Un lamentable y conveniente error

foto

En 1990, vimos a una jovencita, con la voz quebrada, contar al Congreso de los EEUU y al mundo, cómo unos soldados iraquíes entraron a un hospital kuwaití y sacaron a 300 bebés de las incubadoras que los ataban a la vida, dejándolos morir, ahí, tiraditos en el suelo.

Las lágrimas de Nayirah, así se llamaba la quinceañera, fueron recogidas por los medios de comunicación regándolas por todo el mundo. Conmocionadas, las madres de la tierra clamaron al cielo, los niños se aferraron aterrados a sus faldas y los hombres juraron venganza.

¡Maldito Sadam, toma tu Tormenta del Desierto! Miles de inocentes iraquíes muertos sin Nayirahs que lloraran por ellos en congreso alguno.

Después leímos, en letras pequeñitas, abajito donde no se note, que Nayirah no era testigo de nada, sino la hija del embajador Kuwaití en Washington, entrenada en la mentira por la empresa de relaciones públicas Hill & Knowlon, para dar el empujocinto de aprobación de la opinión pública que necesitaban los halcones de la guerra.

Una década después, vimos en la ONU a Colin Powell mostrar las pruebas, que ni los expertos habían podido encontrar pero que Collin sí tenía, de que Iraq, otra vez Iraq, tenía armas de destrucción masiva y que las usaría. Nadie estaba a salvo, titulaban los medios.

¡Maldito Sadam! Más de un millón de muertos en nombre la libertad… y del petróleo, eso sí. Iraq desmembrada, bañada en sangre, sembrada de uranio empobrecido, por lo siglos de los siglos.

De nuevo, sin mucho ruido, supimos que no había tales armas. Hasta los verdugos que impusieron la mentira tuvieron el cinismo de intentar pedir perdón.

Luego, en 2011, el mismo coro de medios nos juró que la Plaza Verde de Trípoli había sido bombardeada por el malvado de turno. Una masacre sin víctimas, sin huellas en el pavimento. Una película montada en Qatar, supimos, cuando ya era demasiado tarde.

Y luego Siria, ya sabemos…

En la lista de países petroleros no sumisos seguimos nosotros. Tenemos que ser un narco estado violador de derechos humanos con bicicletas atómicas. Lo dicen los mismos medios, usando los métodos, las mismas fuentes. Algunos lo celebran, los demás, la mayoría de nosotros, esperamos que no tenga el mundo que leer en letras pequeñas, cuando ya sea demasiado tarde, que todo fue un lamentable y conveniente “error”.

Anuncios

5 comentarios on “Un lamentable y conveniente error”

  1. Armida Guédez dice:

    Hermana Carola, esto es lo que la oposición quiere en Venezuela. Cancelado y transmutado. Mas nunca VOLVERAN ESOS APÁTRIDAS. Saludos HACIA LA GRAN VICTORIA DEL 6D Trabajemos Juntos por la VICTORIA el 6D Gana Chavez

  2. cruz mario aguilar dice:

    Q vaina…q triste..y hay compatriotas q apoyan esto y lo peor lo niegan….todo por el petroleo…

  3. Pedro Luis dice:

    Te olvidaste de Túnez y Egipto ; Pero , claro , eso destruye la teoría del malvado Imperio . Ya no queda tiempo ni argumentos para tapar la verdad , y mucho me temo que la verdad , toda la verdad , nos va a dejar estupefactos y horrorizados .

    • Carola Chávez dice:

      He aquí otro ejemplo de la desinformación. Túnez y Egipto “primaverales”.

    • carlos dice:

      claro como la verdad de las torres gemelas implosionadas por los mismos gringos, que fue la excusa perfecta par invadir Afganistán y perseguir “al COCO” Bin Laden supuesto terrorista formado y financiado por ellos mismos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s