Inteligentísimos y verracos

 

campana-por-el-no-plebiscito-290x192

“Yo soy demasiado inteligente para ser manipulada” –me dijo con una sonrisa tensa, casi histérica, aquella tarde cuando le hablé de las mentiras que ella creía. Y para que no me quedara ni una duda de su inteligencia, remató: “Yo, a diferencia de otros, sí pasé por la universidad”.

Y se creyó que se llevarían a sus hijos, a todos los hijos venezolanos a Cuba, para luego devolvérselos adultos y adoctrinados. No pensó, no solo en la imposibilidad política de semejante acción, sino en la imposibilidad logística, por no enumerar cientos de imposibilidades… No pensaron, porque si lo decían los medios, tenía que ser verdad, porque los medios saben que eres demasiado inteligente para ser manipulado, así que ni lo intentan. ¿Verdad?

Esa inteligencia imposible de manipular no es solo venezolana. Está en todas partes. En Argentina votaron por Macri los que hoy no saben cómo llorar su decisión sin terminar pasando coleto con su orgullo. En España votan y re votan al PP, a pesar de cinismo, a pesar del descaro, porque, inteligentísimos, miran el dedo mediático que les señala a Venezuela. En Colombia, desde la ciudad, lejos del conflicto, votaron en contra del acuerdo de paz, teledirigidos por mensajes publicitarios tergiversados, tal como lo admitió el propio jefe de campaña del NO, cuya estrategia fue dejar de explicar los acuerdos, que era justamente de lo que se trataba la votación, y centrarse en la indignación, “se buscó que la gente saliera a votar verraca” –afirmó, orgullosísimo de su proeza, Juan Carlos Vélez, el jefe de tan decente e ingeniosa campaña. Ahí, afincados en la rabia -pocas cosas más irracionales que la rabia-, ahí se enfocó el destino de Colombia. Entonces pudimos ver a gente inteligentísima celebrando aquel domingo que le acababan de ganar nada más y nada menos que a la paz.

Me recuerda tanto a mi no manipulable amiga, cuando protestaba furiosa, “verraca”, contra la ley de educación sin haberla leído, porque ella “no iba a leer esa vaina chavista”.

En cambio, los pobres, los que viven la cruda realidad en carne viva, terminan vacunados por ella contra la mentira y manipulación, y votan por la paz, por los derechos, por la vida. Entonces, los que son demasiado inteligentes, se ponen verraquísimos, vea, y supurando desprecio y soberbia, les llaman brutos.

Anuncios

4 comentarios on “Inteligentísimos y verracos”

  1. Jbvc362580 dice:

    Como de costumbre, un VERRACO escrito.
    Abundan los más inteligentes hasta en el norte que habla inglés y apoyan a TRUMP porque él sí sabe hacer plata. Lamentable que la candidata demócrata ? no vaya a ser muy verraca para Venezuela. Ella también es inteligente y ha leído de todo acerca de Venezuela. Venga y vea. Gracias.

  2. blanca dice:

    la mediatica siempre los manejara porque son cocos secos no pensantes, pero el decir es que los brutos somos los chavistas que si nos ponen a debatir no tienen argumentos antes Chavez vete ya y ahora es Maduro vete ya.

  3. Jorge dice:

    ¡O sea! ….verracamente manipulados….

  4. LA ESTUPIDEZ DE ESTA GENTE LO DICE TODO ¡ SÍN COMENTARIOS


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s