Reflexiones hormonadas

20130614-212722.jpg

Mujeres en un mundo de hombres buscando igualdad de derechos, incorporando nuestras redondeces a un sistema masculinamente cuadrado, sepultando nuestra esencia, castrándonos, borrándonos en una lucha, muchas veces mal entendida, que debía ser nuestra liberación.

La nuestra, ha sido una lucha larga, ocupamos espacios antes imposibles, ganamos mucho, sí, pero perdiendo tanto. Lo que logramos se nos vuelve en contra. En la medida en que nos igualamos a los hombres nos negamos a nosotras mismas lo que somos, lo que nos grita nuestro cuerpo femenino y hormonado. Mujeres modernas, liberadas… reprimidas que nos insertarnos en un sistema que nos marginó y que hoy nos traga y nos mal digiere, poniéndonos frente a una nueva lucha más profunda, esencial.

Planteado el tema de la lactancia materna, madres amorosas ponen el grito en el cielo: ¡Con mi tetero no se metan!. Y tienen argumentos para gritar y patalear en la superficie donde patalean los dominados. ¿Cómo voy a amamantar a un bebé si en mi trabajo no hay dónde hacerlo? ¿Cómo voy a trasladarme de mi trabajo a la guardería lejana (otra aberración del sistema) para darle la teta? Y tuercen la lucha hacia su derecho al tetero, sin mirar que la pelea es por el derecho a un sistema que no atente contra nuestra naturaleza.

Parece idiota tener que decirlo, pero no somos iguales a ellos. Tenemos capacidades distintas: nosotras cargamos con la barriga, nosotras parimos, nosotras tenemos tetas para amamantar a nuestros hijos que, apenas nacen, se prenden a esa teta porque ahí está su sustento, su seguridad. Es nuestra naturaleza mamífera.

Y se hacen leyes que no servirán de mucho si no llegamos al fondo y empezamos a desmontar estructuras patrialcales petrificadas por los siglos de los siglos, clavadas en nuestras conciencias de tal modo que nos llevan, incluso, a la negación de lo que somos en nombre de una igualdad planteada en términos imposibles. Buscar encajar donde no encajamos es pelear la mitad de la pelea.

Esta lucha supone reconectarnos con nuestra naturaleza femenina, escuchar lo que nos grita el cuerpo con tetas huérfanas de bebés, chorreando solitarias lágrimas de leche en horario laboral, y el corazón engurruñado que entregó lo que más quiere a cambio de tiempo para ganar el pan y -cruel ironía- un pote de fórmula materna. Esta lucha supone la revisión de todo lo que creemos aceptable, moderno, conveniente, incluso liberador. Se trata de conquistar derechos sin ceder a cambio otros derechos innegociables, tantas veces negociados. Se trata del reconocimiento integral de lo que somos para poder desarrollarnos plenamente sin tener, en ningún caso, que sacrificar nuestra esencia de mujer.

Anuncios

12 comentarios on “Reflexiones hormonadas”

  1. evelina dice:

    Excelente reflexión Carola siempre tan acertados tus escritos. Felicidades!

  2. edelis garcia dice:

    CHÁVEZ VIVO EN ESTE MENSAJE CAROLA, ¿DE QUÉ NOS SIRVE LA LEY A FAVOR DE TIEMPO PARA AMAMANTAR SI NO HAY CÓMO IMPLEMENTARLO?
    SE QUEDA EN UN REQUISITO CON EL QUE C CUMPLE Y YA…Y TODO LO QUE RODEA A LA MEDIDA C QUEDA EN EL AIRE…ENTONCES SE VUELVE INAPLICABLE!
    YO LO VIVÍ LO SUFRÍ Y CON UNA JEFE ENCIMA Q CUAL HIENA CON MORBOSA MALDAD PERSIGUÓ E IMPIDIÓ Q EL SAGRADO TIEMPO PARA AMAMANTAR FUERA RESPETADO!
    MIENTRAS, ELLA LE DABA TETEROS DE VINAGRE A SUS CRÍAS!!!

    • Teresa Miranda dice:

      Dios te bendiga Carola por expresar de una manar tan pero tan clara que duele; como algunas (muchas) cambian su esencia por una modernidad enferma de machismo. Un abrazo y gracias

  3. Me encantan tus reflexiones… sabes que respecto a esto que escribes esta modernidad de la mujer y su consabida influencia e igualdad de género, depende exclusivamente de la capacidad psico-social de cada mujer, y de dejar de ser machistas venezolanas. Es un tanto complejo pero cultural! Ups, me gustaría conversar contigo porque me caes muy bien. Gracias por tus escritos, comentarios, reflexiones, buen humor… Dios te bendiga Carola y que viva Chávez!!!

