Vivir en el infierno como si nada



Menos mal que existe el New York Times para decirnos la verdad. Imagínense: yo aquí, haciendo mi vida como si nada, sin sospechar siquiera que Venezuela es un país más peligroso que el mismísimo, bombardeadísimo, Blackwatereadísimo Iraq. 
Yo, que ayer mismo fui de compras al supermercado de lo más tranquila, furiosa, eso sí, por el precio de las verduras. Inocente, creyendo que el especulador precoz es la amenaza más horrenda contra nuestra supervivencia, sin pensar en esos terroristas suicidas que se explotan, casi a diario, en los mercados iraquíes a las horas de más bululú.
Al inocente lo protege Dios, decía mi abuela. Debe ser por eso que pude comprar mis tomates y regresar a casa ilesa, con la cartera magullada, pero ilesa. Regresé rumiando la certeza de que un kilo de cebollas no puede costar veintiocho bolívares, pero entera, sin que me ametrallara una amable patrulla de mercenarios -perdón- contratistas de esos que, desde sus alcabalas, tienden a convertir a inocentes familias en daños colaterales en nombre de la democracia, la libertad y la ley oferta y demanda.
Increíble que no me diera cuenta del peligro que corremos en este país que ni siquiera está en guerra. Ayer mismo celebraba los siete años de Barrio Adentro y las más de un millon y medio de vidas que ha salvado mi adorada misión, y me dio justamente por pensar -¡Oh mente retorcida por el comunismo adoctrinante!-  en Iraq, que suma más de un millón y medio de civiles asesinados durante los nueve años de ocupación, sin contar los heridos, ni los condenados a una muerte prematura y lenta, gracias al uranio empobrecido regado, generosa y democráticamente, por los gringos en todo el territorio iraquí. 
El conocimiento libera, o aterra, como en este caso. Aterrados tendríamos que estar los venezolanos desde que supimos la verdad por el New York Times, pero, mostrando serias tendencias suicidas, la gente insiste en pasear por el Sambil. Irresponsables que pretender seguir acabando con los cupos en aviones, ferrys, peñeros, porque no hay guerra que pueda con las ganas de gozar las vacaciones. Madres desnaturalizadas que llevan a sus pequeños a corretear por playas, seguramente, cundidas de minas antipersonales. Idiotas que se tienden al sol a sorber piñas coladas con pitillo y sombrillitas mientras pasa lo que dice el New York Times que pasa. ¿Será que no lo leyeron?
O será que no somos gafos, que sabemos que por más que se esfuercen los malandros, por más que lo diga en NYT, ni de lejos conoceremos el infierno de Faluya. A menos, claro, que los deseos de algunos se hagan realidad y terminemos todos rociados con fósforo blanco made in USA. Solo entonces valdrá la desgraciada comparación de Venezuela con Iraq.
 

Anuncios

2 comentarios on “Vivir en el infierno como si nada”

  1. PEDRO SOTO dice:

    Usted tiene razón. La inflación es mas un tipo de violencia. Es una constante agresión. Es como si nos estarían robando en cámara lenta. Poco a poco, minuto a minuto nuestro salario va siendo corroído por la inflación.Dieciocho por ciento en en 7 meses o 35% en 12 meses es una agresión. El producto de nuestro trabajo, nuestro salario, perdió más de la mitad de su valor desde que fue instituido el Bolívar Fuerte. Con una devaluación de 146% en 2010 no se puede otra cosa.El burocratismo ensoberbecido también es una agresión al país. Los funcionarios públicos se sienten cada vez más dueños de los recursos nacionales que administran. Hasta se sienten ofendidos cuando se los llama a prestar cuentas. Todo administrador público, del primero al ultimo, tiene obligación de prestar cuentas claras y completas. No hay motivo ni disculpa suficiente para esquivarse de su obligación.Como si nada, tenemos que encarar la realidad de frente para poder resolver los problemas nacionales y dejar que los perros ladren.

  2. Anonymous dice:

    Es obvio y evidente que el NYT fue infeliz en su comparación, fue maldad pues.Lo peor es que como no se divulgan los números oficiales entonces se abre espacio para la especulación y la conjetura, muchas veces malintencionadas.¿Cuantos son los asesinatos cometidos en 2009? ¿12 mil? ¿19 mil? ¿15 mil? Nadie sabe. De cualquier manera una cifra enorme para cualquier país.Pero nadie puede negar que corrupción e incompetencia en la policía y en el sistema judiciario son los principales estímulos del crimen organizado, verdadero responsable por la mayor parte de los crímenes violentos. Los mafiosos actúan desfachatadamente porque saben que tienen los medios para mantener la policía y la justicia corrompida y/o amedrentada. También esta falta de información amplia, fidedigna e irrestricta hace que esa tremenda violencia pase desapercibida para muchos de nosotros.De ninguna forma podemos omitirnos y seguir conviviendo con esa falta de transparencia administrativa y ese brutal nivel de criminalidad.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s