El sueño de Pablo Pérez, tu peor pesadilla


Hasta ahora, la mayor virtud de Pablo Perez fue su silencio. Le favorecía la duda, ese no decir nada mientras María Corina pujaba llantos, fingiendo preocupación por las principales víctimas del sistema que ellas misma defiende. Pablo en distante mutismo mientras Capriles Radonsky balbuceaba incoherencias vacías como su mirada, mientras Leopoldo López se convertía en comiquita de Facebook y Ledezma suplicaba a Ramos Allup… Pablo Perez en silencio parecía poder ser distinto…

Calladito Pablito clavó un clavito -perdón- un puñal en la espalda de Manuel Rosales, su maestro -¡Vaya maestro!-, y calladito se ubicó en los primeros lugares de la preferencia de una oposición atiborrada de aspirantes pero huérfana de opciones.

Hubo entre la gente pensante de este país una mínima esperanza, un ingenuo deseo que no se les iba a cumplir: Que Pablo no fuera un Rosales más joven. Que resultara un elocuente político con una visión alternativa, clara y coherente, eso sí, capitalista, plis, porque a la gente pensante le choca el comunismo. Que fuera un mentiroso hábil, que incluyera al pueblo solo de manera retórica, como debe ser, y que no viniera con babosadas como de Barrio Adentro, Canaimitas, Mercal y Misiones de todo tipo, beneficios para gente que, según los expertos opositores, no merece y no sabe valorar ese tipo de cosas, por lo tanto invertir en ellos es un despilfarro.

Pablo mudo habría sido perfecto, pero Pablo tuvo que abrir la bocota. ¿Cómo no hacerlo?¿Cómo hacer campaña sin decir ni pío? y más aún: ¿Cómo decir pío sin meter la pata cuando su mentor ha sido Manuel “Canto de Ballenas” Rosales? La gente de la oposición, otra vez, estaba pidiendo peras al “horno”.

Pablo, haciendo honor a su traicionado maestro, propuso acabar con este comunismo que tiene a Venezuela sumida en un caos de récord de viajeros en el aeropuerto de Maiquetía, de centros comerciales epidémicos, donde no cabe una camionetota más, donde para los restaurantes súper fashion y súper caros siempre es viernes. Este país de universidades gratuitas donde pululan los estudiantes manos blancas, soldaditos de la NED… Y no hablemos de los índices de inclusión social porque el mundo opositor prefiere lo exclusivo.

Pues Pablo dijo basta y quiere dar un giro copiando los modelos ¿exitosos? de Chile donde, según su presidente ”Nada puede ser gratis” y “la educación gratuita atenta contra la libertad”; y de España, un estado donde falta el dinero y sobran los indignados. Solo le faltó a Pablo incluir a Grecia en su paquete -neoliberal- pero no lo hizo porque lo único que sabe de este país es que ahí, hace dos mil años, nació Montesquieu.

El sueño de Pablo sería la peor pesadilla de una clase media globotizada que no sabe lo que tiene y que apuesta a perderlo todo.

 

 

 

Anuncios

3 comentarios on “El sueño de Pablo Pérez, tu peor pesadilla”

  1. Brillante y entretenida, como de costumbre

  2. Angel dice:

    Tan chévere que Pablo hubiera emulado “El Diente Roto” de P. E. Coll. Si tan sólo no “juera” hablado…

    Mil besos, Carolita


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s