Breve nota beisbolera.






A modo de colaboración solidaria, me dispongo a tender una mano a mis siempre desorientados opositores. Es que me he venido fijando que en esto de los lemas no terminan de dar pie con bola, muy a pesar de contar con los servicios de la ARS publicidad, esa que piensa por usted.

No voy a extenderme rememorando viejos slogans porque no se puede profundizar en la superficialidad de un “No es No”, ni mucho menos en un “Se va, se va, se, va” que se fue diluyendo en una permanencia impuesta a punta de votos. Ni hablar de “Con mi Whisky no te metas”…

Voy, en cambio, a ceñirme al presente inmediato del “1 2 3 Tas ponchao”. Quien quiera que inventara semejante grito de lucha no sabe ni de luchas ni de gritos.

Veamos: Para poncharse hay que estar en el turno al bate, para batear debe haber un pitcher, que en este caso no existe porque tenemos un contrincante que espera que el juego se cancele por lluvia, terremotro, invasión extrajera, o cualquier cosa que no dependa de su capacidad de jugar un juegazo porque eso sería pedirle “peras al horno”.

Pero supongamos que el bateador sin pitcher decide lanzarse la pelota y tirarle y hace swing una, dos, tres veces, supongamos que el viento no sopla a favor, que hace calor y tiene el Guri, perdón, la garganta seca, supongamos que, si, que se poncha… ¿Se han preguntado qué inning estamos jugando? Porque el juego sigue y seguimos al bate.

Algunos strikes, sí, pero cuántos gloriosos jonrones.

El beisbol es un deporte de estrategia y habilidad en el que los números tienen un papel muy importante. Saquen sus cuentas, pues, para evitar la recurrente frustración de estar siempre equivocados. Porque las reglas del juego dicen que hay innings hasta el dos mil siempre y tenemos un cuarto bate vergatario. Esto, frente a un equipo contrario sin posibilidad de hit que, en un vano intento de evitar otro doloroso revolcón, deja pasar un referéndum revocatorio, mientras se aferra a la gracia divina de un santo labrador que quita el agua, a unos estudiantes que no estudian y a un canal de tele que nadie ve.

Chávez al bate.

¡Playball!



Anuncios

4 comentarios on “Breve nota beisbolera.”

  1. Compañera Carola: Como usted sabrá en Argentina no le hacemos al beisbol, sí al futbol. Sin embargo, cuando el adversario está perdido, cuando no acierta una, sea gol o corrida, suele invadir el campo, generar un tumulto e intentar que alguien detenga el partido, de lo que sea que se juegue.Ojo con esos, a nosotros nos han robado varios partidos y muchas vidas con ese sistema.Saludos

  2. Carola, empezaste el año "por la goma".Este artículo, la sacaste del campo. Tu extraordinaria pluma la has convertido en un tolete… la bola se va, se va se va….Jonrón Carola, mi querida y admirada amiga.Un gran abrazoAngel

  3. Y lo peor es que apuestan a "ritmos y musicalidades" que fueron usados en el pasado. Las que -vale recordarlo- les condujeron al fracaso y acarrearon dolor y sufrimiento para los venezolanos.Por ejemplo, noten como el "1,2,3, Tàs Pochao", parece emular el "Niun paso atràs, Fuera!"….Les es ùtil entre su gente, sobre todo entre los más mentecorta que que se aprendieron la tabla del 2 con una cancioncita…

  4. Anonymous dice:

    Los dejaste en la entrada del estadio y allí se quedaran hasta que intenten jugar algún día…claro primero tendrán que aprender ….jajjaja buenísimo … karim Torres


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s