Mercados de progreso

20120615-073050 p.m..jpg

La economía de mercado: una verdad incuestionable que debemos aceptar mansitos. Resulta que lo inaceptable es adecuado, decente, civilizado, necesario. Domados a punta de televisión y American Express, tantos terminan tragando con vaselina el cuchillo que los desangra y, para colmo, justifican la hemorragia sin intentar siquiera pasar sus argumentos por el colador del razonamiento lógico.

Humanizado lo inhumano, nos encontramos con mercados que se animan o deprimen cual víctimas de un trastorno bipolar. Están alegres en la mañana de Nueva York, se desploman exhaustos a la hora de la siesta en Madrid para luego despertar, tímidamente, tal vez en Londres, Frankfurt o Japón.

Los mercados se tambalean porque la economía está mal. ¿O era al revés? ¿O era lo mismo? ¡Qué importa! Lo que importa es que necesitan ayuda de los gobiernos y éstos, en una especie del Tongo le dio a Borondongo, dicen que, democráticamente, en nombre de los electores preocupados por la salud de los mercados, y no de esos alborotadores que duermen en las plazas, Burundanga le hincha los pies.

Sonríen los mercados que gobiernan a gobiernos que recortan empleos, beneficios laborales, presupuestos de educación, salud, vivienda… haciendo añicos cualquier iniciativa que pretenda salvaguardar el derecho de la gente a ser gente; necedades que, cual malignas bacterias, afectan la salud de los mercados. Se ahorra en todo menos en sacrificios -de los pendejos, eso sí-. ¿No quieren progreso, pues?.

Tiene el mercado una mano, invisible pero la tiene, y ésta regula el buen funcionamiento de la economía, lo que, según siempre nos dijeron y sin derecho a pataleo, redundaría en la prosperidad para todos. Pero a la mano se le fue la mano y ahora se extiende hacia la gente, sedienta, vampirezca, buscando exprimirle hasta la última gota.

Fíjense que el mercado tiene manos y trastornos emocionales pero se han cuidado bien de no ponerle cara, no porque no la tenga sino por no querer darla.

Como en El Mago de Oz, hay alguien detrás de los mercados, pero no un solitario enano bravucón, sino muchos. Señores encorbatados que creen que trabajar es apostar en la bolsa -casinos de la miseria- a que suba el trigo, invocando sequías, plagas, hasta guerras, pero que suban el trigo y el hambre, oferta y demanda. Financistas que convierten necesidades básicas en inversiones seguras y nos quitan el techo de las cabezas, el agua de los labios, y el pan de la boca y, por no dejar nada, nos quitan hasta el derecho de morir tranquilos, eso sí, pero rumbo al progreso.

Progreso, privatizaciones, mano invisible, liberación de precios, tratado de libre comercio, ¡libertad!, sálvese quien pueda, porque querer es poder, a menos que seas ignorante, niche y resentido, o sea, chavista que te niegas a ver las bondades del mercado.
La economía de mercado: una verdad incuestionable que debemos aceptar mansitos. Resulta que lo inaceptable es adecuado, decente, civilizado, necesario. Domados a punta de televisión y American Express, tantos terminan tragando con vaselina el cuchillo que los desangra y, para colmo, justifican la hemorragia sin intentar siquiera pasar sus argumentos por el colador del razonamiento lógico.

Humanizado lo inhumano, nos encontramos con mercados que se animan o deprimen cual víctimas de un trastorno bipolar. Están alegres en la mañana de Nueva York, se desploman exhaustos a la hora de la siesta en Madrid para luego despertar, tímidamente, tal vez en Londres, Frankfurt o Japón.

Los mercados se tambalean porque la economía está mal. ¿O era al revés? ¿O era lo mismo? ¡Qué importa! Lo que importa es que necesitan ayuda de los gobiernos y éstos, en una especie del Tongo le dio a Borondongo, dicen que, democráticamente, en nombre de los electores preocupados por la salud de los mercados, y no de esos alborotadores que duermen en las plazas, Burundanga le hincha los pies.

Sonríen los mercados que gobiernan a gobiernos que recortan empleos, beneficios laborales, presupuestos de educación, salud, vivienda… haciendo añicos cualquier iniciativa que pretenda salvaguardar el derecho de la gente a ser gente; necedades que, cual malignas bacterias, afectan la salud de los mercados. Se ahorra en todo menos en sacrificios -de los pendejos, eso sí-. ¿No quieren progreso, pues?.

