De causas y causitas

 

consejos-para-elegir-una-ong

 

Es muy clase media ocupar un ratico de la vida en una causa, como para que la vida no parezca tan sin sentido, como para darle personalidad a la bio de Twitter o al perfil de Facebook. Causas con logotipos, con mensajes salidos de grandes agencias de publicidad, que colaboran con las causas para parecer buenas y descontar impuestos. Miles de causitas en un mundo muy descompuesto, causas justas casi todas, hijas de una gran causa fragmentada al punto de la negación.

Desde un apartamento muy lejos del amazonas alguien tuitea a favor de los monos tití, condenando el tráfico de animales, maldiciendo al miserable que mató a la mamá mona y transformó a un feliz bebé monito en una triste mascota.

Otros, en un click, donan un dólar al mes para proporcionar vacunas, o una taza de arroz, o un tablón, que sumado a otros dólares serían más tablones para hacerle una escuela a un niño africano, que vive bien lejos, porque los pobres parecen vivir siempre tan lejos. Algunos firman ciber peticiones contra el trabajo infantil. Los más manos a la obra se van a una playa a recoger miles de botellas plásticas vacías, para salvar a la naturaleza.

Y abrazan sus causas con buena fe pero las abrazan hasta donde el manual de la causa señala. Así cuando se lanzan a salvar el planeta, se lanzan sin saber de qué lo van a salvar. Creen que el problema que les ocupa tiene un límite definido, que es a la vez el principio y el fin, lo que deja a sus causas sin efecto.

Son luchas sin por qué. Nadie se pregunta por qué aquel hombre mató a la mamá mona para vender a su cría, ni por qué un bebé mono puede ser mercancía. Tampoco se preguntan por qué el niño no tiene vacunas, ni arroz, ni escuela; ni por qué ese botellero plástico; ni quién hizo los zapatos Nike con los cuales corren maratones en beneficio de tal o cual causa.

“¡Ay Carola!, tú si eres gafa, queriendo cambiar al mundo, si el mundo es como es, solo hay que poner nuestro granito de arena”… En un intento vano de tapar goteras sin pararle al aguacero; chapoteando en la superficialidad de la inconsciencia juegan a ser conscientes, hasta que despierta la conciencia colectiva, entonces la rechazan furibundos, alegando que no es así como se cambia nada, dedicándose a señalar errores, ignorando aciertos, grandes aciertos; recurriendo la bandera de la democracia, pasando por alto que ésta se define en la voluntad de las mayorías. Y tanta contradicción degenera en horrendas pataletas, desesperadas pataletas, pero todo es miedo.

Aterradas, estas buenas personas se aferran a un mundo terriblemente injusto ante el vacío que les plantea su incapacidad de imaginar otro distinto.

 

Anuncios

18 comentarios on “De causas y causitas”

  1. Horacio Acosta Mora dice:

    Hola prima. Como siempre un escrito bien pensado y muy cierto. Es mucho el falso que pretende hacer un bien, mas como caridad que como algo verdadero de verdad con sentido y humano. Hoy para no rayarse, hasta lo hacen por estos medios electrónicos. Imagino que en las reuniones, de la alta sociedad, se llenan la boca aumentando la cantidad que dan para esas “donaciones” Un fuerte abrazo prima, saludos a tu gente.

  2. Sí pero no Carola, tienes razón y gracias por plasmar la idea de que hay que pensar “¿por qué aquel hombre mató a la mamá mona para vender a su cría, ni por qué un bebé mono puede ser mercancía…. por qué el niño no tiene vacunas, ni arroz, ni escuela; ni por qué ese botellero plástico; ni quién hizo los zapatos Nike con los cuales corren maratones en beneficio de tal o cual causa?”, en descubrir esos ‘por qués’ radica la respuesta y solución a muchas injusticias y desigualdades que sufre el ser humano.

