La paz de mi calle

20140303-101541.jpg

Durante las últimas tres semanas la paz reinó en mi calle, la misma calle donde en abril del año pasado algunos vecinos cacerolearon durante días. La misma calle que solo servía para llegar a casa, donde vivíamos cada quien detrás de su muro, donde los niños morían de aburrimiento porque no tenían amiguitos con quiénes jugar.

Después de años de no encontrarnos más allá de un saludo, esta navidad, los fuegos artificiales que lanzaba un vecino con sus hijos nos hicieron salir a todos y terminamos la noche compartiendo la alegría de nuestros niños que descargaban la ansiedad de la espera dando carreras por una calle que ya nunca estaría vacía.

Desde entonces la calle es de todos. Cada tarde, salimos a encontrarnos papás, mamás y nuestro montón de muchachitos con bicis, patinetas, muñecas, perros, pelotas. Allí nos descubrimos mirando a nuestros hijos con los mismos ojos, con las mismas preocupaciones, con las mismas esperanzas. Nos encontramos sintiendo todos el mismo dolor por la rodillita raspada del niño que se cae. Encontramos la confianza, el respeto, el cariño en la certeza de que esos niños son de todos.

Durante las casi tres semanas de guarimbas lejanas, escasas, que habrían en otros tiempos destrozado la alegría que a diario vivimos, nosotros, los vecinos ahora amigos, celebramos cuatro cumpleaños en plena calle, con mesita con torta, tostones y papitas en la acera. Todos juntos preservando la alegría, la paz que queremos para nuestras vidas, pero sobre todo para nuestros niños.

Esta vez no hubo cacerolas, esta vez nuestras diferencias políticas no fueron mayores que nuestras coincidencias: el rechazo a la insensatez que pretende acabar con la paz cotidiana de todos. El rechazo a la violencia, el clamor que exige que todo aquel, sea quien sea, que haya amenazado la paz de nuestras calles, de nuestras vidas, rinda cuentas ante la justicia. El deseo profundo de que la paz de nuestra calle contagie a otras calles borrando barricadas, humo de cauchos quemados y gases. El temor a lo contrario: que todo ese odio que no es nuestro, que esa locura de unos pocos, terminara arrasando la paz de nuestra calle. Y el firme compromiso de no dejar que eso suceda.

Encontramos la paz en nuestro niños y por ellos la preservamos.

Anuncios

9 comentarios on “La paz de mi calle”

  1. Arturo Mera dice:

    Te felicito, es lo que se quiere para todo el pais, pudieron vivir los de Gomez con los futuros ” democratas” de aquellos tiempos y todos los de los siguientes gobiernos Lopez Contrera, Medina Angarita, Perez Jimenz, Betancourt Leoni, Caldera Lusinchi, Carlos Andres, persiguiendose unos a otros con complicidad entre Ricardo y ahora en la verdadera democracia donde nos decimos lo que es y lo que no es y abiertamente, nos dejamos envenenar por los medios y las redes sociales, creo que se nos ha hecho un gran dano, comparto tu opinion A. M.

  2. margie dice:

    te felicito, nosotros en cambio (vivimos en un modesto conjunto residencial), vimos como el odio y los demonios salían de nuestros vecinos; vecinos con los que hemos compartido durante años los problemas cotidianos de las comunidades.Pienso que fue mucho el mal ejemplo que dieron a sus hijos,permitiendoles violentar los derechos de los demás ciudadanos, al libre transito,mentir para justificar atrocidades, ser poco tolerante con el otro, faltar el respeto en muchos casos a personas mayores que no comulgaban con su credo, y peor aun viendo como sin ton ni son destruyeron mucha de la vegetación de la comunidad. Lamentablemente dice un refrán, recogeremos lo que sembramos y ese odio y aversión y falta de respeto, sera lo que obtendremos a corto y mediano plazo en esos hogares

  3. En nuestras calles se impusieron por un tiempo los reaccionarios Pavlov. Pasados los días se atrincheraron a dos cientos metros de mi hogar, allí resisten las invasiones de caballeros inexistentes, ojerosos, exhalando bilis, llamando a defenderse de las huestes del averno, del suyo propio.

  4. reinaldo parada dice:

    Te felicito. Es hermoso saber que los humanos siempre apostamos a convivir en paz, lo que pasa camarada es que esto solo se logra en esas reuniones colectivas con nuestros vecinos, vivo en una urbanizacion de clase media, donde me han caceroleado y criticado por ser chavista, sin embargo en diciembre tome la iniciativa de hacer un pecebre para nuestro micro y muchos vecinos me siguieron, incluso los que estan en contra de mi pocision. Pese a que mi suegro es opositor le celebre su cumpleaños en mi casa, este sabado pasado, y nuevamente mis vecinos opositores compartieron conmigo, el tema politico, como bien imaginas, es imposible evitar, pero a prevalecido el respeto y la tolerancia, a proposito, la mayoria dicen que no apoyan estas guarimbas..

  5. Emibel Rico dice:

    Me parece genial la actitud q an asumido ustedes, Dios permita q todos piense como ustedes o por lo menos tratar d ser tolerante con las demas personas, los felicitó y continúen asi, porque solo de esa forma el pais saldra adelante.

  6. Maria Fernanda Correa dice:

    Hola Carola

    Que hermoso Carola, ojala todos estuviramos vacunados!! Como hacer para contagiar ese deseo de amistad sincera que solo se vive de nio pero que nunca mas se olvida! de esos amigos de la infancia, amigos para siempre!! Que bella historia. Te pido pongas fotos y documentes mas esa experiencia de tu calle! Elabora un vdeo con los nios disfrutando esa comunin de amor.

    Habr que amarrarnos de barriga! habr que hacer de esta vivencia de Uds una inspiracin colectiva.

    Besos,

    *Maria Fernanda*

  7. el veterinario se cojio a tu madre dice:

    Borrame rapido sucia!

    • Carola Chávez dice:

      Este anónimo definitivamente no vive en mi calle de paz. Allá quienes quieren vivir en el infierno del odio… Chao!

  8. Angye Rangel dice:

    Excelente artículo, ojala todos puedan tomar tu ejemplo y el de tus vecinos y vivir en paz y con tolerancia xq el respeto debe reinar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s