Crónicas de supermercado

OREO1

Esa mañana todo parecía estar en calma. Desde que piden cédula laminada para comprar productos básicos las largas colas de bachaqueros se han reducido a su mínima expresión: cuatro mujeres que, cada día, manguarean vigilantes frente al supermercado, esperando pescar algún producto revendible que todavía no hayan comprado.

Al pasar, las escuché quejándose del aumento salarial anunciado por el Presidente Maduro, “con lo caro que está todo, esa vaina no alcanza para nada” -decían las muy chacumbeles que sumaban entre todas varios frascos de mayonesa que revenderían a diez veces su valor.

Una vez adentro me fui, como siempre, a la nevera de quesos y charcutería. Allí unas señoras miraban con recelo unas bandejas de queso amarillo. Las tomaban, les daban vueltas, leían las letricas pequeñas ajustando sus anteojos para que no se les escapara la trampa. Ese queso era sospechoso de costar la mitad de lo que cuestan sus pares; algo malo tenía que tener. ¡Ajá, es queso uruguayo! -Graznó triunfante una de las señoras. “Lo sabía, -continuó- si este queso es uruguayo, seguro que es de los que trae el gobierno, como son amigos, y es tan malo que ni en Mercal se lo comen y ahora lo meten aquí para que no digamos que hay desabastecimiento. ¡Que se lo coma Maduro!”

Baratísimo y buenísimo el queso uruguayo que rellena los panes de mi desayuno.

Más adelante, en el pasillo de las galletas, tres señoras treintonas resolvían un dilema oscuro como las galletas Oreo. Resulta que había dos tipos de Oreo esa mañana: unas Oreo nacionales y otras importadas de Miami. Galletas idénticas en empaque, color, textura de cartón piedra con relleno de manteca hidrogenada y azúcar, solo dos cosas las diferenciaban: las letras en inglés en el empaque mayamero y el precio. Mientras las Oreo criollas costaban 80 bolívares, las gringas costaban Bs. 2.900; sí, yo también creí haber leído mal pero no, ese era el precio.

Turulata, busqué el precio de esas galletas en mi teléfono inteligentísimo. Descubrí, que en cualquier mercado mayamero, esas Oreo cuestan $2,98, es decir que el precio de esas galletas de pacotilla había sido calculado sobre un dólar a mil bolos y aquellas mujeres, tan viajadas, en lugar de poner el grito en el cielo, estaban tratando, en todo caso, de convencerse de que valía la pena llevarse las galletas gringas porque “hay gusticos que uno no se puede negar” -Y yo pensaba en el recalcitrante friso de manteca vegetal que dejan esas galletas pegado al paladar… “Marika, pero es que darle un mordisquito a una de esas Oreo es como estar un ratico en Miami” -Se los juro por mi mamá que eso oí.- La tercera mujer quería ser un poco más sensata y le advirtió a sus amigas que las Oreo engordan. La callaron con un lapidario, “engordarás tú, porque nosotras, con una hora de pilates matamos esas calorías”.

En fin, que ganó la sensatez y compraron solo dos paquetes, seis mil bolos en galletas de utilería gringa para repartir entre las tres y yo seguí recorriendo pasillos convencida de que nada de lo que pasara en adelante podría superar lo que acababa de presenciar.

Terminé de comprar mis cosas y ya en la caja, me tocó compartir espera con una de esas mujeres se maquillan para ir al mercado como si fueran para una boda. Batiendo el pelo y despejando la pollina de la frente con enormes y barrocas unas postizas, buscaba atención con desespero: “en este país ya no se puede vivir y ¡peor! ya ni siquiera se puede uno quejar porque si lo haces, vienen y te caen a golpes”. Dijo sin que nadie la golpeara.

Como no le devolví una sonrisa y una queja para empatar con la suya, la señora decidió “bypasearme” y montó su quejaduría junto a un señor que yo tenía al otro lado. Estaba rodeada y la cajera era novata y lenta. Se quejaron de que no se podía ni quejar mientras la señora sacaba los productos de su carrito con cuidado de no quebrar sus uñas. “Horrible, imposible, cayéndose a pedazos… culpemaduro, of course”.

¡Cómo sufría!, menos mal que, entre el perolero que llevaba, vi que había un paquetico de Oreos made in Miami, de esas que por breve mordisco, le darán a esa pobre mujer un aire de país.

Anuncios

16 comentarios on “Crónicas de supermercado”

  1. “en este país ya no se puede vivir y ¡peor! ya ni siquiera se puede uno quejar porque si lo haces, vienen y te caen a golpes”. Dijo sin que nadie la golpeara……. jajajajajajaja coño por que no la golpeaste carola? jajajajaja

  2. angelblade dice:

    Somari de la Galleta Oreo (?)

