La buena, los tibios y los malos

Evo-Morales-y-Nicolas-Maduro

Angela Merkel asumió en estos días su cuarto mandato y no vi a nadie chillando. No hubo titulares escandalosos invocando la alternabilidad como ingrediente principalísimo de la verdadera democracia. No hubo expertos analistas advirtiendo que esa insistencia de permanecer en el poder no es sino un peligroso e inequívoco síntoma de autoritarismo. No hubo declaraciones de ex presidentes, ni grupos de países amigos tratando de salvar a la pobre Alemania del rumbo dictatorial que está tomando No hubo nada de eso porque Angela es Merkel, es blanca, es europea. Si Angela fuera López, y en lugar de ese casco de laca rubio cenizo, su pelo fuera chicharrón, si fuera suramericana esa Angela mestiza, ¡ay! el escándalo que se armaría.

Es que la democracia es así, a la medida de quienes nos las vendieron. Un montón de reglas que son buenas para la pava pero no para el pavo. Un modo mundial de hacer las cosas y te la calas, todo vigilado por la “Comunidad Internacional”, la pava que se lleva todo dejando al pavo desplumado. La conveniente democracia consiste en hacer elecciones tantos años, con dos partidos grandes, con candidatos bilingües, de rasgos europeos; y algún partido pequeño con un aspirante mestizo para que la sociedad entere esté representada. Y que elijamos bien: al que les guste a los dueños del capital, no a nosotros.

Lo malo es que a veces los pueblos no hacemos caso y nos da por querer hacer lo que queremos y queremos que nuestros países sean nuestros. A veces nos encontramos con un líder que es como nosotros y nos da por votar por él, una y otra y otra vez. ¡Qué locos somos!

Y nuestro líder, loco también, y se lanza en campaña y gana, sin pedir perdón, sin pedir permiso a la comunidad internacional, a esos que son blancos y se entienden, y no entienden esta merienda de negros que somos.

Merienda de negros, nos dicen cuando nos ven contentos haciendo las cosas como las hacemos, y no con el cuchillo y tenedor que nos quieren imponer. Merienda de negros y no nos perdonan. No perdonan a ese negro, a ese indio, a ese muchacho de barrio que no fue a Oxford o a Harvard, y que ahora gobierna su país un pocotón de años seguidos, cagándose -perdón- defecando sobre la alternancia, ese ingrediente sagrado de toda democracia y bla, bla, bla…

Y te lo dicen en la cara, te reclaman tu osadía antidemocrática, mientras Merkel celebra tiesa, sin una sonrisa, sin un meneo, sin un sandungueo, sin una fiesta de alemanes lanzándose en la calle para celebrar con su lideresa su cuarto mandato. Y lo peor es que hay pendejos aquí que se tragan el cuento y caen en la trampa de querer complacer al verdugo, como para que no los vea feo, y no los golpee tanto.

Recuerdo que en 2012, cuando Chávez fue re electo, Toti Pasman, el periodista argentino al que Maradona le dijo “la tenés dentro”; me preguntó si no veía poco democrático que Chávez permaneciera tantos años en el poder. Yo les respondí con una pregunta: ¿Por qué Chávez no y Angela Merkel sí?. Totti, en vivo y directo, tartamudeó atragantado. La seguía teniendo dentro.

Recuerdo también cómo, mientras Chávez defendía nuestro derecho a elegirlo, porque no puede haber una ley que vaya contra la voluntad de un pueblo; Rafaél Correa, entonces presidente de Ecuador, lo contradecía con el cuento trampa de que nadie es indispensable, y todas esas tonterías de libros de autoayuda revolucionaria que repiten los que creen que a la oligarquía mundial se le puede desafiar con buenos modales y sin romper un plato. Esa historia ya sabemos cómo terminó.

Una vez partió Chávez, la fuerza de sus compañeros continentales se diluyó en edulcorantes cálculos políticos que buscaban la distancia de Maduro, que “está como una cabra” -decía con soberbia el viejito humilde con cholas, mirando a Nicolás por encima del hombro, como lo hacen sus más rancios enemigos-. Lula hizo otro tanto, y patinó en el “Maduro no es Chávez”, pidiendo para Venezuela un gran gobierno de consenso, como el que se montaron en Brasil junto a la derecha evangélica, que en un parpadeo les sopló, a Lula y a Dilma, el bistec. Cristina, más al sur, se deslizó en silencio y algunos compañeros peronistas, muy desorientados, hoy comparan a modo de chiste malo las desgracias del gobierno de Macri con la crisis en Venezuela, igualando así, a lo bestia, a su aliado con el enemigo.

Ahora vemos a cada uno de estos líderes en las garras del enemigo al que quisieron agradar. Los vemos peleando a cada uno por su lado, cada uno en su pequeña pelea, en la soledad que escogieron.

Evo es un hermoso un capítulo aparte. Evo sabe, como Chávez, como Nicolás. En él no caben ni cálculos ni disimulos. Porque cuando Evo te llama hermano, es porque eres su hermano y no hay hermano más noble, más firme, más valiente, más grande y generoso que nuestro hermano Evo.

