Esa Colombia

el-hoyo

Esa Colombia que se vende al mundo como “hip and trendy” mostrando pequeños, lujosísimos y exclusivos -que viene de exclusión- enclaves para que vayas y “corras el peligro de quererte quedar”. Esa Colombia que no ve, ni quiere que veamos, los enormes cinturones de miseria que se desbordan desde sus centros urbanos, más allá de los confines del campo, traspasando la frontera, expulsando a sus hijos a fuerza de hambre y miedo.

Esa Colombia del horror más horroroso, la de las fosas comunes, de los falsos positivos… la de las motosierras, los senadores paracos, la que impone a muerte el silencio que no calla, la de Jaime Garzón que aún desde su tumba sigue gritando las verdades que le costaron la vida.

Esa Colombia de dueños voraces hoy monta un circo de mentiras indignadas señalando a Venezuela, la misma que da refugio a 6 millones de colombianos desplazados, de violación de derechos humanos y hasta de un genocidio sin muertos .

Puestos en evidencia vociferan incoherentes: “Cúcuta no tiene nada que ofrecer a los (1.100) deportados”. Cúcuta, su propia tierra, los recibe sin tener más remedio, temiendo un derrumbe mayor: Las tres cuartas partes de los cucuteños viven del contrabando que desangra a Venezuela, que es la culpable de todo por no querer dejarse desangrar.

Cúcuta del delito legalizado. Cúcuta de nómadas cotidianos. Cúcuta súbitamente visible para esa Colombia que no la veía, como no ve toda la miseria que ella misma ha sembrado. Cúcuta, donde hoy llegan en mediático peregrinaje, con hipócritas letanías, con golpes de pecho en pechos ajenos. Entonces la indignación sobre actuada, las medidas irrisorias: “A ninguno le faltará un techo y una colchoneta”, promete el Presidente Santos. Tres meses de alquiler, y bueno, la colchoneta que se podrán llevar en la cabeza cuando ya no haya techo que los cobije; como tampoco habrá cámaras, indignados, ni culpables.

Y los medios atizando el odio entre dos pueblos hermanos que no se los compran y la clase media, de ambos lados, pagando por odiar más, mientras la oligarquía de aquí y de allá, ondeando la bandera de allá con disimulada grima, calcula cómo de exprimirle a estas tierras hasta la última gota, así sea de sangre. Todo esto bajo la mirada rapaz de un águila calva que espera… Y que se secará esperando.

Anuncios

17 comentarios on “Esa Colombia”

  1. JAFAJE TB dice:

    cruda realidad que muchos no quieren ver

  2. Gracias Carola porque de tu digna mente nacen estos maravillosos escritos que nos hacen reflexionar reir y hasta llorar GRACIAS

  3. Pedro Estrada dice:

    Muy bueno Carola, lo que escribiste sobre Colombia.
    Con razón te llamas Chávez.. abrazos.. Pedro Estrada.
    Porlamar.

  4. Marlon Angulo dice:

    Hola,siempre te leo,pero ahora para mi es imposible debido al fondo de caricaturas detrás de las letras,es muy desagradable tratar de leer entre esas figuras,tal vez sólo me pasa a mi,quizás sólo se deba ajustar el contraste,pero aunque me gusta muchísimo cómo escribes y hasta fui a verte cuando estuviste con los Robertos en el Teresa Carreño,así no puedo leerte,agradezco me tengas alguna respuesta a mi inquietud,gracias,un abrazo,sigue con tu excelente trabajo,feliz tarde.

    • Marlon Angulo dice:

      Uff,ya se resolvió al registrarme,gracias,tus palabras alegran mis momentos de rabia ante tantas cosas injustas,tanto trabajo por hacer y tantas frustraciones por la forma de ser de las personas,opositoras y chavistas,que se aíslan del problema y sólo esperan soluciones sin participar ni cambiar su actitud con los demás.

    • Carola Chávez dice:

      Voy a ver cómo se quita ese fondo. Un beso!

