que te dejemos descansar en paz, en esa paz que ellos pretenden para nosotros, sumisa, resignada, o bombardeada humanitariamente en nombre de su paz. Nos dicen, desesperados ante tu inmortalidad hecha millones, que expliquemos cinco razones para dejarnos crecer el bigote sin mencionar tu nombre, ¡por fa plis!. Nos quieren deschavizar para que perdamos la chaveta, el rumbo… y el país. Nos quieren deschavizar porque tu nombre es nuestro nombre, como tu decías siempre, y Chávez se hizo pueblo, hoy bigotón y maduro.

Tengo muy buenas razones para llevar bigotes, razones chavistas, mis mejores razones. Y con mis bigotes bien puestos avanzo firme con cada una de las palabras de mi Presi tatuadas mi memoria, en cada milímetro de lo que soy. Tengo bigotes, tenemos bigotes, por un millón de razones y todas llevan con tu nombre, mi Presi, porque todas nuestras razones empiezan con Chávez.

Meneo mi bigote chavistamente y mi voz de pollito se vuelve trueno cuando te nombra: ¡Viva Cháveeeeez, carajo!… ¡Vives, mi Presi querido!

 

 

 

Anuncios

20 comentarios on “¡Tengo bigotes!”

  1. jessica dice:

    Eso me gusto.. “GENTE Q VOTABA CALLADITA Y Q NO QUIERE CALLAR MAS”!! Esa es la fuerza de este sentimiento desbordado Culpechavez, Gracias Carola

  2. Ricardo Marquina Ferrer dice:
  3. edelis garcia dice:

    Que simpático y trascendente Carola!
    Asee messmo es, todos tenemos bigotes, bigotes chaviztas, hoy + chaviztas que nunca, xq ahora aunque aún rueden perlas por nuestras mejillas, seguimos con la lealtad y amor por él igualiiitos, o mejor aún, gigantes como él, gigante nuestro presi, adorado Hugo, arañero, jamás te dejaremos de nombrar recordar extrañar …la nostalgia es grande como tú nuestro presi!
    Por ti y por la Patria, vamos con todo el 14 A a apoyar a tu hijo Nicolás, para que conduzca la Patria de Bolívar …casi…como lo harías tú!!!

  4. Lagunita Express dice:

    VIVES MI PRESI QUERIDO….

    YO TAMBIEN TENGO BIGOTES Y UNOS BIGOTES ARRECHOS COMO TU MI ADORADO COMANDANTE ETERNO…

    BIGOTES TAN POBLADOS Y ABUNDANTES, COMO TU PENSAMIENTOS EN NUESTRAS ARTERIAS Y VENAS….

    ASÍ DE GRANDES SON NUESTROS BIGOTES, DEL MISMO TAMAÑO DE NUESTRO COMPROMISO….CIERTO CAROLA…

    ” VIVES MI PRESI QUERIDO…!!! “

  5. Eduardo González dice:

    Cada vez que leo uno de tus escritos, creo que mi admiración por tu talento ha llegado a su máxima exprexión, y entonces llegas tu con otro artículo nuevo y “PACATAN!!!!!” me haces llegar a nuevas cotas de admiración. Que vaina es esa???

  6. karin oropeza dice:

    Carola, para mi es un vicio leer tus artículos, muchos de ellos expresan lo que sentimos miles; a veces río, a veces lloro, a veces reflexiono….siempre me tocan la fibra….

  7. Voz de pollito *-* #NoQueMeEnamoro

  8. María de Lourdes. dice:

    Ja ja ja ja, Querida Carola, te sienta bien el bigote, yo también cargo los míos, no me lucen tanto como a tí, ji ji ji, y si, sabes es cierto, tu voz de pollito…., cómo será cuando te pones brava?? Cuando dices: Viva Chávez Carajo, cómo sonará tu voz de niña dulce?? Seguro sonará tan bien como tus bigotes, que suenan a gente buena, a Patria Grande; se le quiere burda Caro….

