El yate fantasma y los calzoncillos sucios

 

Foto_barco_fantasma

 

A las numerosas leyendas del mar se suma una nueva: un Holandés Errante moderno, de atrevidas líneas y lujosos acabados. Un barco fantasma que aparece y desaparece siempre cargado de droga, siempre en el mismo puerto, a veces sin repercusión en los medios y otras con un escándalo.

Cuenta la leyenda que “The Kingdom” -así se llama la nave maldita- un lujoso yate con matricula Y0016, de 135 pies de eslora y 30 de manga, color gris, y bandera de la isla de Nassau, vivía felizmente anclado en un complejo turístico de La Romana hasta que, en enero de este año, fue allanado por la La Dirección Nacional de Control de Drogas de la República Dominicana. En su opulento interior, 54 paquetes de “polvos blancos” y seis personas agarradas con las manos en la masa, puestas a la orden de la justicia. Entonces no hubo medios que le dieran importancia al caso, y más allá de la página web de la misma D.N.C.D y de algún pequeño medio local, no se dijo ni pío. The Kingdom se convirtió en leyenda hace apenas tres días, diez meses después de su primera aparición, cuando, fantasmagóricamente, el narco yate maldito atacó de nuevo.

Días antes de su reaparición corrieron rumores, runrunes, dimes y diretes, que los medios de comunicación de todo el mundo publicaron alegres y salivantes. Se trataba del escandaloso arresto, en Haití, de dos venezolanos relacionados con el gobierno chavista, acusados por la DEA de transportar 800 kilos de cocaína en el avión en el que viajaban… ¡Ah, no! No fueron 800, fueron 5 Kg. que tampoco estaban en el avión… ¡Ah, no! Es que van en un yate y son 800 otra vez… ¡Ah, no! El yate, como la testigo Betzy, no se presentó…

Después de varios días de rumorología en grandes titulares que amenazaban con caerse, entre la densa, salitrosa y corrosiva bruma de los medios, fantasmal y misterioso, apareció de nuevo The Kingdom, en mismas fotos, allí, en el mismo muelle, mire usted, cargadito con las mismas drogas que tenía en sus entrañas cuando fue allanado aquel terrible 9 de enero… Todo igualito salvo que ahora esas fotos eran de hoy y los dueños, convenientemente, otros

Como un reguero de pólvora corrió la noticia -¿noticia?-. Periodistas -de esos que fueron a la universidad y que no aprendieron a verificar, o peor, que sí aprendieron pero hace rato se metieron la ética, digamos, en el bolsillo- publicaron apuraditos, a modo de toma tu tomate, que la testigo Betzy -perdón- el yate con el cargamento de drogas, si se presentó.

¡Habemmus yate! Tenemos la exclusiva: pudimos entrar -en Google- a verlo y aquí están las fotos, señoras y señores que necesitan creer y que tampoco verificarán. Era tal como dijimos en primicia: The Kingdom es grandote, es lujosísimo, cuesta un realero y pertenece a unos comunistas come niños, tal como necesitamos para sostener mediáticamente un caso cuyo fundamento legal se está desarmando desde el mismo momento que fue montado.

Y es que para eso fue montado, para la mediática mercenaria, esa que convirtió el ejercicio del periodismo en una enorme olla donde los hemos visto cocinar tantos guisos sangrientos, que la mayoría de nosotros tuvimos que aprender a informarnos haciendo lo que estos periodistas no hacen: verificar, buscar necesariamente más allá de lo obvio, atar hilos hasta que no quede ni uno suelto, questionarlo todo hasta que no haya ni una sola duda.

Mientras tanto, en este mar de piratería mediática, tenemos un alijo de drogas que nunca apareció, un video que nadie ha visto, dos venezolanos apresados por los gringos en Haití por conspirar para traficar a los EEUU una droga que no tenían y que no aparece por ningún lado. Tenemos también una presentación en la corte de Nueva York donde se decidiría si hay o no hay pruebas para iniciar un juicio, siendo hasta ahora la prueba más contundente del caso un narco yate fantasma. Eso sí: tenemos viciada la opinión pública mundial, a punta de titulares de primera plana, con la idea de que Venezuela tiene armas de destrucción masiva -perdón- que Venezuela es un narco Estado. #SOSVe #PrayForVenezuela, “Bush help us, Chávez is a Killer”.

Periodismo de y para tontos útiles, miembros de la cofradía del cuchillo pa’ tu pescuezo, dispuestos tragar y escribir, a leer y tragar fervorosamente, creyendo que están fuera de esa olla en la que los dueños de la cocina nos quieren cocinar a todos.

Y uno aquí, en esta orilla, esperando que la bruma se despeje, viendo al narco yate fantasma hundirse y al periodismo mercenario, ooootra vez, mostrar sus calzoncillos sucios mientras da impúdicas patadas de ahogado.

Anuncios

3 comentarios on “El yate fantasma y los calzoncillos sucios”

  1. eEse yate fantasmagorico deberìa ser requisado por el espìa Salazar ese margariteño seguro que sabe todo Carola llegate hasta Juan Griego pregunta por èl y proponle ese trabajito…que conste que no cobro comisiìon por esta ayudita para los periodistas investigadores de la verdad, como perucho:parecen locos..

  2. JABAJI60 dice:

    Excelente articulo, muy agradable de leer

  3. Victor F. Nimo dice:

    …muy buen artículo, como siempre te digo, Carola, no pares de escribir…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s