¡Dios mío!

20131201-211633.jpg

A quién se le ocurre decir esto y justo ahora:

“Así como el mandamiento de «no matar» pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir «no a una economía de la exclusión y la inequidad» Hoy todo entra dentro del juego de la competitividad y de la ley del más fuerte, donde el poderoso se come al más débil. Como consecuencia, grandes masas de la población se ven excluidas y marginadas… Hemos dado inicio a la cultura del «descarte». Ya no se trata del fenómeno de la explotación y de la opresión, sino de algo nuevo: con la exclusión queda afectada en su misma raíz la pertenencia a la sociedad, pues ya no se está en ella abajo, en la periferia, o sin poder, sino que se está fuera. Los excluidos no son «explotados» sino desechos, « sobrantes ».”

“…algunos todavía defienden las teorías del «derrame», que suponen que todo crecimiento económico, favorecido por la libertad de mercado, logra provocar por sí mismo mayor equidad e inclusión social en el mundo. Esta opinión, que jamás ha sido confirmada por los hechos, expresa una confianza burda e ingenua en la bondad de quienes detentan el poder económico y en los mecanismos sacralizados del sistema económico imperante. Para poder sostener un estilo de vida que excluye a otros… se ha desarrollado una globalización de la indiferencia… nos volvemos incapaces de compadecernos ante los clamores de los otros,… como si todo fuera una responsabilidad ajena que no nos incumbe.”

“La adoración del antiguo becerro de oro ha encontrado una versión nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin un rostro y sin un objetivo verdaderamente humano… que reduce al ser humano a una sola de sus necesidades: el consumo.”

“Mientras las ganancias de unos pocos crecen exponencialmente, las de la mayoría se quedan cada vez más lejos del bienestar. Este desequilibrio proviene de ideologías que defienden la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera. De ahí que nieguen el derecho de control de los Estados, encargados de velar por el bien común…”

Sí, Chávez lo dijo siempre pero esta vez no fue él sino mismito El Papa Francisco. ¿Qué, lo caceroleamos?

 

 

Citas tomadas del Evangelii Gaudium publicado en la web del Vaticano

Anuncios

8 comentarios on “¡Dios mío!”

  1. josé ynfante dice:

    Grandes ysabias palabras! Sin embargo como siempre los medioslas analizaron y no las publicaron completas! Quizás intenten un golpe de estado o lo acuden de demencia senil!

  2. Carola, me gustaría conocer la fuente de lo que transcribes en tu artículo “Dios Mio”.

  3. edelis garcia dice:

    Carola, no faltará quien diga que el Papa se tá metiendo en vaina!
    Lo aplaudimos, se necesita valor y cojones bien puestos para hacer y decir lo que el Papa Che se atreve…Néstor Kirsner: a los argentinos no nos patotea nadie!!!

  4. JOSE dice:

    JAJAJA ASI ES CAROL!

  5. vicente zambrano dice:

    Si, vamos a cacerolar pero no al Papa Francisco sino junto al Papa Francisco… con la cacerola original, la que sonaba con la arrechera original, la que sonó sin medio de por medio, con 80% de pobreza….pero vamos bien! , que la oigan y le teman los violadores del mandamiento ” No Robarás”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s