  9. Nina Coll dice:

    Jajajajajajajajaj! Tan cierto como la luz que alumbra el día : “GENTE QUE VOTABA CALLADITA Y QUE NO QUIERE CALLAR MAS”!!. Nada más acertado que esto. Los únicos que no ven la realidad son esos opositores faltos de alma y entendimiento para entender ( valga la redundancia ) el gran amor que siente la MAYORIA de la población por nuestro amado COMANDANTE PRESIDENTE HUGO RAFAEL CHAVEZ FRIAS. Triste por ellos que ni la decepción que sufren con cada derrota desde hace 14 años los hace reflexionar. Gracias!!!! Carola, por hacerme reir un rato, miéntras leía uno de tus tantos artículos que frecuentemente leo.

  10. katuska dice:

    chavistica y bigotudamente bello… yo también llevo bigotes

  11. virgilio franco m dice:

    VIVA CHAVEZ, VIVA MADURO, VIVA CAROLA, VIVA LA REVOLUCION BOLIVARIANA….

  12. julia roses dice:

    Buenas tardes! Feliz tarde Carola. Dios te bendiga.¡Yo también tengo bigotes! Y también digo: ¡VIVA CHÁVEZ! Olvidarlo nunca, ¡jamás de los jamases!!

    Saludos, Julia

    El 30/03/2013, a las 09:20, “Como te iba contando” escribió:

    >
    >

  13. leyda viloria dice:

    bueno a mi nunca me han gustado los bigotes xq me parecen antihigiénicos,los remojas en todo lo que te lleves a la boca, peeeero desde que CHAVEZ dijo que desde su corazón, maduro es su candidato dije: entendido mi COMANDANTE de ahora en adelante adoro los bigotes bigotudos asi como los de maduro

  14. Dennys Centrlla dice:

    Me declaro chavistamente bigotuda!!

  15. Carmen Flores dice:

    Carola Carola Carola como eres de buena para retratar sin ningún recato el propio humor sabio de ti misma y del pueblo. Como me encanta eso, tanto que hasta los bigotes se los VeoVerde a todo el mundo y mr lo siento a mi misma. Claro…si somos Chávez pues como no tener los bigotes de Maduro. !!!! Chávez vive la lucha sigue!!!!.

  16. ursularve dice:

    Más lágrimas, extañando a nuestro Presi, por culpecarolaaaaaa

  17. Lilian dice:

    Hola Carola… Tarde … pero aqui va mi saludo a tu pueblo… al Comandante…

    Adagio sin pentagrama

    Por Juan Chaneton

    El funeral finge ser el último acto de una vida. Los creyentes podrán
    argumentar que es el preludio que nos libera de la fatiga de un
    simulacro. Lo cierto es que el rito con que los hombres despedimos a
    nuestros muertos es un fenómeno de la vida de los deudos, no de la del
    muerto. Éste no percibe su mortaja ni sueña con aquellas utopías que en
    su vigilia alucinó posibles. Su corrupción, ahora, es inevitable.
    Maquiavelo propugna la amoralidad del Estado pero sostiene que los
    individuos deben practicar la virtud, entre las cuales la primera es la
    obediencia al Estado. Estas aserciones del florentino nos proponen
    aceptar que la naturaleza de los individuos y la del Estado son
    distintas.

