No bajaron los cerros, pero bajarán.

Alerta del Frente de damas indignadas con todo lo que haga el gobierno

Este sábado, como ya es costumbre con este rrrégimen, recibimos otra bofetada, que más que bofetada, fue un puñetazo directo a la dignidad de la poca gente preparada y decente que queda en este país.

Después de que nuestros ilustrísimos IESA boys pasaran semanas enteras, públicamente analizando, con la certeza que caracteriza a los que si saben de lo que hablan, las medidas a tomar por el petrodictador para paliar la crisis que él mismo generó, -porque no debemos olvidar que TODO es culpa de Chávez- se presenta este señor con su cara tan lavada y anuncia un paquete que de paquete no tiene nada.

Quienes sabemos de paquetes estábamos en pie de guerra: cacerolas en mano y piticos en la boca, banderas siete estrellas y al revés… ¡Fuera ya! Era la única frase que rondaba en nuestras mentes torturadas y oprimidas aquel sábado agónico y eterno. Decía, en pie de guerra, dispuestos a bajar de nuestros cerros: Cerro Verde, Lomas de San Román, de la Lagunita y El Alto Hatillo, para hacer temblar a Caracas como nunca antes tembló.

Al mediodía era la cita. Sabíamos que sería imposible almorzar y liberar a la patria al mismo tiempo, por lo que desayunamos copiosamente. Pasó la hora anunciada y nos vimos en la necesidad de picar alguna cosita mientras que el teniente coronel, seguramente, comía a cuerpo de teniente coronel.

Era casi la hora de empezar a vestirnos para nuestros compromisos sociales de cada sábado y todavía nada. Hice llamadas del última hora para tratar de aplazar algunas bodas y otros eventos organizados con esmero, premeditación y alevosía. Todo por la patria, pero no, a esa hora, era poco lo que se podía hacer.

Cinco y media y yo a medio vestir. Justo entonces apareció el nefasto personaje que rige el destino de mi pobre y abatido país.

Casi tres horas se tomó, con su sadismo acostumbrado, para decirnos que no había paquetazo, que nuestros ilustres analistas se habían equivocado, que la crisis no era aquí sino allá. Que no devaluaría la moneda, que no aumentaría la gasolina, que no liberaría los precios y, peor aún, que no privatizaría PDVSA como muchos anhelábamos.

Todo esto a sabiendas de que no hay paquetazo que no incluya estos ingredientes esenciales. Otra demostración de que el tirano de Sabaneta no tiene ni la más remota noción de lo que es economía y finanzas.

¿Por qué lo hizo? -Se preguntarán mis atribuladas damas. Lo hizo para arrastrar por el fango a nuestros expertos, para enlodarlos con su miseria, para desprestigiarlos públicamente, como suele hacer con todo aquel que, valientemente, se atreva a adversarlo.

Y nosotros, la gente decente, pensante y productiva de este país, allí en nuestros cerros y lomas, paralizados ante la disyuntiva de asistir a nuestros compromisos sabatinos o bajar a tumbar al rrrrégimen. ¿Pero cómo hacerlo sin paquetazo?

Tal bajeza hizo que una vena en mi cuello de cisne, inflamárase de ira hasta reventar el collar de perlas que heredé de mi bisabuela. ¡Ni a tumbar al tirano ni al ágape de Maru y Víctor José! ¿Acaso se puede salir en semejante estado de indignación?

Como las perlas de mi collar, mis ilusiones quedaron regadas sobre la alfombra de mi vestier. Ya las recogerá la muchacha, a quien voy a tener que subirle el salario por decreto dictatorial.

No bajamos esta vez, pero bajaremos…

Atentamente,

Marifer Popof.

Presidenta del Frente de damas indignadas con todo lo que haga el gobierno.

Anuncios

One Comment on “No bajaron los cerros, pero bajarán.”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s