Los generadores de empleo.

Hace poco comprendí, gracias a Guillermo Zuloaga, que en Venezuela hay personas que, debido a su importancia, merecen el título de miembros ‘‘Platinum’’ de la sociedad civil: Me refiero los que generan empleo.

Son seres inmunes a la legalidad que, al tener empleados, adquieren un derecho que nadie les dio: el derecho a obviar el estado de derecho. Es así como Zuloaga se justifica diciendo que él especula, sí, pero genera empleos. Y no es el único de su especie. Los tenemos a montoncitos, incrustados en nuestra sociedad en una variada gama de formatos: individual o colectivo, grandes explotadores y pequeños explotadores explotados, estos últimos dignos de profundos estudios debido a las incoherencias existenciales a las que se exponen de manera voluntaria.

Los pequeños explotadores explotados se solidarizan automáticamente con las causas de sus explotadores en jefe, creyendo que de esa manera logran alejarse de los siempre cercanos simples explotados, esos que no tienen con qué explotar a nadie más.

Es así como los grandes explotadores se indignan ante cualquier proyecto de ley que de todos modos no piensan respetar, pero son sus explotadorcitos explotados quienes salen a la calle a luchar contra leyes que los librarían de sus admirados explotadores, cosa que se niegan a permitir. Entonces los ves, mentalmente, solo mentalmente, igualados con sus jefes, convertidos en expertos intérpretes y defensores de una constitución que en su día rechazaron furiosos, como han rechazado cada uno de los pasos que hemos dado hacia adelante.

Hoy, en su modalidad colectiva, los grandes explotadores y su coro de explotaditos con aspiraciones, vestidos de Federación Venezolana de Colegios Privados, en nombre de tantas madres, padres, alumnos y empleados que pueden no estar de acuerdo con ellos, amenazan con el desacato -¡oh sorpresa!- a la nueva ley de educación. Advierten al rrrégimen, desde las cámaras del canal de Zuloaga, que, aún con nueva ley, todo seguirá igual ya que ignorarán sus artículos molestos, aprovecharán los que les convengan discretamente, seguirán exprimiendo los bolsillos de padres y representantes -¡Con mi colegio privado no te metas!-, y fieles a un sistema domesticador de ciudadanos desechables, inculcarán a los niños, como lo hicieron con sus padres, la resignación al tercermundismo y la sumisión ante el poderoso, por que sí, porque ellos generan empleo.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s