Como el Orinoco

         Hace unas semanas vi el Orinoco por primera vez. Uno sabe que el Orinoco es un río grandote, estamos cansados de verlo cruzar el mapa de Venezuela de lado a lado. Uno sabe que está ahí aunque nunca lo ha visto, está ahí…


Pero verlo no es cosa simple, al menos no para mi: Iba yo a no sé cuantos mil metros de altura en un avión rumbo a Buenos Aires, cuando se me ocurrió mirar por la ventana y ahí estaba -¡carajo!- El Orinoco en persona, mejor dicho, en cuerpo de agua; inmenso, torciéndose, regando arenales sobre lo que supuse, a puro ojo, era el estado Bolívar.
Con la nariz pegada a la ventanilla sentí que algo se me inflaba en el pecho y no me dejaba respirar. Era el orgullo, era eso porque supe, apenas lo vi, que ese río poderoso, imponente e indomable era nuestro, y eso me hizo sentir un poco como el río. Entonces tuve que reprimir unas incontenibles ganas de levantarme y cantar el himno nacional a todo gañote en medio de angosto pasillo, interrumpiendo el paso de viajeros que, ajenos al torrente de emociones que causa la visión del río, se abrían paso con cara de yo no tengo de ganas de ir al baño. Por eso, y porque temo a las nuevas regulaciones antiterroristas que prohiben todo, me conformé con tararearlo en voz bajita mientras me alejaba, viendo cómo unas nubes se interponían entre mi río y yo.
Mi río, mi país, mi emoción, mi nudo en la garganta. Mi alegría, mi lucha… Mi rabia, mi incapacidad de comprender el desamor, el desarraigo que algunos cultivan con esmero, mirando hacia el norte que todo les niega y negando a su tierra que todo les da. Insignificantes personajes que rechazan ser como su río y se degradan voluntariamente a servir como títeres desechables en el grotesco teatro -de operaciones- que los gringos nos quieren montar. Diputados que apoyan ataques a nuestra soberanía, electores que los pusieron ahí y que hoy, como si no fuera con ellos, no dicen ni ñe.
Mudos que callan y otorgan a la luz opaca de Globovisión, donde Leopoldo o Nitu les reafirmarán que ser gringos es chic, que Venezuela es nice pero que le sobra el pueblo, que para colmo, quiere poder y tiene voz y voto, y así no se puede. De modo que a la gente decente y pensante no le queda más que conjurar golpes, catástrofes, un bombardeo, plis, lo que sea necesario para quitar del medio el estorbo de un pueblo que aspira a la grandeza.
Y así los encuentra el sueño, o la pesadilla, arrullados por la voz de Maria Corina Machado con la promesa de recuperar al país para entregarlo -¡por fin!- a manos foráneas y, por ende, aptas. Entregar el río y a su faja petrolífera, entregar todo como hace tiempo entregaron el alma y el orgullo. Pobres ilusos: como si fuera fácil entregar el país de un pueblo inmenso, poderoso e indomable como el Orinoco.

Anuncios

9 comentarios on “Como el Orinoco”

  1. Me supongo que sera lo mismo que les pasa a esos carajos que los denominamos apátridas.pero que en el fondo esos carajos llevaran ese karma de estar lejos de su terruño..por ejemplo cuando oigan un alma llanera,un calipso, o como dices tu a hora les toca ver el orinoco solo en fotos,,,etcétera,digo para los que de verdad quieren la patria..suena contradictorio por que si de verdad querían la patria por que cayeron o se dejaron sodomizar por los vicios el capitalismo y hoy andan huyendo osea una "doble moral"supongo yo coño mi patria..pero que sabroso son los dolaressaludos un abrazo

  2. Anonymous dice:

    Gracias Carola por la reflex`´on, por el Río, por la Patria Renacida. UN ABRAZO.pessoa1961@hotmail.com

  3. Soy un hijo perdido de ese río, muy bonitas tus palabras…

  4. Anonymous dice:

    Volando a Buenos Aires conoce el Orinoco….que patriótica!!!

  5. Anonymous dice:

    Me gusta este artículo, tiene alma, gracias Carola…

  6. lob_lect dice:

    Que bonito artículo! Sé que la oposición en todo gobierno es necesaria pero, porqué estos hijos de la oscuridad se empeñan en no reconocer lo bueno que se hace? Lo nacional no les enorgullese lo suficiente como para que dejen de entorpecer cada cosa lo que pueden? Da tristeza pero hay que trabajar para que ellos no vuelvan a enturbiar nuestro pueblo. Por cierto, FELICITACIONES por el premio, y por la llamada!!

  7. Anonymous dice:

    CAROLA DE VERDAD NO LLORE POR QUE ESTOY EN EL TRABAJO, JAJAJA, QUE EMOTIVAS PALABRAS, TE IMAGINE EN ESE AVION RODEADA DE ESCUALIDOS Y TU CANTANDO EL GLORIOSO HIMNO NACIONAL, OJALA ALGUN DIA PUEDA TENER ESA VISTA DESDE EL AIRE PARA SENTIR LO MISMO QUE TU, TE DESEO LO MEJOR Y SISGU SIENDO TAN "CAROLA"

  8. Anonymous dice:

    QUE ESTUPIDO ES COMENTARIO DE " VOLANDO A BUENOS AIRES QUE PATRIOTICCA" NI QUE HUBIESE DICHO ESTADOS UNIDOS, BUENOS AIRES CAPITAL DE ARGENTINA ES OTRO DE LOS PAISES DE IZQUIERDA DE NUESTRO CONTINENTE. QUE ESTUPIDEZ DE COMENTARIO ESE JAJAJA

  9. Carola dice:

    Y más allá: Buenos Aires, Argentina, es parte de nuestra Patria Grande.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s