    La cosa está en que no basta con decirlo, hace falta verdadera voluntad política, más allá de la demagogia, por parte de quienes gobiernan para que se transforme el pensamiento desde las bases de la sociedad y entonces se pueda desaparecer este mal vivir al que estamos acostumbrados y cambiarlo por un buen vivir construido en consenso y la convicción popular y no a través de la fuerza ortodoxa y unilateral de quienes se esconden detrás de las banderas de “la lucha social”.

    Pensamos igual, pero basamos nuestras esperanzas en caminos distintos, el mio, no necesariamente es el opuesto al tuyo, pero definitivamente no es el mismo.

    Igualmente, gracias por tu claridad de siempre.

  3. Lagunita Express dice:

    A ESO JUSTAMENTE ME REFIERO….UN ABRAZO PEROLA!

  4. Dai dice:

    Como siempre tan atinada carola.. Que grato leer tu articulo, y es que ya lo habia pensado a ellos no les gusta enfrentar la raiz del problema, porque es muy dificil y complicado es mas facil sentirse “buenos”, poniendo pañitos de agua tibia y decir ya yo hice lo que me corresponde! Y en un intento de cambiar lo que debe ser cambiado para solucionar la raiz del problema, juzgan reprochan y hasta tildan de loco!.. Y si esto se parece a la realidad que vive venezuela gracias a quien entrego su vida para hacernos mejores personas, los ves, sirviendose de lo que logro y los escuchas diciendo de que sirvio!

  5. ¡Ay cuántos amig@s y familiares hundiéndose en las arenas movedizas de esta incapacidad de imaginar! Con la mirada nublada por la incompetencia, la frustración o la corrupción que han experimentado en lo inmediato y a la que se aferran para justificar su odio al proceso. Burlándose de la revolución que no pueden negar. Lo dijiste bien, Carola. Puro miedo.

  6. ANNY DAMELIO dice:

    Pues la verdad, termino prefiriendo a las personas que aunque sea ponen un granito de arena, tal vez no solucionan el conflicto, pero da mas tristeza aquellas que no hacen absolutamente nada y solo existen.

    • yolita dice:

      También es verdad. Pero mejor es buscar las causas para ir a la raíz del problema. Pero muchas veces esto no está en nuestras manos y por lo menos,como dices,peor cruzarse de brazos y no colaborar con algo. Pero eso sí,sin proclamarlo ,porque se convierte en desarrollo del Ego y no en ayuda al prójimo. Por algo dice Cristo que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu mano derecha.

  7. marlon bruno dice:

    yo estoy de acuerdo con el articulo, con el mensaje que trasmite, con esa reflexión que floreció por algún motivo, es eso lo que celebro del articulo porque he estado allí (lado reflexivo) y allá (lado de causista sin efecto): me gusta el espíritu que animó su redacción… Siempre ha estado claro para mi, que esas causas superficiales no son ni serán de impacto sobre los objetivos que persiguen (si es que realmente persiguen algún objetivo), mas allá de la satisfacción personal de haber “hecho algo por tal causa”, no creo que se logre cosa alguna. Entonces, estamos jodidos, o mejor dicho, seguimos jodidos. Pero supongo y espero, que exista alguna manera de canalizar esos esfuerzos individuales o colectivos, hacia la profundidad que realmente les permita impactar y lograr un cambio.
    Saludos

  8. Serè breve. Me preocupan Siria y Egipto aunque estàn muy lejos.

  9. Marivi dice:

    Excelente analisis. No se trata de tapar goteras sino buscar el origen de las mismas. Mis respetos

  10. Briqs dice:

    Esto es tan cierto, y es que la clase media venezolana responde únicamente a las “modas”, está de moda el yoga, reírse en el teatro, reciclar porque nos preocupa el mundo, e ir a la iglesia los domingos para que sepan que somos muy buenos. Lamentablemente los que van al yoga ( doctrina de mejoramiemto espiritual) luego quieren destruir el árbol de la calle porque una rama les molesta en la ventana, y los que reciclan no son capaces de sacar la basura dentro de los horarios establecidos, y los que van a la iglesia y “repiten” frases como loros no practican la caridad cristiana. Y todo eso se resume en un solo mal: nos falta amor, nos falta sinceridad, nos falta honestidad, nos falta Iglesia verdadera, nos falta crecer en la doctrina católica, sólo hay vacio, comodidad burguesa y una pelota de chicle bomba.