Tiene el mercado una mano, invisible pero la tiene, y ésta regula el buen funcionamiento de la economía, lo que, según siempre nos dijeron y sin derecho a pataleo, redundaría en la prosperidad para todos. Pero a la mano se le fue la mano y ahora se extiende hacia la gente, sedienta, vampirezca, buscando exprimirle hasta la última gota.

Fíjense que el mercado tiene manos y trastornos emocionales pero se han cuidado bien de no ponerle cara, no porque no la tenga sino por no querer darla.

Como en El Mago de Oz, hay alguien detrás de los mercados, pero no un solitario enano bravucón, sino muchos. Señores encorbatados que creen que trabajar es apostar en la bolsa -casinos de la miseria- a que suba el trigo, invocando sequías, plagas, hasta guerras, pero que suban el trigo y el hambre, oferta y demanda. Financistas que convierten necesidades básicas en inversiones seguras y nos quitan el techo de las cabezas, el agua de los labios, y el pan de la boca y, por no dejar nada, nos quitan hasta el derecho de morir tranquilos, eso sí, pero rumbo al progreso.

Progreso, privatizaciones, mano invisible, liberación de precios, tratado de libre comercio, ¡libertad!, sálvese quien pueda, porque querer es poder, a menos que seas ignorante, niche y resentido, o sea, chavista que te niegas a ver las bondades del mercado.

Anuncios

16 comentarios on “Mercados de progreso”

  1. marysol dice:

    Artículo de opinión 5 estrella, buena púnteria ~

  2. Efraín Carvajal dice:

    cada vez que escribes estas vainas tan buenas pienso en mis familiares escuálidos, y ruego: ¡Dios mío, hazme el milagro que lo lean. Yo, que soy chavista, lo leí dos veces porque me llegó repetido.

  3. enriquedomingo46@hotmail.com dice:

    CAROLA ,LA FANTÁSTICA

  4. Jorge H. Barbich Duprat dice:

    Aún, el mercado me permite tener internet, pagarlo religiosamente para comunicarme desde mi casa con aquellos que quiero y no quisiera. El mercado me impide areglar el auto, la lucecita roja que no se que carajo ilumina no se apaga, pero…no tengo plata para ir al mercado a averiguar cuál es el daño en el auto y pagar la reparación.
    El mercado es el que me obliga a pagar la menusalidad a la emisora de radio a donde desarrollo mi programa, y si no pago no salgo, porque el mercado me lo impide…otro gastaría lo que yo en el mismo horario y ocuparía mi lugar.
    El mercado me impide comprar una camioneta de trabajo, primero, porque no hay, parece que las fábricas de automóviles no construyen vehículos, segundo, porque son tan caros, dos o tres veces más que en Colombia o Argentina, pero, el mercado es así, caro, escaso, inexistente y no lo compro.
    El mercado me impide conseguir cemento, cabilla, tripa e’pollo para hacer un frisito, una pared, reparar un muro de un cliente, porque de eso vivo, no del periodismo, sino del mercado del que gasta para arreglar su casa, su techo…impermeabilizarlo, sin embargo, el mercado me dice que no hay lo que necesito…eso sí, el mercado tiene un rostro…lo veo todos los días…los que se llevan los artículos de consrucción hacia Colombia o lo acaparan, y lo venden más caro, o se llevan el aceite, el arroz, la harina de maíz, la de trigo, las latas de atún barato, de sardinas, los paquetes de leche. Los montan en sendos camiones y gandolas y como buen mercado corren por las autopistas, carreteras y senderos escondidos hacia Maicao…se roban lo que el estado trata de brindarme a buenos precios.
    El mercado son los seres humanos que no han cambiado sus ideas, por eso siguen siendo mercado, siguen siendo esclavos del mismo mercado…aunque viven…y me joden…viven y arruinan la vida de todos, tienen el perdón de otros mercados tan concientes de la incociencia como ellos.

  5. Oposides dice:

    No hay derecho Carola Chávez. Tus escritos son un abuso. Nosotros los opositores no sabemos nada de eso, solo sabemos que Capriles es flaquito. Opositor Desorientado

  6. *Suspiro* Si asi fueran todas *Suspiro*

  7. karin oropeza dice:

    Excelente Carola; y pensar que dentro de “nuestras filas” también hay muchos entrampados en ese mercado; son consumistas congénitos.