  4. AMO TUS LETRAS…TU INTELECTUALIDAD…DIOS TE BENDIGA SIEMPRE Y ME PERMITA CONOCERTE Y CONVERSAR DE CUALQUIER TEMA QUE TE AGRADE. UN BESO

  5. María de Lourdes dice:

    Tan sencillo como que el bebé pueda estar con la madre, en un lugarcito acorde, con unas empleadas acordes, pero si todo lo ven como imposibles…si a todo se le busca el pero….y de paso…no hay siquiera Simoncitos suficientes, allí se les podría dar la leche conservada de sus madres, peroooo….ya por estas fechas empieza el peregrinar de las madres buscando cupo, no hay en preescolar y menos en simoncitos, son pocos y están copados. Falta mucha planificación, organización y concreciones, el sistema educativo no está dando las respuestas necesarias…Gracias Carola por tus edificantes letras…

  6. Somos mamìferos, como los delfines, los perritos ect.Las tetas, tan dìvinas ellas, hoy son victimas de los bisturìes para hacerlas màs apetitosa a los machos, de acuerdo, es vàlida la opciòn, explotadas sexualmente, conozco un chico que se hormonizò y las tiene como la innolvidable Jane Mansfield y cosa curiosa, derraman leche que se pierde en apuestas de bar, comprobando la veracidad de tan extraño suceso.Muchas historias giran alrededor de ellas, retomando el hilo del tema hay que amamantar a los niños, crecen hermosos y aprenden a hablar antes de los ocho meses..

  7. Omar dice:

    De aqui parte que no me equivoque al retirar a mi esposa de SU trabajo para dedicarse a NUESTRA barriga y ahora a su comidita (teta). Si, se a puesto dificil el bolsillo, mas al comerciante que se le pudra todo lo que a AUMENTADO. Yo sigo velando, buscando y encontrando alimento para la familia que crece. Gracias a que trabajo en empresa DEL ESTADO y estoy agradecido con el gobierno que tanto a hecho por nosotros. Gracias a PDVAL, Bicentenario, MERCAL. Yo si reconozco y aplaudo la labor de Chavez y nuestro nuevo Presidente Nicolas. Saludos Camarada!

    • Carola Chávez dice:

      Estimado Omar, todo muy bonito menos el comienzo, mi amigo. “Yo, hombre, retiré a mi esposa de su trabajo”. No sería mejor decir que AMBOS tomaron esa decisión?

  8. Yuru dice:

    Soy madre pro lactancia, y mis hijos han sido privilegiados por ello, en una cultura que niega constantemente nuestra naturaleza. Ahora, que el problema se resuelva por una prohibición del uso del tetero, y su consecuente burocratización (¿Cómo se comprará un tetero?, ¿Dónde?¿Habrá que llenar una planilla para sacar un papel para que lo firme un burócrata para que autoricen…? ¿Una madre que simplemente quiera darle tetero a su hijo o hija será multada, irá presa? ¿Y dar el agua en un tetero cuando el niño o niña ya ingiere alimentos, será un pecado?
    En fin, me parece una prohibición tan absurda como si se prohibieran los malos polvos. ¡El problema es de fondo! y hay que trabajarlo más enérgicamente de lo que lo hemos hecho.

  9. Marlene Fernandez dice:

    Excelente articulo como siempre, estoy totalmente de acuerdo, yo mujer estoy a favor de la igualdad pero amamantar a mis hijos no me lo quito nadie, son tres hombres extraordinarios y a los tres los amamante, ese es un placer que no me quito nadie,esa es nuestra naturaleza y aunque es dificil a veces cuando trabajamos, las mujeres estamos hechas para vencer obstaculos y siempre salimos airosas, siempre buscamos la forma,pero hay que hacerlo, benditas sean las madres del mundo.

  10. Amaranta dice:

    Carola, qué forma tan acertada de describir nuestra situación. Con mis 30 y tantos años y dos hijos hermosos amamantados con orgullo, hice todo para no quitarles ese derecho universal a un ser que decidí le daría vida. En el caso de mi primer hijo decidí renunciar a mi trabajo para cumplir con mi anhelada tarea de amamantar. Y en el caso de la segunda tuve la suerte, tal vez, que mis jefes me otorgaban un sitio privado y el tempo necesario para extraer la leche materna para que pudiera almacenarla y que mi nena pudiera seguir tomándola. Luego continué haciendolo al salir del trabajocuando su necesidad de leche materna se ina espaciando. Hemos enfocado mal la lucha. Estoy de acuerdo contigo, no somos iguales no tenemos porqué serlo. Nuestro papel es diferente al suyo. Equivocadas están las que dicen ser iguales. Los derechos esenciales deben ser los mismos. Pero no debe esto masculinizar, nuestro ser esencial y universalmente femenino, con un papel inmensamente importante en el planeta. Besitos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s