Jugando con fuego

quino-14

 

 

No voy a ponerme a discutir sobre la belleza con quién es incapaz de verla más allá de una revista de moda o de su propio espejo. Hay mejores formas de perder el tiempo. Pero tras la superficialidad de las declaraciones de Lady Diana Allup hay un contenido más oscuro, más violento y eso sí debemos discutirlo.

Las palabras de Diana no son de ella, son parte del credo de la oligarquía, recitado también por las clases medias aspirantes. La fealdad que rechaza Diana, con sus pestañas batientes, con su sonrisa de Miss caduca, no es la falta de rimel y colorete, es la falta de dinero. Los pobres son feos. Y pobres, para Diana, son la señora hurribli de Petare, así como la señora hurribli de El Cafetal. Sí, El Cafetal, por mucho que caceroleen. Porque detrás de las palabras de Diana está el clasismo que funciona así: un sin fin de escalones donde el que está un escaloncito más arriba, patea y escupe a todos los de abajo. Mientras más arriba estés, a más gente puedes patear y escupir. Es una cuestión de distancia y categoría.

“El mono aunque se vista de seda, mono se queda”, ese es el mantra, sentencia inapelable que corre como cascada por esa escalera social llena de aspirantes, devotos del efecto goteo de un vaso que nunca desborda.

La misma Diana es víctima de esa escalera: Muy catira, muy Barbie, muy vestida de seda, pero muy nueva rica para el mantuanaje. Nunca una D’Agostino estará a la altura de una Machado, una Lovera, una Zuloaga. Claro que, aunque en las viejas casonas del Country Club, se rían de la armadura en la biblioteca, los perritos toy poodle tan demodé, la melena platino que sálvese quién pueda, adeco es adeco hasta que se muera; nadie pondría a Diana, por ejemplo, a comer aparte, en la cocina, con platos y cubiertos distintos a los que usa la familia, “porque uno no sabe qué microbios pueda tener esa gente”; como lo hace toda “señora de la casa” que se respete con la señora de servicio, que viene de los escalones de tierra más bajos.

El rollo no es la melena, el culo, o las pestañas; el rollo es el clasismo y su estructura de deshumanización y el desprecio.

El rollo es que, escaleras arriba, invocan una explosión social de los de abajo, creyendo que, si explota, la rabia que maceró el clasismo no los salpicará a ellos. El rollo que juegan con fuego.

Anuncios

8 comentarios on “Jugando con fuego”

  1. Maribel dice:

    Fascinante como siempre tu análisis, los conoces, sabes como actúan; por eso siempre lamento cuando escucho a personas de nuestro pueblo creer que esa clase de gente lucha por que ellos estén mejor, han sabido meterles en la cabeza que los consideran sus iguales, lo que no se imaginan es que, ni en sus rezos los incluyen.

  2. josedcdg dice:

    Te felicito, tu sí entendiste la cosa, y no como los propaganderos que salieron a poner foticos de “culitos buenos chavistas” … Y no te creas, SÍ saben a qué juegan, ya que es lo mismito que en 89, ¿acaso saquearon una casa del country? ¿acaso saquearon una fábrica? pagará el “portu”, “el italiano”, “el español”, “el chino” o el “turco” que para eso los dos bandos han estado décadas lavando el cerebro de la masa para que tenga su chivo expiatorio bien claro.

  3. Me imagino que los asesores de la MUD a partir de ahora prohibirán o por lo menos limitarán las entrevistas a esta señora porque no se pueden decir más barbaridades en menos palabras. En sólo 30 segundos esta señora mostró a todo el país su verdadera personalidad, mostró su racismo, su clasismo, su superficialidad y su machismo.

    Carola en su artículo ya mostró con absoluta claridad el clasismo que escondían estas declaraciones (bueno en realidad no escondían mucho porque lo dijo bien clarito). Yo quisiera detenerme en el machismo presente en esas mismas declaraciones. Realmente no podía creer lo que escuchaba cuando dijo que todo lo que tenía era gracias a su marido. ¿Pero tan poco se valora esta mujer? De verdad piensa que ella misma no vale para nada más que para lucir su cuerpo?? Piensa que por ella misma es incapaz de obtener nada, que todo se lo debe a su marido???