  8. Jaime Chávez dice:

    Coño Caroliña no me jodas que es hoy es sábado y tengo que ir con mi mujer hacer el mercado y vienes tu y escribes esta vaina del otro mercado, no se los plátanos, yuca, papa, cebolla etc etc, serán del mismo mercado? Viste ya me pusiste todo confudio, mejor me voy con los panas y hago un mercado de cerveza, no tampoco porque eso es ayudar a que progrese el mercado de Lorenzo Mendoza, y ahora quien podrá defenderme………. Coño esto también es del mercado televisivo, que vaina todo es un mercado
    Gracias Caroliña por las vainas buenas que escribes
    Un abrazo y un beso

  9. Jaime Chávez dice:

    A se me olvidaba Caroliña a Luis García, y a mas de uno lo tienes en el mercado de los suspiros.

  10. Con mucha razón #CristoJesús había sacado al mercader del templo a palo limpio, acción que demuestra su vocación de primer revolucionario universal #HumanistaySocialista, ademas multiplico #PezPanyVino y compartió en #Comunión en comunidad y igual hoy dia hace #CHAVEZLIBERTADORMUNDIAL

  11. Liliam Pino dice:

    Muy bueno, me encanta, me encanta. Yo siempre digo, que hay que resaltar el carácter FUNDAMENTALISTA DE LA DICTADURA DE MERCADO, que no tolera ninguna idea que se oponga a la suya. Es un error creer que el fundamentalismo sólo se aplica a una minoría musulmana, también se aplica al gobierno sionista de Israel y a todo X que no tolera mas que el PENSAMIENTO ÚNICO que ellos imponen, a través de los medios de comunicación, sus voceros mercenarios, según el cual el mercado (su dios), es el que todo lo puede y el que todo lo sabe.
    La cuestión no es que no haya mercado, o capital, el asunto es, que este o estos, estén al servicio del hombre y no al revés, que es el hombre el que está esclavizado al servicio del mercado y del capital, tal como éste lo dicta, en nombre de la “libertad”!!!

  12. aida piñero dice:

    Excelente… Tienes el don de describir las situaciones cotidianas de forma muy elocuente… Te admiro!!

  13. Yolanda dice:

    Hay Carola, que cosa estamos atados a los mercados, cuando escondieron los alimentos para presionar q habia desabastecimiento nos dejo una moraleja “año 1989” Desde entonces los alimentos y los mercados han sido elemento de presión y de hacer politica. Despues de 2002 hubo de importar para abastecer a los que no quisieron producir por no estar de acuerdo con las politicas del gobierno. Dijeron: “cierren todo, abajo santamarias” Será q hoy nadie se acuerda q quebraron varias empresas…por essa razón. Una de ellas fue explotar las refinerias para hacer las grandes colas en las gasolineras. Habrimos un mercado nuevo”importar gasolina”… 2012 y la gente sigue comentando no hay nada en los mercados..los productores privados en su mercado, las ganancias tienen q ser full superavit sino es asi, no produzco. No ven todavia q Vzla cambio q la demanda aumentó,aumentó la población, mucho más gente posee vehiculos..Hay mercado para abastecer esos mercado y producir producir,,si hablan de ganar ganar q esperan. Cuando esconden la Harina Pan provoca escribir..”sueltenla pa* q se defienda” Carola tienes q ir más a la Tv tus escritos tambien deben ser oidos….y expliques como los mismos mercados en Europa se estan aplicando su eutanasia para repartirse despues el espacio geográfico en el mundo, con la ayuda del otro gran mercado q tenemos más cerquita..!!

  14. jose berroteran dice:

    jajaja que vaina camarada estamos rodeado menos mal que tenemos al comandante que cada día nos va abriendo el camino, solo que estamos acompañado de una pila de pirañas disfrazadas que no pierden oportunidad para pescar en rió revuelto, pero ya iran cayendo….viva la patria….!!!!

    • José teneis razón, hay pirañas rojas rojitas que quieren ser más chaviztas q chavez…o peor aún son chaviztas sin chavez…y reman pa otro lao, el suyo propio, no miran que si pertenecen a un partido(PSUV) y siguen a un líder, no pueden ir en contra de las directrices que se originan en una estrategia política, entonces vemos como gracias a sus gestiones grises (empresas básicas) los votos para la misión 7-0 puedan estar en peligro, gente resentida, descontenta, que decide equivocadamente no votar!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s