Tertulia bancaria

line1

Esperábamos frente al banco, faltaban diez minutos para que abriera sus puertas, tiempo suficiente para que se armara una pequeña y entretenida tertulia en la que solo faltaba el café y el Valium.

“El gobierno lo oculta” -Escuché a mis espaldas- “El chikungunya no es lo que dicen, es algo peor, tan malo es que ya hay miles de muertos y no lo dicen. Yo me enteré por una prima que vive en Miami y, tu sabes, allá si manejan la información. Y claro, por eso no se consigue acetaminofén, porque el gobierno lo tiene todo acaparado por si le da chikungunya a uno de sus “enchufaos”. Así estamos, mi amor, a la buena de Dios y este pueblo conformista que no se levanta de una buena vez.”

¡Ahhh!, ¡ohhh!, ¡mmmm! -Exclamaron en coro tres señoras, que más que asombro expresaban satisfacción, inspirando a otro conversador a entrar en el ruedo de la locura.

“Ahora si se hunde Maduro. El petróleo se desploma y con él esta dictadura. Ya veremos de dónde van a sacar dólares.” -Sonrió salivante, con cara de “se van a tener que comer las alfombras”, mientras estrujaba su carpeta marrón de SICAD. ¡Ahhh! ¡Ohhh! ¡Mmmm!

“Y la navidad va a ser espantosa, imagínate que hasta están recomendando por ahí que reutilicemos los adornos del año pasado… ¡Qué miseria, vale! Ni la navidad respetan. Yo cada año renuevo mis adornos. El año pasado era todo lila, precioso, y este año quiero hacerlo todo en blanco y azul con palomitas de la paz. Ya compré las bolas y los lazos pero me faltan las palomitas. Es increíble que en un país tan rico como este, hacer el arbolito se convierta en un calvario. Pero te digo una cosa, así tenga que pagar una fortuna, porque, para mi, la navidad no tiene precio.” ¡Ahhh! ¡Ohhh! ¡Mmmm!

“Vivimos un verdadero desastre, lo peor es que ya no quieren que seamos como Cuba sino como China. ¿Tu has visto a los chinos? Todos uniformados porque el gobierno los obliga a vestirse iguales, comunismo puro, pues… Aunque allá sí hay que ir derechito: Si un chino choca con otro en el Metro se lo llevan preso. Pues, aquí tendrían que hacer una cárcel del tamaño del país porque el venezolano -siempre en tercera persona- es un desordenado” ¡Ahhh! ¡Ohhh! ¡Mmmm!

Abrió el banco, por fin. Entonces los vi caerse a empujones, decente y pensantemente, tratando de pasar por la puerta, todos a la vez.

Anuncios

4 comentarios on “Tertulia bancaria”

  1. Pedro Urbina dice:

    Excelente como todos sus escritos siempre los recomiendo

  2. guatavita123 dice:

    Tal cual, la única respuesta posible es una interminable carcajada, reir para no llorar… de risa. Si no fueran tan graves las posibles consecuencias de tales comportamientos, por eso, rier para no llorar

  3. Como dice el chino “Calilá” Saludos Carola, he visitado tu blog y hemos reido en familia de tus ocurrencias y vivencias. Un abrazo Chavista desde la tierra de Maisanta.

  4. Belkys Blanco dice:

    Puedes cambiar el escenario y la “habladera” es exactamente la misma.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s