  11. EXCELENTE , CAROLA , FUERTE , JUSTA, ATINADA EN EL DISCURSO LIBERTARIO DE SUS IDEAS. UN FUERTE ABRAZO

  12. mariaelenaramospadron dice:

    Hola, Carola (Perola, jaja) que bueno tu artículo, porque desde el humor nos haces reflexionar acerca de causitas y causas que a veces son buenas, pero que el problema es cuando se desconocen las causas, los orígenes del por qué se hacen esos “compromisos”. Gracias, Carola por darnos humor y amor! Feliz día desde Mérida pa´Margarita!

  13. Franklin Ledezma Candanedo dice:

    Apreciada Carola: Causas son, efectivamente, pero causas superficiales (como bien las retratas), para aparentar generosidad, cuando lo que buscan en verdad es pagar menos tributos (toda donación, por lo menos en Panamá,  la cuanía que deben cancelar los contribuyentes), y así van por el mundo tantos más con sus justas causas, regalando a quienes nada tienen, bolsas de alimentos, camas, TV y línea blanca (entre otras formas de publicitar la caridad), que no pueden usar porque viven en casas brujas al estilo panameño (cayampas,  fabelas, etc., en otros territorios de nuestra geografía del sur), y los nuestros ni luz eléctrica ni nada tienen, porque la causa justa del libre mercado (capitalismo salvaje), les niega vivienda digna, canasta básica accesible, educación  de calidad seguridad efectiva y todo lo demás. Y pronto se les acaba lo que les regaló el de la justa causa, cosas  perecedera o no,  y ya no tienen otra “causa justa” que les resuelva transitoriamente sus problemas fundamentales.

    Y aquí termino de escribirte este mensaje, apreciada Carola, porque mi justa causa me recordó, y me dolió profundo en la raíz del alma, la “Causa Justa” que, desde el siglo XIX, nos regala a todos el imperio hegemónco (1823)  (Pedro Prestán; Victoriano Lorenzo, Ascanio Arosemena y 21 muertos y más de 500 heridos (1964)  y los muertos no contados de la invasión genocida (1989), afirmación inicial de lo que sería su cavernííola “destino manifiesto”, mi justa causa -te reitero- me señala la urgencia, tal como lo haces tu, Carola y  vienen haciendo  diariamente todos los progresistas de nuestro Sur-Sur y del  mundo entero,¡. Fraternal saludo y adelante, siempre adelante, desde el Corinto Bolivariano-Panamà- de Franklin Ledezma Candanedo (Periodista y Escritor). 

    ________________________________

  14. vicente zambrano dice:

    Juan Pablo II, nos decia, ” Despierta es el momento” … si todos despertaramos a la vez, que pasaria por ejemplo con el gasto en armamento ¿hacia donde pudieramos direccionar esos esfuerzos?… Carola tiene razon, es algo asi como un culillo endogeno…

  15. infelipe dice:

    Como dice Alí Primera: “La lucha por los hombres no se hace por caridad”.

  16. ptav dice:

    Totalmente cierto… La gente sigue creyendo en el altruismo de los mismos que son causa de todos los males en el mundo. Siguen comprando la medicina que lo que hace es enfermarlos más. Hay un cuento muy interesante de Felisberto Hernández, llamado “Muebles El Canario”, que parodia esta situación: http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/hndz/muebles.htm

  17. infelipe dice:

    http://infelipe.wordpress.com/category/infelipadas/ “El camino de los pollos”. No hay mucha diferencia entre ellos y nosotros. Los invito a ver mi blog.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s