  5. tuto lanz dice:

    que manera de sacar a relucir la verdad , CAROLA saludos desde el zulia donde hay mas colombianos que maracuchos

  6. Jose Rivero dice:

    Así es como el estado colombiano reparte equitativamente el PIB

  7. ASDRUBAL DUARTE dice:

    SIEMPRE QUE TENGO LA OPORTUNIDAD DE LEERTE NO PIERDO ESE BOCHE, DISFRUTO UN MUNDO CON TUS ESCRITOS, MAS CUANDO LO HACES A MODO DE ANECDOTA… GRACIAS POR TODO, ME CONFIESO ADMIRADOR TUYO, DEL AMIGO MALAVER, DEL MAESTRO NOLIA, DEL TERRIBLE LUIS BRITO GARCÍA… CUANDO LOS VEAS POR ALLÍ ME LOS SALUDAS….

  8. anahi rondon dice:

    EXCELENTE!! CAROLA CHAVEZ COMO SIEMPRE TUS RELATOS NOS LLEVAN A REALIDADES ESCONDIDAS QUE EL QUE NO NO LAS VE ES PORQUE EL AVASALLANTE MUNDO MEDIATICO LO ENVOLVIO PERO SIEMPRE HABRA LUCES AL FINAL QUE BUSCANDO COMO ESTAS SALDRAN A RELUCIR..GRACIAS!!

  9. Luis Villegas dice:

    Que forma mas sencilla y contunde de escribir las verdades de mi segunda patria ya que a pesar de estar fuera de Venezuela me sigue doliendo las injusticias que se cometen sobretodo a nivel mediático y como dijo un comentarista no podía ser de otra manera si la que escribe se apellida CHÁVEZ gracia y sigue adelante!!!!

  10. jeró dice:

    Buena esa Carola! Claro, cariñoso, sin visos de xenofoia pero cierto! Saludos desde Gran Sabana

  11. Samuel dice:

    Todo lo que describiste de Colombia multiplícalo 10 veces y te dará la realidad en Venezuela. Un blog no le alcanzaría a un Colombiano para deshilar nuestras desgracias, y digo “nuestras” porque lamentablemente comparto nacionalidad contigo Carola! Me gustaría leerte algo productivo. Saludos.

    • Carola Chávez dice:

      Si, Samuel, es por eso que hay casi 6 millones de colombianos viviendo aquí entre nosotros. Es que ellos son masoquistas. Me gustaría ver a tu cerebro funcionar de un modo productivo, pero creo que es pedirte mucho.

  12. marilin89 dice:

    ¡Admiro esa maravilla que haces, de cómo en pocos párrafos describes una realidad con tanta precisión!. Sabemos que este problema no es nuevo. Lleva años, muchos, y lo pude palpar durante mis lejanos tiempos de estudiante en la ULA-Mérida.

    Cúcuta siempre vivió del contrabando, igual sucedía por la frontera del Zulia. Pero también recuerdo que los adecos (que es lo mismo que copeyanos), los expulsaban a palos y muchas veces los humillaban, especialmente a los más pobres. Mientras el Presidente adeco de turno de aquí, se echaba palos con el de allá, en las mesas de las reuniones internacionales.

    Así que esa “solidaridad” que esta oposición fascista demuestra con los “hermanos” es pura hipocresía de la más concentrada. Lo que defienden es a sus pares oligarcas y adecos colombianos porque su proyecto es el mismo, que es decir el mismo de La Cosiata: repartirse el botín.

    Quizás el contrabando fue tolerable durante un tiempo porque no representaba mayores pérdidas para este país. Pero el TLC y las bases militares que gozosamente aceptaron sus gobiernos y sus combos para Colombia, agravaron el problema de la pobreza y el abandono de su frontera. Pero lo inaceptable es el saqueo al que sido sometido este país, legalizado allá por ese gobierno para complacer a los rancios y, encima, exportar hacia Venezuela sus paracos con todo y metodología carnicera.

    Así que el torniquete que aplicó el Presidente y los controles necesarios para evitar semejante desangramiento, están más que justificados. Y, a los opositores, incluidos los endógenos, sería muy bueno que antes de dar alaridos de histérica fraternidad, se empaparan de la realidad y vieran más allá de sus sensibles narices.

    Gracias, Carola, por traer este tema.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s