Soy feliz en Caracas

Y uno llega a Caracas y la vida se hace intensa. Taxi, a FILVEN por favor, y me encuentro en plena autopista de Prados del Este conversando con mi amigo taxista sobre La Caverna de Platón y luego un poco de Gramsci, cortesía de la Universidad Bolivariana. Así empieza la plenitud de mis días caraqueños.

No ha abierto FILVEN y decenas de niños de distintas escuelas se preparan para recorrer la feria con sus maestras. Pasa una muchacha disfrazada de oso seguida de una abeja y un extraño payaso, los niños ríen alegres y yo, contagiada y conmovida, me río con ellos. Faltan diez minutos para las diez y ya hay gente esperando encontrarse con sus libros, sus autores, sus amigos, porque en la feria todos somos amigos, y uno habla, y se toma un cafecito con uno de “esos viejos amigos que hasta ahora no conocía”.

En FILVEN un encargado de mantenimiento y limpieza me invita un café y habla de libros de los que leyó y los que espera leer. Me guía por la feria, me recomienda lecturas y la Kiki, siempre caminando a mi lado, no puede creer que el señor que limpia sepa tanto, cosa peligrosa, pensaría la Kiki si la Kiki pensara como Marifer Popof, pero la Kiki no piensa, ella imita.

Es un peligro que el pueblo lea. Un señor de limpieza lector ya no será un barrendero llenándole el bolsillo al dueño de la empresa de mantenimiento. Un señor de limpieza lector hace una cooperativa y consigue el contrato para mantener su Feria del Libro limpiecita y lo hace con gusto. El señor de limpieza lector entiende y ya no se deja explotar… ¡Oligarcas temblad!

Pero ni FILVEN dura todo el año ni Caracas es solo FILVEN, además que la responsabilidad me obliga a salir del paraíso literario y correr a la Plaza Bolívar, a mi periódico querido, a escribir la crónica que ahora están leyendo. Menos mal que existen obligaciones como esta, que además de ser deliciosas, te llevan a caminar por el Centro de Caracas, a ser un poquito irresponsable y demorar la llegada tomando un chocolate espesito, de esos que se beben con los ojos cerrados, como para retener el momento, como para atrapar la felicidad con las pestañas apretadas.

Una risa de niño me hace abrir los ojos chocolatosos y entiendo que la felicidad no se va, está ahí en plena plaza, en las calles, en la gente que camina por sus calles hoy preciosas, caminables, por su Caracas amable.

Caracas cambia y recupera la belleza que le robó la desidia, la mezquindad de quienes pretendieron venderla como chatarra para luego resentirla y soñar con vivir en Miami. Pero Caracas, como siempre, resistió, los caraqueños resistimos, y nos levantamos. Y yo caraqueña, que nunca ha podido vivir demasiado tiempo en mi ciudad adorada, celebro estos poquitos días intensos tecleando mi felicidad con la piel de gallina, y los ojos aguados escondidos detrás de una sonrisa.

Soy feliz en Caracas.

*Foto: Roberto Hernández Montoya

Anuncios

13 comentarios on “Soy feliz en Caracas”

  1. Oposides dice:

    Carola, estas equivocada. Insisto, en los tiempos de la nuestra democracia (la verdadera) si se leía. La gente iba con su Gaceta Hípica en el bolsillo de atrás del pantalón, recuerdas. Y mataba dos pájaros de un tiro, leía y estudiaba (las carreras) Que tiempos aquellos

  2. Alida dice:

    Gracias por escribir de esa manera refrescante d nuestra Caracas, y como no amarla, si por fin le estamos haciendo cariñitos. Yo también amo a Caracas

  3. Lagunita Express dice:

    Al Fil ven mis ojos la feria a trav’es de los tuyos…gracias camarada!

  4. domenica dice:

    Así es Carola te felicitos por esto ya que muchos no aprecian lo bonito y todo lo que se ha mejorado en esta ciudad .

  5. Jorge H. Barbich Duprat dice:

    Carola, vos estás feliz, saltas de la alegría, hasta algunos se sonríen discretamente, como si no deseara, que se les notara, pero…los dos parecidos, los dos similares, los dos flacos, delgados, altos, de espaldas al objetivo, están serios…serios…¿flema inglesa?, quizás de flaco o de caraqueño.