    Las de Miami dan aire de país.

  3. jhony dice:

    Creo que eso es una enfermedad Carola el quejoso siempre encontrará un motivo para quejarse. Por las dudas, hay que quejarse, incluso antes de averiguar o de preguntar, primero: ¡la queja! Existen personas que lo primero que hacen es quejarse. La queja es un lamento, una demanda, un reproche, una desazón, un disgusto, un reclamo permanente que lo único que logra es alejarte de la mejor gente. Seamos positivos y compartamos con gente positiva

  4. Luis Echenique dice:

    Como siempre tan bueno, gracias por compartir con nosotros!!!

  5. MARICELA dice:

    MUY BUENO LOS ARTÍCULOS TUYOS CAROLA PERO ASÍ SON ESE TIPITO DE GENTE Y EN TODAS PARTES TE LAS ENCUENTRAS EN SUPERMERCADOS, PELUQUERÍAS, CENTROS COMERCIALES, Y DEMÁS ESTABLECIMIENTOS QUEJÁNDOSE PERO COMPRANDO ESTUPIDECES PARA SENTIRSE MAS CACHEROSAS QUE LOS DEMÁS POR ESO SIEMPRE HAY QUE SALIR CON MENTE POSITIVA Y RETIRARSE A METROS DE ESA CLASE DE GENTECITA PARA QUE NO SE LE PEGUE A UNA ESAS ENERGÍAS
    MALAS

  6. Pedro Luis dice:

    Pues si las bachaqueras se quejaban , las del queso protestaban , las que añoraban miami sufrían , la de la caja renegaba de Maduro y la cajera , para más escarnio , era lenta e inexperta … Una de dos ; O todas ellas viven una realidad distinta a la tuya , en cuyo caso deberías ayudarlas y abrirles los ojos a las bondades revolucionarias , o eres tú quien lleva el paso cambiado ,en cuyo caso te invito a que reflexiones más allá de la obediencia debida … Tú misma !!.

    • Carola Chávez dice:

      Tienes razón, Pedro Luís: ya mismo voy a dejar de comprar queso uruguayo barato porque Uruguay es amigo de Venezuela. Además prometo que la próxima vez que vea Oreos mayameras a mil veces su precio, compraré varios paqueticos. Y quejarme de que si me quejo me caen a golpes sin que me caigan a golpes, prometo empezar a hacerlo desde ya. Bueno, y bachaquear como que no, porque la verdad es que podré ser muchas cosas pero ser sinvergüenza y delincuente, no están en mi lista de aspiraciones.

  7. Trinidad Gonzalez dice:

    La semana pasada fui a un SRI en Guatire y entraba una muy digna señora y preguntó por algo que ni se, inmediatamente salió vociferando “Esta vaina se dañó desde que la agarró Chavez” mi quijada cayó al suelo… sin palaaabras…

  8. Oscar albahaca dice:

    Eres tan mediocre carola, das lástima

    • Carola Chávez dice:

      Ains!!!

      • Victor dice:

        Tranquila Carola si deducimos un poco lo que quiso decir, podemos deducir que en su corta expresión de 6 palabras como lo dice el diccionario: Se aplica a la persona que no es inteligente o que no tiene suficiente capacidad para la actividad que realiza, eso exactamente es lo que el Sr. Oscar albahaca se auto describe y que desde el fondo de su corazón lo que provoca es la auto compasión del Sr. Oscar por su triste argumentación en 6 palabras; en verdad la expresión de lastima a tercero es por la pobre dicción que el sufre.

  9. auramarce dice:

    jajajaja muy bueno y real tu articulo si vienes al zulia mueres…colombianos quejandose y son ños bachaqueros que acaban con todo,,,y la tipica frase colombia esta mejor que venezuela….que descaro

  10. Victor dice:

    He oído barbaridades pero la que siempre recuerdo es la ves que estando en una charcutería en un sector pipirisnai, esperábamos para ser atendidos, uno de los empleados tenía un pequeño radio en el cual oímos “jefe de gobierno denuncia un posible intento de magnicidio”, pero no fue para menos el susto que nos dio una señora con un copete (parecía una moldura de yeso para decoración de techos), la cual era acompañada por una niña de 6 años, pego un grito que la niña del tiro comenzó a llorar, el mismo decía “YO DARÍA LA VIDA DE MI HIJA PORQUE MATARAN A MADURO” , todos quedamos atónitos, voltee y la cara de la señora si a eso se le pudiera llamar cara tanto así que la del exorcista era de ternura; una joven empleada que atendía en el mostrador le replico “SEÑORA PORQUE EN VES DE OFRECER LA VIDA DE SU HIJA NO OFRECE LA SUYA, LA NIÑA NADA TIENE QUE VER CON EL ODIO DE USTED”, inmediatamente hago un paneo visual a mi entorno y comienzo aplaudir a lo que siguieron casi todos los presentes, esto para evitar cualquier agresión de esta señora en contra de la empleada, no le quedó más remedio que retirarse del local tratando de forma muy hostil a su hija…

  11. Pamela dice:

    Querida carola como siempre excelente.

