¡Con mis hijos no te metas, que para eso estoy yo!

Carlitos y Alejandra se levantan tempranito al son la marcha de Globovisión. Su mamá, nerviosísima, se termina de arreglar mientras Aymara y Antonetti les comentan a los pequeñines que un señor muy malo se los va a llevar a Cuba, lejos, muy lejos, de los brazos de mamá.

Apenas sale el sol y ya los hermanitos están amarrados a la vida en sus sillas de seguridad, en una camionetota que su papá le acaba de regalar a su mami porque la quiere mucho. Lástima que este gobierno se la va a quitar, al menos eso les ha contando Marta Colomina en el trayecto a su colegio, que también se los van a quitar, tal como lo dijo, la otra tarde, el señor que hace run run.

¡Negro tenías que ser! -Grita mamá, con su dulzura característica, a un señor que se le atravesó con una moto. Seguro que era chavista, le comenta Alejandra a su hermano que no le responde porque está pensando si le va a tener que prestar todos sus juguetes a esos cubanos que, según Julio Borges, se van a meter a vivir en su cuarto.

Esa mañana mamá, en lugar de dejarlos y volar a no sé donde apuradísima, se baja en el colegio. Todas las mamás, aunque tienen caras de apuro, se bajan también: el deber patrio llama. Hoy se celebra la asamblea de emergencia que convocan, puntualmente, cada año para combatir al rrrégimen aumentando el costo de la matrícula escolar muy por encima de lo que permite la ley.

Los niños esperan el timbre de la entrada revoloteando cerca las tertulias maternas. – Que ya falta poco, si lo vienen anunciando desde hace diez años, vendrán las hordas chavistas, esos ranchuos niches, you know… Que nos van a quitar a los niños, que le saques la nacionalidad española, que los míos tienen la italiana por parte de su papá. Es horrible, cuando se los lleven ni siquiera les vamos a poder mandar mensajitos por el BB porque van a prohibir el internet y todo lo que se maneje con botoncitos. No quiero imaginarme que se los lleven en julio, mira que ya pagué el plan vacacional…

– Para siempre, se los van a llevar para siempre, ¿O es que acaso crees que cuando me devuelvan a un peluo adoctrinado de veinte años yo lo voy a poder recibir en mi casa como si fuera mi hijo?

– Mamá: ¿me vas a querer siempre? -Interrumpe el pobre Carlitos que, lívido de miedo, aferra sus manitos a la cartera Prada de mamá. Si no te meten a Chavista si, mi amor.

Después de un largo día de colegio, regresa mamá apuradísima y, con la responsabilidad que caracteriza a toda buena madre, los sienta en sus sillitas de seguridad, porque ella sabe bien que el deber de una madre es velar por el bienestar de sus hijos. Una vez amarraditos, pisa el acelerador y sintoniza a Nitu para amenizarles el regreso a casa.

Así se enteran los hermanitos que a su colegio ya no se llamará San Francisco de Asís, que desde mañana se llamará Escuela Popular Comunal Che Guevara. Que los niños van a tener un uniforme nuevo con un sombrerito rojo igualito al que usan los chavistas esos que, de paso, comen niños. Que en lugar de clases de deporte van a tener clases de soldados. Que así como les prohibieron la Coca Cola Zero, les van a prohibir la navidad y la cajita feliz. Que esas hordas de resentidos van hacer muchas cosas horribles, pero los niños no saben si preocuparse, porque tienen entendido que cuando pase todo esto, ellos estarán en Cuba.

A modo de receso en su pesadilla cotidiana, mamá, antes de seguir su camino a no sé donde, deposita a sus retoños en manos de su niñera, una señora contradictoria que tiene cara de ‘‘horda’’, pero parece quererlos mucho, porque nunca está apurada, nunca pone esos programas de terror en la tele y siempre está contenta.

Lástima que a las tardes le siguen las noches, con su Aló Ciudadano; con su Grado 33; con su mami tengo miedo; con su duérmete niño, duérmete ya, que viene Kiko y te comerá.

Anuncios

6 comentarios on “¡Con mis hijos no te metas, que para eso estoy yo!”

  1. Nadi E. dice:

    Me agradó el escuchar que uno de los Robertos te mencionara en el "Como Uds. pueden ver" del 7 pasado y el que te hayas puesto a escriibr en Globoterror. Besos.

  2. Hola Carola. vengo leyendo tus artículos desde que un día X, Vladimir Acosta habló muy bien de tí por algo que escribiste.Desde entonces te leo hasta retroactivo y te tengo en "mis favoritos".Estoy plenamente identificado con tu fondo y tu forma.A mi me gusta escribir pero el tiempo no me da.Por suerte estas tu, desde tu trinchera, escribiendo por muchos que por diversas razones no podemos.Ojala pueda conocerte algún día. Fran

  3. Carola, dulce amigaPienso guardar la pluma en el gavetero y dedicarme a que todos vengan a tu blog a leerte.Qué precisión, objetividad y contundencia con ese adorno, ese toque tan de mujer, de madre, sabia por naturaleza.Un abrazo, querida, sí, muy querida amigaAngel Félix Lara

  4. Hola Carola, te he escrito otras veces pero por alguna razón mis comentarios no han salido publicados. Te lo ratifico hoy: ¡qué pluma! Me encanta tu estilo "menta y limón". Un poquito de picante con suficiente ácido para que escueza en las conciencias. Sin ofender a nadie pero apuntando justo dónde se debe, Gracias. Yolanda.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s