Juanito y las malas compañías.

El día que a Juanito le pidieron su autógrafo, no para una admiradora, no para ser estampado en una camisa que sería subastada en beneficio de los niños pobres de alguno de esos países en los que pocos pueden compran sus discos mientras muchos, que no pueden, los escuchan con fervor, como decía, cuando le pidieron firmar a Juanito, él, sin pensarlo mucho, firmó.

Juanito era tan querido por todos, tan respetado, que su firma más que un acto de solidaridad con un amigo, acabó convirtiéndose en un atentado contra las ideas que él mismo nos había cantado durante mas de treinta años.

Me levanté ayer y me encontré con él abrazado a un grupito tan dudoso, que no pude dejar de pensar en las palabras de su madre: ‘’ Cuídate mucho, Juanito, de las malas compañías’’

Es que cuando Juanito era pobre y desconocido hizo amigos atorrantes que bebían a morro, se pasaban las consignas por el forro, y se mofaban de cuestiones importantes. Pero aquello no tenía trascendencia porque sus amigos eran unos pelagatos y podían hacer todo eso si joder mas que a sus madres.

Sucede que Juanito se hizo grande y su voz llega a todas partes, pero aún así insiste, de manera irresponsable, con eso de las malas compañías.

Irresponsable, digo, porque bien puede Juanete mofarse de las cosas importantes en su casa, bebiendo buen vino a morro. Lo que me indigna es que lo haga en público exhibiendo una ignorancia de esas que son peligrosas, de esas que avalan mentiras, atropellos e injusticias.

No se puede imaginar desde su casa con vista al Mediterráneo, lo que vivimos nosotros aquí con o sin vistas al Caribe. No parece ser capaz de concebir que un pueblo de mestizos se esté despertando después de más de quinientos años de sueño forzoso. Parece no poder ver más allá de la verruga del zambo que nos comanda en este despertar.

Vino a vernos hace poco, mejor dicho, vino a que lo vieran quienes pueden pagar mucho por escuchar sus canciones. Y fue tan ciego, tan arrogante, tal vez, que fue incapaz de fijarse en quienes nos inspirábamos en su música para seguir dando la batalla.

Vino en primera clase, cantó en primera clase y, como vino, se fue: Ciego.

Ciego y sordo, diría yo, cuando mejor sería que fuera mudo. Y es que no se habla, Juanito, cuando no sabes lo que dices.

Y es que no entiendo cómo puede alguien como Juanito, venir a Venezuela y ni siquiera asomarse a ver un poco de la realidad que estamos construyendo.

Tu amigo, el producto otrora líder en ventas, puede pensar lo que le venga en gana. Que a él no le gusta mi presi, pues que exponga sus razones y que lo haga bien. Porque ‘’Chavez sucks’’ y de paso en inglés, no es un buen argumento.

A nosotros no nos gusta tu amigo porque él asegura su subsistencia mayamera mofándose de lo importante. Creo que es nuestro derecho demostrar nuestro rechazo al sentirnos agraviados. ¿O es que no somos suficientemente ‘’iguales’’ como para poder hacerlo?

Juanito, ya no podré escuchar tus canciones sin que me suenen huecas. Porque, hombre, hay que ser coherentes: Se dice lo que se piensa y se actúa en consecuencia.

Pero quién soy yo Juanete para darte consejos, si no bebo a morro, y no soy capaz de mofarme de cosas tan importantes que acaban siendo de vida o muerte. Tal vez me parezca a tu madre, tal vez sea que velo por mis hijas, que hoy están contentas jugando en el parque sin siquiera imaginar, gracias al cielo, que una guerra asquerosa las acecha.

Yo me pregunto, Juanito: si por defender nuestro legítimo derecho de ser soberanos, de vivir en una patria justa y libre, acabamos masacrados bajo las bombas de quienes, desde siempre, habían saqueado nuestros recursos. Si un día Guantánamo ampliara su lista de huéspedes para alojar a mis hermanos. ¿Saldrías a marchar por el Passeig de Gracia con tu pancarta de ‘’no a la guerra’’?

