Luces, selfies y likes

Allí están, como cada día, sacándose un selfie con una biblioteca de fondo, siempre una biblioteca atrás, siempre un libro abierto sobre la mesa, junto un latte doble mocca artesanal. La ceja arqueada característica de quienes elaboran ideas tan complejas que solo ellos entienden, un poco más, un poco más, ¡clic!.

Lanzan al mar de las redes sociales, a modo de carnada, un selfie y un pensamiento profundo, crítico, indispensable; buscando pescar retuits y likes; aplausos virtuales de sus seguidores, amigos que en la vida real no existen. Pero qué importan los amigos y la vida real cuando lo importante es orientan a un rebaño bruto que se niega a entender y peor, que les lleva la contraria. 

Lo importante es poner el dedo en la llaga, sí señor. Así, mientras el gobierno imperfecto de Nicolás Maduro libra una pelea épica contra el imperialismo más monstruoso, nuestros pensadores piensan quejas en voz alta porque el bono del carnet de la Patria no es la solución y no alcanza, aunque a ellos sí les alcanza, porque no lo necesitan, pero bueno, ellos hablan en nombre del pueblo que no sabe hablar. Y cuando Colombia busca sembrarnos un falso positivo buscando que germine una guerra, nuestros pensadores críticos solo pueden opinar sobre las entradas para un musical en el teatro Teresa Carreño y las manzanas rojas del Excelsior Gama que están carísimas y eso de socialismo no tiene nada. Maduro, entiéndelo de una vez. 

Hay mil problemas, todos lo sabemos, pero nosotros los brutos entendemos que el papá de todos los problemas, el más importante, el más apremiante, es la guerra que los gringos nos declararon con su acoso, con su bloqueo, con las bombas que sueñan derramar sobre nuestras noches tranquilas. Los imprescindibles iluminados ubican al enemigo en los residuos de la guerra que el verdadero enemigo nos impone: que si los huecos en la calle (y con Chávez eso no pasaba, parece), los hospitales (que jamás ha pisado) “que no tienen medicinas”; que si el internet va lento, que si la corrupción; que si el dólar -¡ay, el dólar!- porque todos son economistas, porque Marx se los explicó y ellos lo entendieron y entendieron que Maduro no entendió. 

Entonces, elaborando desde una irrealidad ideal con mucho petróleo y sin vientos de guerra, publican selfies con soluciones infalibles para una economía perfecta, socialista. Un un, dos, tres mágico que Maduro no quiere aplicar porque traicionó El Legado que Chávez tampoco aplicó. 

No les hacemos caso, se retiran… mejor no se retiran, sino retiran su apoyo para que sintamos el vacío que deja el vacío de intelectualidad. “Es más, yo nunca fui chavista sino marxista” -dicen para que no los confundan con la chusma, chusma, chusma, ¡prfff!. 

No son chavistas ni nos quieren, pero insisten en catequizarnos y -¡cónfiro, qué rabia!- los chavistas insistimos en la herejía de maniobrar como mejor podemos, “cabeza fría y nervios de acero”, en esta realidad explosiva porque queremos evitar el sangrero, la tragedia, y por supuesto la derrota. 

Insistimos en no cansarnos y como ellos se cansaron prefieren pensar, coincidiendo las doñas de El Cafetal, que más que perseverantes, los chavistas somos ignorantes o jalabolas, según sea el caso. 

Insistimos en evitar una guerra, pero para los ilustrados el bocón es Pedro Carreño que disuade pelando los dientes, advirtiendo que de iniciarse una confrontación nos defenderemos hasta con las uñas y llegaremos tan lejos como Bolívar llegó. A Carreño, fuchi, hay que dedicarle un tuit con tonito de superioridad burlona; a Holmes Trujillo, colombiano que cocina una invasión contra nuestro país, ni una letrica.

Y de toda esta impúdica exhibición enanismo mental uno va descubriendo que más que intelectualidad, más que pureza marxista, más que cualquier cosa, lo que hay es mucho miedo.

Es increíble que estos hobbits sabihondos ignoren que miedo tenemos todos. Lo que pasa es que algunos lo enfrentamos y asumimos nuestras tareas para vencerlo, mientras otros se escurren disfrazando su cobardía de indignación. 

Lo malo es que estos intelectuales de izquierda que levantan la hoz y el martillo para golpear al que planta cara al monstruo y se defiende como puede y no como dice el librito, es que con demasiada frecuencia terminan siendo instrumentos del imperialismo monstruoso ¡vágame Marx!. Lo bueno es que, a pesar de ellos, nosotros venceremos.


4 comentarios on “Luces, selfies y likes”

  1. Arturo Mera dice:

    Pareces que parte de mi vida mis pensamientos me lo hubieses desprendido por que lo que escribes es simple. Igual a lo que pienso. Estas clara

  2. José Bravo dice:

    Yo creo que «esos» nunca han sido partidarios del Gob. Sino más bien todo lo contrario.
    Excelente reflexión.

  3. Hildegard Penaloza dice:

    por fiiiiiin! estaba a punto de sucumbir por falta de escritos tuyos amada Carola!!! Ni me había dad ocuenta. Mantente con el lápiz en la mano, por favor. Te necesitamos fuertemente. Y qué será de la vida del inigualable Alberto Nolia? Cómo hace falta gente íntegra en quien se pueda confiar! Abrazos fraternos Hildegard Peñaloza, a la orden en Friburgo de Brisgovia desde hace 24 años

    Hildegard Peñaloza hildegard@biodanza-freiburg.de

    http://www.biodanza-freiburg.de telefon mobil +49 176 55 49 58 97

    Wenn du meine Informationen nicht mehr empfangen möchtest, sende mir bitte eine E-Mail an hildegard@biodanza-freiburg.de mit dem Betreff »austragen«. Ich lösche Dich dann aus dem Verteiler.

  4. Mireya Piñeiro Ortigosa dice:

    Extrañaba sus comentarios. Está de vuelta, qué bien.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s