  6. YIMBERT dice:

    señora carola, sencillamente usted es un “caballo de troya”

  7. Excelente Carola, ahora Caracas renació como el Ave Fénix. Gracias por escribir de esa forma tan magistral. Saludos y Éxitos.

  8. rosi dice:

    Excelente aunque no pude asistir por vivir en Mérida los comentarios estubieron excelentes.
    Cuanto nos gustaria que aqui en Mérida se hiciera o en todos los estados seria perfecto

  9. Omar dice:

    Como dijo un compañero en mi trabajo….”… necesitamos gente ignorante que haga su trabajo, ahora todos quieren estudiar y ninguno quiere limpiar los equipos…”… Si supiera que esa aberracion de “no querer limpiar los equipos”, por haber estudiado, fue IMPUESTA. Se hizo costumbre. Necesitamos gente LETRADA y con deseos de ESTUDIAR y que siga LIMPIANDO, DESARMANDO, ARMANDO, CREANDO, DESARROLLANDO, SEMBRANDO…. ya saben, ando mesjmo!!!! Mucha Felicidad Carola….. alegria a todos compañeros, a votar y a hacerlo EN MASA y demostrar que el amor puede mas que el desprecio y el odio.

  10. magali dice:

    Disfruto muchísimo, de lo que escrobes. Excelente que hayas decidido, salir de tú Margarita y compartir con nosotros, esa forma tan amable y jocosa, a la vez muy seria, de ver la vida. Este momento histórico, Gracias Carola, por ser tan bella, tan fresca, tan tú, o se hello, tú sabes

  11. Eloy Blanco dice:

    A CORRER MARIFER Y LA KIKI , QUE DE LAS CUMBRES LLEGO LA PLUMA FRESCA DE CAROLA ,

  12. Úrsula dice:

    CAROLA ” SAIMETICEMOS A HIDROLAGO” PLISSSSSSSS!!!!

    Mi admiradísima Carola: Lo que aqui expresaré no tiene nada que ver con la bella caracas, pues vivo en Maracaibo…pero me contenta que estés tan feliz.
    Siempre te leo y disfruto mucho (no sabes cuanto) con tus reflexiones tan necesarias.
    Esto tiene q ver con mi mala suerte, con eso de llegar tarde a todas partes. Debo tener un problema de existencialismo recurrente con eso del agua, .en mis vidas anteriores debí haberle negado el agua a mucha gente, morí ahogada o tuve un yate.
    De pequeña me tocó cargar baldes de agua con un palo en mis hombros desde una pila hasta mi casa, tengo 60 años y ya llevo 10 comprando el vital liquido ininterrumpidamente a los camiones cisternas. Te escribi un Twit, con el mismo tema hace unos dias y justo ahora la tomaron estos escuakas con el tema del agua-… me dije Q Molleja!!!!… lo que me faltaba… otra vez inoportuna.
    Pero bueno,ya estoy aqui, he leido a carola pidiendo , q digamos las cosas, en aras del mejoramiento de nuestra administración pública, y ofreciendo su ayuda… bueno por aqui me meto como una espinita, después de haber pasado por las protestas, los reclamos directos, las negociaciones para pagar la deuda acumulada de un servicio q no tenemos, la recolección de firmas, las mesas técnicas de agua y demás exceteras….Se dicen muchas cosas… que si es la gobernación, q si es la alcaldia que cierran las válvulas que si los dueños de los camiones trabajan en hidrolago, en fin yo no sé… Yo solo quisiera que a mi vecindario llegará el agua aunque sea una vez por semana,,,, ve que molleja!!!!
    Mi nombre es Úrsula Älvarez. y vivo en la segunda etapa de la urb la victoria al noroeste de maracaibo.
    Gracias por existir, por hacer lo que haces. SOS

  13. Néstor. dice:

    Saludos Carola. Cortito este comentario; Es que, como quisiera yo. Que por lo menos un 50% de los trabajadores del pais se nutrieran de la LOT, sobre todo ahora que viene una nueva ley de la mano del comandante, que me la figuro Socialista. No me olvides y te agradezco me sigas mandando tus comentarios sin anestesia. Besos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s