Y ahí persisten con su salvaje terquedad sudamericana, el dictador populista Evo y su amigo el ídem Nicolás. Molestos y malucos indomesticables que no quieren ser perritos en la alfombrita de nadie, que insisten en la antidemocrática manía de seguir siendo presidentes de sus pueblos, que a sus vez insisten la antidemocrática manía de quererlos elegir, una y otra y ooootra vez. Deberíamos aprender de los alemanes ¿no?


8 comentarios on “La buena, los tibios y los malos”

  1. Juan Pablo dice:

    Una pregunta. Tiene actualmente alemania una fuga masiva de gente? Por que en venezuela la gente se esta yendo?

    • Carola Chávez dice:

      Re pregunta: ¿Tiene Alemania un bloqueo financiero por parte de Europa y los EEUU?

      • Alexander Rodríguez dice:

        ?Cúal BLOQUEO ECONÓMICO, COMERCIAL Y FINANCIERO de eeuu contra Venezuela? ?Cuáles sanciones? ? Cúal decreto de eeuu declarando Venezuela «amenaza extraordinaria a la seguridad de eeuu»? Son pura jodedera de Bombama y el loco Trump. Mike Pompeo cuando era Director CIA fue jugando que afirmó conspirar junto con México y Colombia para derrocar al Gobierno de Venezuela conconspirar

  2. Powerbombero dice:

    Más claro y no se puede ver

  3. Oswaldo Rodriguez dice:

    Estimada Carola:

    Como siempre!! Leerte es una delicia. Tu seria narrativa humorística siempre me ha deleitado. Recuerdo cuando leí por primera vez “Que pena con ese Señor!” No paraba de reírme, pero al mismo tiempo iba quedando tras cada línea y cada página, una cantidad inmensa de datos para un análisis muy serio, donde claramente se develan elementos de una realidad, de un “somos” como país más allá de las posturas, de una vertiginosa máquina de producción de sentidos y significados, de construcción de lógicas colectivas (en palabras de Ana María Fernández) que, si no se observan y ponderan hasta en el más elemental de los análisis políticos, culturales, antropológicos, políticos, sociológicos, lingüísticos, semióticos, daría mucha risa..!

    El ejemplo de Alemania es contundente. Ahora Italia comienza el difícil transito de saberse sin gobierno, al mismo estilo de la reciente crisis española. Como Merkel, muchísimas otras tantas naciones “periféricas” en torno al centro europeo, viven lo mismo y lo han vivido por años y no pasa nada. Presenciar el inicio del fin del teatro de la democracia moderna, es digno de cualquier épica helénica al estilo de Sófocles o a fines.

    Por lo tanto, registrar, escribir, conservar en la palabra y las imágenes lo que se vive será el cripto-activo más importante en la economía de la información.

    Saludos y un fuerte abrazo

    Oswaldo Rodríguez @oswaldoarr

    Enviado desde Correo para Windows 10

    ________________________________

  4. Eumesmo dice:

    Buenas Carola, cómo siempre magistral. Justo lo de los «tibios» lo había comentado con alguien estos días a raíz de una entrevista a Lula, y me preguntaba si sería sólo opinión mía. Justo pensaba lo que tú tan bien escribes, cómo me pasa muchas veces, escribes lo que pienso, sólo que tú lo escribes más bonito y claro de lo que yo soy capaz de decirlo, me encantaría tener ese don.

    Dicho eso, creo que te olvidas, aparte de a Evo que sí lo mencionaste, a unos que siempre son solidarios y nunca han ido por ahí dándo lecciones ni a Venezuela ni a ningún gobierno ni movimiento de izquieras y llevan resistiendo mucho más tiempo que cualquier de los «tibios», cómo es Cuba y en este caso Raúl.

    Un abrazo

  5. Alfonso dice:

    Con un poco de interés entenderán que en el caso alemán Merkel no es presidenta sino canciller, que es una forma representativa del estado a la par de otra forma jurídica que es el presidente de Alemania.
    Es decir, en Alemania existe la forma de «presidente» y el «canciller» a la vez.
    Se podria decir lo mismo del caso ruso con Putin. En el caso ruso entenderás que existe dos formas jurídicas en la misma persona, que son el presidente y primer ministro al mismo tiempo (que en cierta manera es un estado hiper presidencialista). Dando poder por encima de la cámara baja y alta. Muy al estilo de estado de Charles De Gaull en Francia.

    Así que no, amiga. La escritora del artículo o usted es muy ignorante sobre el tema o está mezclando chicha y limonada. Y el racismo aquí no pinta nada. NADA

    • Carola Chávez dice:

      ”…nada. NADA“ Con este gritico fúrico terminaste de escribir tu copia y pega de Wikipedia, Alfonso. Lo que no copiaste y pegaste es este detalle: “La Bundeskanzlerin (Canciller Federal), actualmente Angela Merkel, es la jefe de gobierno y ejerce el poder ejecutivo” . Así que tu NADA desgañitado no es tan nada como tus mayúsculas pretenden hacernos creer. En fin, que no es el que más grita, ni el más prepotente el que tiene la razón.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s