Las desventuras de Guillermo narradas por una señora en el supermercado







Atravesado el carrito en medio de pasillo de lácteos, enredada con el Blackberry y un pedacito de pecorino importado, así la encontró la glamorosa y mayamera Olguita Rojas, y yo con esta franelita y a punto de devolver este queso carísimo que… Hello Olgui!
Aquí mi amor, comprando un pedacito de queso importado porque algún gustico se tiene que dar uno para soportar este infierno rojo que nos engulle. Si, my friend, es que uno no sabe cuándo es que le va a tocar. Fíjate en el pobre Guillermo… ¿Cómo que qué Guillermo? Zuloaga, gafa. Es que de tanto verlo, de tanto compartir sus angustias terminé por considerarlo como de la familia. Así como lo dijo aquella periodista de Globovisión, y no te voy a negar que se me aguaron los ojos cuando la oí, pobrecita. Porque la gente decente vive, trabaja y lucha para llegar a ser como Guillermo, así que pensar que Guillermo es uno más de nosotros hace más llevadera esta agonía cubano-apocalíptica.
¿Porque quién empezó, ah? Porque el loco ese pretende tratar a un Zuloaga de tu a tu y de paso secuestrarle sus camionetas y animalitos disecados, invadiendo la lujosa y privadísima propiedad de este venezolano que lleva más de cuatrocientos años viviendo en nuestro país…
¡Ay Olgui! Es que me da no sé qué con el pobre Guille y con los americanos, Olgui, tu sabes bien que esa gente es tan ordenada: los ricos con los ricos, la chusma con la chusma, como debe ser, amiga, porque esa merienda de negros que quieren montar en mi bello país… ¿A donde va a parar todo esto? ¿Los has visto tomando whisky 18 años y viajando al exterior? Y uno sin cupo y sufriendo una horrenda escasez de whisky porque estos comunistas ahora les dio por ser iguales.
Para colmo le dicen especulador a Guillermo, sin tomar en cuenta que da empleos en cambio, fíjate, que hasta lo invitaron al Congreso en Washington donde tuvo el valor para denunciar a este paisucho en el que nos tocó por mala suerte, mi amiga, porque hay que ver que habiendo tantos países decentes, incluso algunos tan cercanos como Colombia, viene uno a nacer aquí. Por eso yo aplaudo a Guillermo, porque solo un valiente es capaz de decir la verdad en pleno Capitolio. Que sí, chica, que somos una amenaza para los intereses de los USA, y eso da pena, imagínate, con razón nos niegan la visa de turista, porque al final ¿Qué va a saber ese encantador gringo de la Embajada si yo soy una venezuelan decente o si soy una del montón? Y eso que a uno se le nota que no viene de abajo, pero al final pagamos justos por comunistas.
Besitos que me voy… ¿Qué? ¡My god! Con esto de Guillermo casi se me olvida comprar el quesito… es más, me llevo dos. Chao, amigui, bye bye.

Anuncios

5 comentarios on “Las desventuras de Guillermo narradas por una señora en el supermercado”

  1. PEDRO SOTO dice:

    Al Cesar lo que es del Cesar¿Cuál es el verdadero delito de Guillermo?Que yo sepa, Zuluaga está prófugo por comprar con su dinero camionetas carísimas y guardarlas (engordarlas) para después venderlas más caras a los que puedan y quieran comprarlas.Yo gustaría saber si se le movió un pelo a los que malversaron y despilfarraron fondos públicos con la pérdida de miles de toneladas de comida en el caso PDVAL?En los primeros días de diciembre serán 6 meses que se pasaron y hasta ahora no hay ningún esclarecimiento cabal por parte de las autoridades. Ni del ejecutivo, ni del judiciario y peor del legislativo. Siendo que desde octubre de 2008 AIPO ya denunciaba: ¡rolo de guiso en PDVAL!http://www.aporrea.org/imprime/a64908.html¿Será que algún día vamos a tener una respuesta plena? O este será más un misterio sin solución?Supe que ya no hay ni vestigios de los contenedores, ¿Será que la documentación correspondiente corrió la misma suerte?.

  2. Gervec dice:

    ¡A dios carajo! ¿Este no será el Soto de plaza altamira? El problema Soto es que la noticia de los directivos de pdval que están presos y van a ir a juicio, no la vas a ver por globovisión ni el nazional ni universal etc etc etc

  3. Gervec dice:

    Antes de que me corrijan por cierto es "adiós carajo" o pudiera ser "ah dios carajo" pero bueh… q va a saber el coronel soto de esa vaina. Saludos Carola.

  4. Si el ilustrérrimo dotol suloaga trae limusinas de 20 metros de largo con SUS reales de él y se la vende a cual sea el precio a cualquier miembro de la nobleza tropical que desee comprarla, pues eso es un pacto entre rufianes que a nadie puede ocupar.Pero si el Ínclito dotol suloaga utiliza los dólares de CADIVI cuya diferencial la paga el petróleo que es propiedad de todos los venezolanos, para luego inflar el precio 4 ó 5 veces a su exclusivo beneficio, pues eso no tiene ninguna diferencia con el atracador que me despoja en la calle, salvo que el dotol usa un papel y éste usa un arma.Sin que importe el estrato social de quien lo haga, defender las rapaces fullerías del guipuzcuano dotol suloaga es, más que un crimen, una estupidez.Mil besos, CarolitaAngel

  5. PEDRO SOTO dice:

    .Lastimosamente en Venezuela existen varios tipos de dólar. Dólar de Cadivi, del Sitme, paralelo, permuta, negro, Maiquetia, Cucuta, etc. Entonces hay varias posibles fuentes para obtener dólares. Yo no sé qué fuente Zuloaga usó para obtener los dólares que pagaron las camionetas.Además, ¿cuántas camionetas encontraron en poder de Zuloaga? 20?…30?…50?Mientras que fueron miles los containers que se encontraron irregulares y millones los kilos de comida que se pudrieron.Aquí yo tengo certeza que fueron dólares de Cadivi que fueron utilizados por PDVAL para superfacturar, despilfarrar y después dejar que se pudra toda esa comida..


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s