    Es un pensamiento propio de la época medieval, de una mujer sumisa al hombre, incapaz de valerse por sí misma. Es muy triste ver como aún existen mujeres que no son conscientes del machismo de la sociedad en la que viven. La señora D´Agostino (ella que se cree lo más de lo más) no se da cuenta que está siendo oprimida, ninguneada y menospreciada por su marido y por la sociedad, no se da cuenta que ella como mujer puede obtener todo lo que se proponga que no necesita a ningún hombre para sobrevivir. Le vendría bien escuchar algún discurso de ese gran feminista que era Chávez a ver si abre los ojos de una vez.

  4. Dovi dice:

    Me gustaría saber que opina el tren de señoras de servicio que trabajan en casa de Lady Diana Alupp? Sería interesante saber que piensan al respecto. Será que Lady Diana les paga manicure , pedicure,
    peluquería y demás para que estén a la altura para sus ocupaciones en la mansión de los Alupp.

  5. marilin89 dice:

    El problema con Lady Diana es que ella es un símbolo. Símbolo de la invisibilización a la que la ideología patriarcal que representa su flamante dueño (el de ella), ha sometido a la mujer, con ella en el centro, como estandarte. Son mujeres cuyo mayor trabajo intelectual es tener un “hobby”.

    Pero, eso sí, contribuyen denodadamente por generaciones, a construir junto con sus esforzados maridos, toda la estructura que les ha garantizado durante años su seguridad económica y política sobre la miseria de las que viven escaleras abajo. Esas que trabajaron tercerizadas y sin derechos en sus empresas, que no tuvieron educación formal o una profesión por culpa de ellas mismas, por no ir a la universidad, y que solo merecían un salario precario porque ¿qué más podían aspirar las muy flojas? Es decir, el patriarcado que vulnera y oprime se reserva el derecho de castigar a quien nunca tuvo oportunidades ni condiciones. Y es que una mujer es un gasto, porque si adquiere derechos laborales, también los tiene políticos, exigirá condiciones dignas y entonces…. ¡Peligro!

    Es el mismo patriarcado que castigó a la Lady, que le castró algún deseo, si es que lo tuvo, de actuar de una manera diferente, que la condujo a reproducir esquemas misóginos silenciadores de la conciencia y siguió perpetuando, que la guardó en la casa, donde pule su armadura y sus blasones virreinales mientras da rienda suelta a sus ansias de reinados y principados tan largamente admirados en sus numerosos viajes a la “civilización”. El patriarcado que la enseñó a valorar el apellido, la apariencia y la clase social por encima de cualquier otro bien espiritual o intelectual. El que la deshumanizó.

    Toda la palabrería de la Lady Diana Pan Allup no es más que ideología fascista franca y abierta, sin lacitos de regalo. La expresión de sus propias limitaciones intelectuales y doctrinarias que también la han convertido en deplorable herramienta del sistema que tanto defiende. El que le ha puesto grillos en los pies y en la mente.

    Pero todo ese conservadurismo fascista que ya quedó en el pasado, se estrella contra la dignidad y la capacidad de la mujer que, escaleras abajo, se visibilizó, recuperó, por impulso de Chávez, sus derechos, sus símbolos, su historia y su sentido de ciudadanía de un país que sabe que le pertenece. Esa, no necesita maquillaje.

  6. Nelson Rafael Mendoza Jimenez dice:

    Mis felicitaciones por la realidad que presentas en este artículo, son los y las arribistas que lograron a través del robo de los dineros públicos en la cuarta república, alcanzar posiciones para codearse con los amos del valle, pueden ni lo podrán.

  7. Luis Mariani dice:

    Eres una gran escritora, digna representante de la mujer venezolana. Yo te postularía para un premio bueno, pero no para el Nobel, ese corresponde por derecho propio a nuestro comandante eterno, aunque sea a título postumo. A la próxima librería del sur que abran le deberían poner tu nombre con letras de oro.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s