El reino de los muertos vivos

Sin título

En un reino lejano y hermético vive un rey muy maluco que, de paso, tiene un peinado horrible. Este despiadado rey es hijo de otro rey despiadado que, a su vez, era hijo de otro malvado que fue quien fundó la dinastía. Al parecer todos tenían el mismo barbero aunque este dato no se ha podido confirmar. Lo poco que se sabe de ese reino, es gracias a la agencia de inteligencia del feliz reino vecino que no deja de vigilar los pasos del reino malvado que consideran una amenaza… y no es para menos.

Basta lo poco que se conoce para morirse de miedo. Sin ir a la historia, olvidando los desmanes de sus predecesores, el rastro de sangre que va dejando el nuevo monarca a pocos años de su coronación es escalofriante. Un rey que inaugura su mandato fusilando a su inadecuada novia, una cantante de pop que, evidentemente, servía como juguete de un príncipe malcriado pero jamás como reina.

Supimos por la prensa libre de aquella talentosa muchacha y de su trágico final, que no fue solo suyo sino de todos los miembros de su banda, fusilados, silenciada la música en el reino de la tristeza.

Lloró el mundo libre. Lloró tanto que no pudo ver a la banda, meses después, vivita y coleando, en un concierto público, allí, en el mismito lugar donde habrían sido fusilados.

Después le tocó el turno a un tío real. Un viejito abnegado que se dedicó en cuerpo y alma a su entonces principesco sobrino que, penas ascendió al trono, descargó su ingratitud sobre el fiel tío anciano, cuyo destino fue la condena a muerte. Fue así como, por decreto real, el viejito huesudo, fue lanzado a los reales perros hambrientos. Es que el rey es tan malo que hasta sus perros pasan hambre y claro, apenas les lanzan un viejo, ¡zuácata!, van y se lo comen.

Recientemente, al rey de los asesinatos espectaculares, le dio por matar a su consejero de defensa. Gracias al feliz reino vecino, supimos que el infortunado se quedó dormido durante un desfile militar desatando la ira del iracundo monarca que ordenó, inmediatamente, fusilar al dormilón nada más y nada menos que con un cañón antiaéreo. Así se hizo, volviéndolo papilla.

Lo raro de ese reino es que al día siguiente, como siempre, el muerto resucitó sin un rasguño, lo que nos hace sospechar que en ese oscuro reino, además de otras atrocidades, también practican vudú.

Anuncios

14 comentarios on “El reino de los muertos vivos”

  1. carmen julia Piñango dice:

    Jajajajaaaaaaa .. esta buenisimo como siempre!!!

  2. Marlon Angulo dice:

    De los mismos creadores de “…Gaddafi le suministra viagra a sus soldados para violar a las mujeres de los rebeldes,y a los hombres también…”

  3. Inigualable amada Carola! Un fuerte abrazo

  4. jose mata . dice:

    genial como siempre saludos besos y cariño para ti carola de este eterno enamorado tuyo de mi .

  5. macario lopez dice:

    Los vecinos tienen envidia porque ellos no tienen un rey tan pero tan malvado…jjajjjajj

  6. Daryl Dixon dice:

    Entonces ¿por qué a ese ministro no se le ha vuelto a ver?

    Mi primera sospecha: los izquierdosos ven cosas que el resto del mundo no.

  7. Rocío Jiménez dice:

    Excelente y aguda como siempre.

  8. Llegué acá por casualidad, un post de un amigo en FB. Excelente lo escrito Carola, seguidor desde ahora de todo lo que hagas. Aun me recupero de la lectura. Que bueno que existan personas como usted con esta gracia ante las letras.

  9. marilin89 dice:

    Lo que sí es verdad que deja a uno patidifuso, es la resurrección palpable, pública y notoria de todos esos muertos. Que yo sepa, en la cultura judeo-cristiana, la que nos patrocina espiritualmente, después de los resucitados por Jesús, hasta ahora, no ha habido nadie más. ¡Y mire que han pasado más de dos mil años! tiempo suficiente para que se produjera de nuevo el milagro. Pero, en Corea del Norte ¡Virgen del Socorro! aparecieron vivitos y coleando.

    Esto es sospechoso, porque ese país es ateo y comunista, que es como decir cachapa con queso; o sea, una misma cosa. Enemigos de la libertad, de Jesús y de las resurrecciones, viene el universo y ¡zas! los castiga: resurrecciones a granel. Y nosotros, apenas pidiendo dos milagritos pendejos: la canonización de José Gregorio, en lo cual llevamos casi cien años y uno más urgente: que la oposición recupere el sentido común; es decir, que abandone la vía fascista.

    Y es que también la prensa, que nos “informa y nos educa” tan fervorosamente para que seamos “libres”, piensa que sus lectores tienen un cerebro mariaconchitoso (el de aquella que confundió las Coreas con China) que cree el montón de embustes que sus patrocinadores, en esos centelleos de inteligencia alevosa, les meten por los ojos.

    Sin embargo de algo sirvió. Y es para interesarnos en aprender un poco más sobre la cultura de ese país de resucitados y para conocer y vacilarse la Unashu Orchestra que, efectivamente, toca música celestial.

    ¡Gracias, Carola! Acertadísima, como siempre.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s