El pueblo se cansó

1426448962_643061_1426449151_noticia_normal

Ecuador y Brasil vivieron en estos días protestas de esas que en Venezuela conocemos de memoria. Movilizaciones antigubernamentales “espontáneas” convocadas por ONGs y movimientos sociales, que se reservan el derecho de admisión, a través de las redes, con eco en los medios privados que te cuentan el cuento porque “es noticia” aunque la noticia no ha pasado. Líderes mediáticos vociferando frente a las cámaras en nombre de pueblo que no lo acompaña. CNN en vivo atizando el fuego que no prende. Pancartas democráticas que piden el quiebre constitucional con intervenciones militares o intervenciones extranjeras, que alguien intervenga, pues, porque no nos calamos más esta vaina. ¿Cual vaina? -Se pregunta uno y en seguida otra pancarta te da la respuesta: ¡No más dictadura!

En esta región llena heridas vivas de dictaduras recientes hay sifrinos que en durante las dictaduras no supieron sino callar, y que hoy salen a la calle a vociferar contra gobiernos libremente electos y ratificados por los pueblos acusándolos de ser dictatoriales, ahí, a plena luz del día, con las caras al aire, sin miedo a declarar en cualquier medio… ¡Ay qué sueño me dan estas cosas!

Sifrinos con lentes Ray Ban super fashion, con gorritas Nike para que no se les queme el cogote, con pinta de turistas en Miami Beach pero en calles tercermundistas fuchi, ondeando la bandera de su país con rabia mientras tuitean al mundo: “El pueblo se cansó”.

Repentina y convenientemente se convierten el pueblo los mismos que desprecian todo lo que sea popular, empezando por sus gobiernos. Esos que en sus marchas se hacen llamar pueblo, son los que viven para distinguirse de la chusma, los que aprietan la cartera cuando se cruzan con con un negro en la calle; los mismos que dicen que las becas, las Misiones Sociales, los bonos y ayudas no hacen sigo alcahuetear la flojera propia del pueblo, su sinvergüenzura innata, “porque esa gente no quiere trabajar”. Ahí está, ¿un bono para las madres pobres? Ya van a salir las muy ligeras de cascos a dejarse preñar para cobrar. ¿Computadorcitas para los niños de los colegios públicos? Ya los borrachos adictos de sus padres la van a salir a vender. ¿Viviendas dignas? Para qué, si esa gente no sabe sino vivir en un rancho, ¡mira como secan la ropa en el balcón!…

El pueblo se cansó, tuitea una chama que posa en la foto marcharina junto a tres amigas que parecen sacadas de un catálogo de Gap. Porque a Gap es a lo que llegan cuando aspiran a llegar a Armani. Porque yo también soy pueblo, explican inexplicablemente los que suelen usar el término a modo de insulto. Se igualan hacia abajo, al menos en modo nominal, buscando arrebatar al pueblo el gobierno que el pueblo eligió.

“Somos pacíficos”, gritan furibundos mientras apalean policías, mientras destrozan todo a su paso. La dictadura los reprime, no los deja matar a ese poco de negros de mierda, no nos deja quemar el palacio de gobierno, no nos deja colgar a sus dirigentes en las plazas públicas. #SOSEcuador, #SOSBrasil, #SOSVenezuela, que lo sepa el mundo, el primer mundo, y que el primer mundo nos ayude.

Y otra vez las fotos de Ucrania o Egipto como si fueran en Quito, Rio o Caracas, otras vez y siempre lo mismo. Lo mismo con los mismos resultados: El fracaso.

Y todo esto no sería más que un largo y recurrente bostezo si no fuera porque, en su compulsión al fracaso, son capaces de hacer mucho, muchísimo, daño a cualquiera que se les cruce por delante. Y luego dicen con lágrimas secas: “Tu dolor es igual al mío”.

El pueblo se cansó, es cierto, y vota una y otra y otra vez por los gobiernos populares contra los que hoy marchan los sifrinos en nombre de ese pueblo que no son.

Anuncios

7 comentarios on “El pueblo se cansó”

  1. gustavovitamina dice:

    EXCELENTE DIBUJO DE LA REALIDAD

  2. RB dice:

    Algo parecido escirbí e mi primer post. saludos

  3. Excelente artículo, la campaña mediática emprendida hace tiempo contra Venezuela está empezando a replicarse en otros países latinoamericanos con gobiernos de izquierda. Sin embargo y a pesar de todo el dinero y apoyo comunicacional que tienen estas protestas están condenadas al fracaso, simple y llanamente porque no tienen soporte ni justificación. Siempre me resultó curioso en el caso concreto de Venezuela observar a gente perteneciente a clase media y media alta (porque los de clase alta no se “rebajan” a ir a a las protestas) protestando por la pobreza y el hambre que según ellos azota a Venezuela, sin embargo si les preguntas personalmente a los manifestantes ninguno de ellos es pobre ni pasa hambre. Es interesante observar este fenómeno que sucede en Venezuela, único país del mundo en el que la gente se manifiesta por problemas que no le afectan, sin embargo a aquellos a los que se supone que sí afectan no lo hacen. ¿Será que en realidad protestan por otros motivos más innobles que no se atreven a confesar?

  4. Keila dice:

    Mas claro no canta un gallo. Mi querida y admirada Carola. Siempre tan acertada en tus comentarios, las derechas se afilan las uñas y los colmillos sedientas y babeantes por lo que NO VOLVERÁN A TENER! Y aunque estemos pasando roncha gracias a sus presiones pervertidas y aunque nos quieran ver doblegados o pidiendo ayuda a los del “primer mundo”, NO PASARAN! por que aquí hay PATRIA para rato! Y me refiero a la PATRIA GRANDE de nuestros próceres americanos!

  5. jimmyolano dice:

    Reblogueó esto en Jimmy Olanoy comentado:
    Del “Plan Cóndor” al “Plan Buitre”, ¡cómo van bajando de categoría!
    Pero no los subestimemos, de que son peligrosos no hay la menor duda.

  6. marilin89 dice:

    Algunos datos: El perfil del manifestante paulista en Brasil, según datos aportados por ellos mismos, es: 75% blancos, profesionales, 60% son hombres, 50% ganan sueldos por encima de los 12000 reales, algo así como 3400 $ estadounidenses.

    Durante la marcha paulista, un hombre iba con una franela roja con una franja blanca en diagonal sobre la cual se observa una estrella azul. Pues, lo echaron de la marcha con gritos destemplados e histéricos: “fuera, comunista cubano”. La franela, es la bandera de Belem do Pará…

    En una foto, aparecen unas chicas de piel blanquísima, flanqueadas por un joven alto y negro. Cuando les preguntaron, dijeron “era un hombre que vendía cotufas”…

    “El Papa Francisco es un comunista… etc. (el etc. no se debe escribir aquí por respeto).

    Y esta perla humanísima. “¿por qué no los mataron a todos (los comunistas) en el 64?”

    Pero, la pregunta que ninguno de ellos responde es: Si todo mejoró en el país con el gobierno del Partido de los Trabajadores y nada empeoró ¿por qué quieren sacar a Dilma?

    Son perlitas del mismo collar, pues!

    Gracias, Carola, ¡muy buenos esos enfoques!

  7. Alexander González dice:

    La rebelión de los pobres y oprimidos burgueses, pitiyankees y lamebotas de los yankees


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s