    De modo semejante, nosotros creemos ver una diferencia sustancial
    entre un hombre sin atributos y uno venerado por los pueblos
    desamparados: la ceremonia del adiós de aquél no será suya sino de sus
    deudos; pero la de éste es su propia ultraactividad después de muerto.
    Ello se debe a que su vida no ha sido una vida común sino un destello de
    aquello incomprensible que, a falta de palabras más eficaces para
    definirlo, las masas parecen llamar divinidad. Deificar. Sacralizar.
    Artimañas, al fin y al cabo, dictadas por el dolor insoportable. Recurso
    inteligente de los pueblos para seguir viviendo cuando el odio de Dios
    se ha abatido sobre los justos. Es el pueblo doliente y huérfano de
    abrigo el que le dictó a Maquiavelo lo que éste no sabía: se debe
    condenar al hombre que utiliza la violencia para echar a perder las
    cosas, pero no se puede ni se debe condenar al que la utiliza para
    arreglarlas. Y eso que el hijo de Barinas nunca quiso más que paz y ley.
    Y los pueblos quieren tocarlo. Quieren mirarlo. Por eso los gana la
    soledad de un erial sin límites cuando la historia se hace realidad, es
    decir, cuando la realidad empuja a la historia hacia las calles y se
    enfrentan a la pérdida. El óbito ha clausurado la esperanza. Pero se
    puede vivir sin esperanza. Y se puede luchar sin esperanza. Y no será la
    máscara encriptada en la urna de cristal la que empujará a los suyos al
    combate. Serán sus ideas. Esas mismas ideas que constituyen su
    presencia más allá de la muerte. Llora y baila y canta la multitud
    informe y ya la ha precedido la esperanza que ahora ha muerto. Pero se
    puede luchar sin esperanza. Es mejor luchar sin esperanza. Sin esperanza
    lucharon los de Aníbal y vencieron en Tesina a los romanos. Sin
    esperanza luchó el ejército rojo y esos hombres vencieron a los nazis y
    lo innombrable de Auschwitz y Treblinka empezó a morir en ese día. Son
    invencibles estos que ahora lucharán sin esperanza, porque ya saben que
    la luz se ha extinguido con este 2013 que nacía y saben que ahora son
    sujeto. Poco a poco sabrán que siempre lo habían sido. Fueron sujeto y
    madre porque parieron a su líder. Él vive de otro modo y ya despierta.
    La muerte -que no es él- es la que muere. No doblan las campanas de
    John Donne. Tal vez, sí, una tenue epifanía de Soundtracks, el Truman
    show del comandante. Acuna la bandera que lo envuelve la espada ya
    desenvainada, esa que sostuvo el sueño de una patria para todos. Le han
    rendido honores los iguales que son distintos en un punto: no libraron,
    todavía, su última batalla y algunos, incluso, no pisaron nunca un campo
    de batalla. Afuera no llueve todavía, sólo el cielo de su Jesús en
    vela, sólo las estrellas de Alá que hoy mira a Venezuela y el signo de
    escritura de Adonái que clama perseguirás justicia. Y lo que es un
    simple acontecer de los hombres de esta tierra se trasmuta en otro
    hombre acosado por mentiras persistentes y al que acusan de negar el
    Holocausto y de haber inventado la discriminación a las mujeres, toca a
    su amigo, lo besa, cierra el puño, sabe que los persas no se rinden ni
    creen en calumnias y todos tienen miedo de hablar de él, y cuando hablan
    lo hacen mal, porque mandan las razones del imperio y entonces todos
    temen el furor que se desata cuando copulan el océano y la noche. Su
    fruto es la venganza. Y ya basta porque las palabras cansan, sólo queda,
    a lo lejos, la floresta desmayada y, sobre ella y en el verdor de la
    pradera se enciende el esplendor de su rocío, y todo esto es verdad
    sabida por los hombres que velaron su agonía y por su pueblo armado que
    conserva en sus alforjas la utopía, esa que alucinó él mientras vivía, y
    que negarán como utopía los que hoy lloran, cuando afirmen patria o
    muerte, o algo así, o algo que inventen esas bellas criaturas que el
    quid divinum Dudamel transfiguró en ángeles del cielo, y si vienen lo
    harán contra ellos y qué hermoso es oír desde la mayor de las Antillas
    que el más minúsculo guijarro enfilado contra esos niños será también
    contra nosotros y allí estaremos, como estuvimos en Angola y aunque
    tengan armas nuevas, aunque puedan herir a Aquiles a traición -como tal
    vez lo hicieron- con luz amplificada por emisión estimulada de
    radiación. De modo que ya es tarde. Ningún invierno secará lo que nació
    en la primavera.

    http://www.nos-comunicamos.com.ar/content/adagio-sin-pentagrama

    • Luis E.Vivas A. dice:

      Los bigotes sìmbolo de virilidad y de coqueterìa, le quedan “al pelo”, su luz, su aurea, de hombre cultivado no en las aulas universitarias pero si en los pasillos de l’universitè de la vie, , le dan presencia y por allì leì que son un escudo contra la envidia y las malas enfermedades.Asì que una vez màs te acompaño en tus recreaciones de tu vida diaria.

  18. Janelys dice:

    Ay como te extraño mi Presi , te pienso y se me paran los pelos, este 14A va a ser apoteosico majestuoso ..te vamos a llenar de gloria carajo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s