Sería demasiado tarde Juanito, y que Dios nos proteja para que tu conciencia te deje dormir tranquilo.

Mientras que yo guardo tus discos en el cajón de los sin sentidos, aprende tu a menear las caderas para que puedas bailar al son de tus malas compañías.

Que vaina Juanito, las madres, muchas veces, terminamos teniendo la razón.

Anuncios

7 comentarios on “Juanito y las malas compañías.”

  1. Pedro Ayres dice:

    Carola queridaUsted continúa a hacer el más claro retrato de la burguesía latinoamericana. Lo que es una lección política y uno agradable ejercicio de lectura. Los dos últimos posts (Marifer y Juanito) son ejemplos de crónica bien realizada en términos técnicos y de educación popular. Mis saludos, del lector cautivo Pedro

  2. Anonymous dice:

    Segui sus pasos durante toda su vida artistica, lo admire y me se todas sus canciones,lo pude ver en los 70´s en el Aula Magna de la UCV, y gracias a mis hijos lo volvi a ver en su penultima presentacion en TTC…que triste me senti cuando lei que firmo , lástima, ahora que hago con tantos recuerdos?Una vez mas, te felicito!

  3. Como siempre, magistral tu interpelación a Serrat…¡Éxitos y saludos!

  4. Supongo que, partiendo del mismo principio de no saber de que se habla mirando por la ventana que dá al mediterraneo, podemos decir que las declaraciones de Danny Glover, Don King, Naomi Campbell, Kevin Spacey, Sean Penn y otros sufren de lo mismo… ah no, perdon… es que ellos ven el valle de Hollywood desde sus mansiones, no el mediterraneo.

  5. Carola dice:

    No, lengua sin pelos,Ellos supieron ver mas allá de sus ventanas californianas. Esa es la diferencia entre los que dicen ser y los que verdaderamente son.

  6. Anonymous dice:

    Molt bé xiqueta.Desde el mediterráneo, barrio obrero de Valencia (Espanya), me ha gustado el post de Plaza Altamira, y las pijas con cacerolas. He seguido, y lo de Joan Manuel, muy bueno. Aunque Serrat ha sido siempre un poquito flojo, lo que me ha disgustado más es lo de Sabina (¿ha firmado?).Os mando un abrazo a tod@s, que estaís dando un ejemplo de dignidad en Veneçuela (en català), un beso muy grande a la Venezuela revolucionaria.Sólo te pongo un pero, eso de ser del Barça, yo soy del Valencia CF, PERO TE CUENTOtodos mis amigos se hicieron del Barça, en un momento determinado que lo ganaba todo y TENIAN UNA RAZON FUNDAMENTAL,llevabamos como 20 años, organizando sindicatos, asociaciones de vecinos, grupos culturales, luchando por todas las causas perdidas, (Frente Sandinista, FMLN, empresas autogestionarias, y todas las luchas solidarias que te puedas imaginar.Encima anarquistas, todo el poder del, por y para el pueblo. YA TE PUEDES IMAGINAR, siempre perdíamos,y un buen día, a un amigo se le ocurrió que habia que dejar de perder siempre, y su genial ideal fue que se hacían del BARÇA, así al menos estarían contentos por un tiempecito. Muy listo él-Esta anécdota es verdad. Me quedé sólo con el Valencia CF.Salud.PATRIA, SOCIALISMO Y VIDA.EL capitalismo es la muerte.BESOS

  7. Carola dice:

    Bé meu amic,Me me encanta que me escribas en catalá, tengo dulces recuerdos de mi estadía de cinc anys en Barcelona.No aprendí a hablar el catalá pero lo leo y lo entiendo de mi maravillas.Gracias por apoyar nuestra revolución!!!un petó molt gran


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s