¿La hora menguada de Escarlatina?





Vivimos momentos incómodos para quienes creyeron, y no sin parte de razón, que bastaba una gorra roja y un montón de frases hechas para lograr altos cargos, llenitos de privilegios, dentro del partido del pueblo y de la revolución.
Venimos luchando por darle vida a un partido que por momentos, muchos momentos, sentimos que nació barrigón y ni que lo fajen chiquito. Un partido que, cual rebatiña de piñata, fue acaparado por dirigentes que de populares tienen lo que yo de bailarina rusa. Personajes rojísimos que se aferran a sus cargos como quien se aferra a la vida, y no para hacer la revolución, sino para asuntos menos heroicos. Ha sido doloroso ver a mi Presi levantar las manos de esos secuestradores del poder popular, y ha sido nauseabundo votar por candidatos que parecían adecos del clan de Rosales, tanto por su conducta como por su opacidad intelectual. Ha sido duro pero seguimos de pie porque sabemos que sabemos y que Chávez sabrá.
Y de pie recibimos las cinco líneas estratégicas que lanza mi Presi quien, después de otras elecciones no tan gloriosas y de un aguacero que tantos ranchos y velos tumbó, parece empezar a comprender lo que hace rato el pueblo comprendió y de muchas formas le trató de expresar.
Si para la militancia de base las lineas estrategicas son la reivindicación de sus reclamos siempre ignorados por dirigentes sordos, ciegos, pero nunca mudos; para estos últimos, las mismas son lo que llamaría mi abuela: “cuchillo pa’ sus pescuezos”.
Esta semana gocé con Escarlatina Rojas Bermellón, hecha un ocho, hablando de cómo había que acabar con el personalismo y el burocratismo, es decir, acabar con ella misma: la de la vallas gigantes en las que recuesta su rostro terso contra el cachete varonil de mi Presi por obra y gracia del photoshop, que no solo borra arrugas sino que acerca al poder. La de los autobuses que no se llaman autobuses del Municipio Tal sino que se llaman “Escarlatina, la revolución hecha mujer”. La dueña del revolucionómetro, la que no dudaba, hasta ayer, en caerle en cayapas institucionales a quien osara mascullar una crítica, por muy constructiva que esta fuera. 
Esta audaz neo Blanca Ibáñez, con las cinco líneas estratégicas apuntándola como flechas, pretende hoy interpretar para el pueblo -siempre bruto, sabrán ustedes- las palabras de mi Presi, cuando han sido ella y sus secuaces quienes nunca entendieron, o prefirieron no entender. La vemos repetir al caletre frases que la acusan sin poder evitarlo porque de no hacerlo, cree ella, se le notarían costuras que hace siglos todos vimos.
Así como sucedió con los dinosaurios y los adecos, parece haber llegado la hora de Escarlatina y su especie. Eso, o le llegará la hora a la revolución.


Anuncios

6 comentarios on “¿La hora menguada de Escarlatina?”

  1. "Eso, o le llegará la hora a la revolución"Cómo una frase tan pequeña engloba un análisis tan grande.Esas 5 líneas estratégicas han marcado un antes y un después. Para quienes no tenemos otro país ni otra revolución ha llegado el momento incluso de aplicar el 350 dentro del movimiento Bolivariano."Si los neoadecos no nos respetan, Lucha Armada y Tribunal Popular, carajo"Mil besos, CarolitaAngel

  2. Hola, Carola… Siempre atinada. Aquí en Los Teques la pseudo dirigencia del PSUV nos envía "tareas": a contestar unas preguntas y enviárselas casi que por correo. Pero, al igual que Ángel y la sentencia última de tu frase, estoy convencida que la hora de revolución llega cuando las máscaras caen, y la de los opositores nos son harto conocidas. Las que más nos lastiman ahora son las de los traidores. Sí, si no es posible enrumbar la nave, llegará la hora de la Revolución, sin enmiendas ni rectificaciones institucionalistas, con la fuerza arrolladora del bravo pueblo.

  3. cclaceibita dice:

    Esto no solo se ha dado en todo el partido donde se acomodo el Adeco mas recalcitrante apoyado por alcaldes Rojos Rojitos pero con Corazon Verde,donde tenemos representantes o voceros del PSUV que les gusta chapear al mejor estilo ADECO y valerse se una franela para seguir abusando eso sucede en TABAY Merida

  4. Carola querida, los escuàlidos son una vaina, leí una entrevista a mi pana Francisco Suniaga y la periodista le preguntò si habìa ido a la Feria del libro y él contestó que no fué a la de los Caobos porque era "sesgada y excluyente…" y entonces se fué a una en Chacao más pequeña pero blá, blá, blá…que vaina, y estos son la oposiciòn inteligente…que queda para Stálin y Ledezma

  5. Anonymous dice:

    Hola Carola, este mensaje va para su amiga Escarlatina Roja Bermellon de Izquierda. Soy un participante de una Misiòn (Cultura) y quisiera hacerle llegar un correo q quizà le sirva de "insumo" Pero su visiòn, O la de ella, sobre el asunto q se plantea en ese correo serìa una herramienta que quizà ayude a muchos (incluyendo,e a mi) a entender ciertas cosas. Creo q la ironìa enseña màs q muchas otras tècnicas de estudio, al menos hace comparar, contraponer posiciones. Si acepta, puedo usar el correo jpacheco922@yahoo.com Me tardo en responder… hasta hoy tengo Internet ….

  6. Gerardo dice:

    Le confieso que hasta ayer, cuando la vi y escuche en la entrevista con ese gran periodista venezolano que tanta falta hace en VTV (y volvío…), me resultaba "desconocida", aun cuando la primera vez fue en el programa de los Roberto y me pregunté quien era (disculpeme la falta). Así conocí también a "Escarlatina". Lo tratado por ustedes en la última parte de la entrevista (que fue la que pude ver por encender un poco tarde), y con la suma de los aportes del Presidente, ha de ponernos a reflexionar. Escarlatinas y escarlatinos tenemos por todos lados. Esas(os) que poco salen de SUS OFICINAS a las marchas; Y todo por temor a la lluvia. La Razón? Es que se destiñen y comienzan a mostrar su verdadero color: rosado jipato hasta convertirse en blanco; o (cosas del espectro cromático) verde "a zu lado" en permanente contubernio de 40 años. Escribo desde Carache, donde un Alcalde "Escarlatino Rojo Bermellón" sólo deja ver su rostro al lado del presidente o del Gobernador (Gracias al Photo Shop, como usted lo dice en alguno de sus escritos) en enormes vallas o pancartas, aunque también (pero sólo) en el camión recolector de basura (el lugar más adecuado para él?). Y es que esta revolución ha de ser rojita de corazón y no de color rojo; ha de ser de empeño por transformar y multiplicar más no de empeñar para restar (y saquear) el poco patrimonio que la suma de 40 años de bipartidismo nos dejó. gaperdomo64@gmail.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s