Chávez de verdad, verdad

 

 

chavez-manos1

Hace unos días se estrenó en en la tele El Comandante, una serie producida por Sony, que tenía que acaparar todo el rating de todo el continente. Anunciada en un cartel con el primer plano de un actor un colombiano vestido de militar y una boina roja enmarcando su sobre actuada cara de villano maluquísimo; la misma cara que usó, por cierto, para interpretar a Pablo Escobar en otra serie, porque ese tipo parece especializarse en personajes malucos, eso nos dice entre líneas Sony: Chávez y Pablo Escobar Gaviria son igualitos, pues.

Avisado su estreno por todos los medios de mundo a modo de notición, como nunca vimos hacer con serie televisiva alguna, el primer episodio salió al aire y ahí mismito se desinfló. El Chávez malvado de Sony, con todo aquel respaldo mediático, con toda la bulla, con todo el morbo, no dio la talla y llegó detrás de la ambulancia en el rating ese día. Y si me preguntan, a mi no me sorprendió que así fuera.

El comandante es una serie hecha a la medida de antichavismo continental clasemediero, que no pierde su tiempo viendo series producidas en sus propios países, porque están convencidos de que aquí, nosotros, tercermundistas inferiores guácalas, no somos capaces de hacer tele tan buena como la que hacen los gringos. ¿Quién va a preferir una serie autóctona con acento colombiano cuando puede ver vainas como The Walking Dead? O sea… Ahí está el primer strike.

Luego, si contaban con los pobres, con los excluidos de siempre, a los que Chavez miró a los ojos, tocó y visibilizó; si contaban con eque ellos se tragaran esa historia deforme, se ganaron el segundo strike. El pueblo pobre supo conocer a Chávez, el de verdad, verdad, por encima del descomunal esfuerzo de la mediática global por satanizarlo. El pueblo supo verlo porque era como verse a si mismo. Y cuando satanizaban a Chávez, los satanizadores, satanizaban al pueblo. Y Ahora quieren que los quieran, que les crean. Tercer strike.

Esto de El Comandante no es nada nuevo, es solo ooootro esfuerzo vano para imponer la historia de un Chávez contada a la medida de sus enemigos. Una raya más para el tigre.

Por otro lado, para combatir la mentira, desde la burocracia acartonada y timorata, algunos intentan construirnos a un Chávez con remiendos, bajo el título publicitario de “Chávez de verdad”. El domingo pasado, atragantóseme el almuerzo viendo un micro de este intento de réplica al bodrio de Sony: Con imágenes preciosas de los llanos, la voz de Chávez en aquel inolvidable discurso de campaña en San Fernando de Apure, “si me tocara, o mejor dicho: ya sé que no me toca”, añorando la imposibilidad de correr la misma suerte de Lorenzo Barquero… Yo, apenas escucho su voz, recuerdo cada palabra de aquel momento perfecto, un momento que solo Chávez era capaz de crear. Chávez ahí, frente a nosotros, siendo desgarradoramente humano, como nosotros. Ese Chávez que llevamos tatuado en el alma… El cuento es que que al oír su voz voz, dejé de hacer lo que estaba haciendo y me acerqué a la tele buscando revivirlo todo; recitando cada palabra que me sé de memoria, aguantando un puchero que se adelantaba al momento en el que a Chávez se le quiebra la voz: “Me iría para el Arauca…”, aguantando las lágrimas que  siempre, inevitablemente, se me saltan… Estaba ahí, sintiendo ese amor que cada vez es más grande y más hondo y ¡zuas! viene y me golpea el alma el audio editado, editada la voz quebrada de mi Presi adorado, editado su más profundo sentimiento, editado nuestro Chávez bajo el lema de “Chávez de verdad”.

Me imagino al burócrata diciendo que mejor es cortar esa parte porque la voz quebrada es síntoma de debilidad y los héroes no lloran y bla, bla, bla… Me lo imagino, con el tiempo, refinando a Chávez, editándole con Photoshop su tacita de peltre, porque esa tacita no es digna de un héroe de la Patria. Y si de editar se trata, editaría sus chistes, sus chispeantes salidas, y por supuesto, sus canciones desafinadas: los héroes son tipos serios y, de paso, no desafinan. Y editando y editando, si lo dejan, terminaría el burócrata vendiéndonos un “Chávez de verdad” hecho de frases descontextualizadas, sin largos discursos, sin regaños legendarios, sin risas, sin amores, sin profundas reflexiones, sin ideas, sin chavismo, sin alma… Un Chávez igualito al tieso “Bolívar clásico” de bronce que le gusta a Ramos Allup, no el “amulatado” ese que nos mostró Chávez y que tan peligroso resulta…

Pues ni Sony, ni el burócrata. Nadie nos va a va a venir a contar esta historia que es nuestra, porque la hicimos nosotros viviéndola junto a Chávez, el verdad, verdad.

Anuncios

6 comentarios on “Chávez de verdad, verdad”

  1. regiza dice:

    Excelente!! Gracias por compartir tus pensamientos y sentimientos que son nuestros, así como Nuestro Chavez, VIVA CHAVEZ, CARAJO!!!

  2. Jacky dice:

    excelente como siempre mi querida Carola. Pero se les olvida que nosotros el verdadero Pueblo lleva a Chávez ese verdadero Chávez en el corazón, en las entrañas, en nuestra historia día a día contada y vivida por nosotros mismos. #AquiNoSeHablaMalDeChávez

  3. Carlos Polanco dice:

    No sólo editado, sino que esa burocracia sigue con ‘cortes comerciales’ y mete en un mismo saco repetitivo todo lo emotivo que no pueden desestimar editando a ‘Chavez de verdad’ junto a propagandas tediosas, viejas y ultralight de cuanta coorporación estatal existe. No llega ni a falta de respeto, es la pura y simple idiotez funcional de quienes se montan en VTV y RNV para subirse el ego y creer que se la están comiendo

  4. marilin89 dice:

    Son los mismos afeites que los maquilladores de oficio le hicieron al himno nacional y a muchos otros acontecimientos históricos para despojarlos de su esencia. Afortunadamente, la historia es reciente y todos la vivimos y la recordamos tal cual sucedió y continúa sucediendo. Somos nosotros quienes debemos contarla y no permitir que las tijeras de los admiradores del librismo clásico estilo Guillermo Morón hagan trascender sus versiones mutiladas. Nunca más, de aquí en adelante, historias rosadas. Chávez es pueblo y el pueblo es como es. Sin aderezos.

  5. blanca dice:

    ufff cada vez que oigo eso se me quiebra la voz

  6. Carlota castillo dice:

    No podrán con nuestro Chavez, ese que conocemos, ese de verdad verdad!!. Les queda grande contar como fue el Titanic latinoamericano, ese que amamos y que lo tenemos hasta en la médula. Por qué no hicieron un circo de Santander o del nsrcitraficante Uribe (que le faltó tiempo, desde cuando al tiempo se le llama bolas), les queda grande muy grande nombrar a Chávez, al amado, que va!! Muy pero muy grande. Chávez vive!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s