  12. Carola, un saludo Revolucionario, te escribo para poner en alerta que se presenta un Modus Operandi de los Supermecados a nivel Nacional y Farmacias: Si llega un Producto “Escaso” sea Papel higiénico, harina de maìz, leche,café etc. Los dueños de estos Locales obligan a formar una larga cola desde tempranas horas de la madrugada. El problema se presenta cuando una persona va a adquirir un producto “cumún” ej. una lata de atún, les OBLIGAN HACER LA GRAN COLA PARA ESE FIN E IRRITAR AL USUARIO… YO CREO QUE EN ESTE MOMENTO COYUNTURAL, EN ESTOS CASOS LA VENTA DEBERÍA SER INDEPENDIENTE A LA VENTA DEL RESTO DE LOS PRODUCTOS. ESTO SE HACE MÁS GRAVE CUANDO EN LAS FARMACIA OCURRE LO MISMO CON LA LLEGADA DE LOS PAÑALES Y OBLIGAN AL USUARIO HACER LA COLA PARA PODER COMPRAR UN MEDICAMENTO QUE EN MUCHOS CASOS ES DE EMERGENCIA. Yo propondría en el área Farmaceútica eliminar TODAS LAS “SUPERMERCADOSFARMACIAS” YA QUE ESTÁN DISEÑADAS Y ESTRUCTURADAS PARA EL CONSUMO “INNECESARIO” SI TE FIJAS EN LOCATEL, FARMATODO, FARMA AHORRO, ETC. ANTES DE LLEGAR AL ÁREA DE FARMACIA EL USUARIO TIENE QUE ATRAVESAR DECENAS DE ANAQUELES DE PRODUCTOS QUE NO TIENEN NADA QUE VER CON LA FARMACIA (ALIMENTOS, CHUCHERÍAS, REVISTAS, PRODUCTOS DE LIBRERÍA,ETC.) SIGUENDO LA ESTRATEGIA AL FINAL DE ESOS ANAQUELES ESTÁN LOS PRODUCTOS FARMACEÚTICOS DE VENTA “LIBRE” (JARABES DE TOS, ANTIPIRÉTICOS, VITAMINAS,ETC.) Y AL FINALLLLL DEL PASILLO ESTÁ LA VERDADERA FARMACIA. ESTO LO QUE HACE ES PROVOCAR “EL SINDROME DEL MERCADO” O SEA COMPRAR PRODUCTOS INNECESARIOS INCLUSIVE DE FÁRMACOS PARA “POR SI ACASO” Y MUCHOS HASTA SE LES OLVIDA PORQUE ENTRARON AL LOCAL. MARKETINNNN. YO PROPONGO COMO EXPUSE ARRIBE ELIMINAR ESTE ESQUEMA DE LOCAL EN EL RUBRO FARMACIA E IR AL MESÓN, O SEA UN ÁREA DE ESPERA CON SÓLO SILLAS DE ESPERA, UN SURTIDOR DE AGUA Y AL FRENTE UN GRAN MESÓP CON VARIAS TAQUILLAS SURTIDORAS. ESTA SIMPLE MEDIDA PROVOCA QUE EL USUARIO COMPRE LO QUE ESTÁ RECETADO POR EL MÉDICO. DESPÚES SI ME LO PERMITES TE ESCRIBIRÉ SOBRE LA OPTIMIZACIÓN EN LA DISTRIBUCIÓN DE LOS MEDICAMENTOS AL USUARIO Y POR LAS FARMACEÚTICAS. ESTO NO LO INVENTÉ YÓ NI ES INEDITO. !!!

    GRACIAS CAROLA SALUDOS

    DR. PABLO CASTILLO CIRUJANO PROFESOR DE LA UCVE DE PRE Y POST GRADO LO MEJOR CHAVISTA, CASTRISTA, GUEVARISTA Y BOLIVARIANO

  13. Hugo Mils dice:

    Muy buena crónica. Felicidades.
    La llevaré a mi taller de crónica literaria.
    Saludos desde México


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s