Esta boca es mía.

Si de hablar se trata todos tenemos boca, mas o menos pasa lo mismo con la escritura, que es como hablar con los dedos. Tenemos medios muy democráticos en donde exponer nuestras ideas, debemos utilizarlos, pero, pienso, que antes hacerlo hay que saber que no todo lo que nos pasa por la cabeza es una idea digna de ser publicada.

Hay mil razones para escribir y mil razones para pensar antes de hacerlo. En esta revolución, cuando escribimos, debemos tratar de construir con lo que decimos porque de hacer lo contrario acabaríamos pareciéndonos a los amigos de la oposición.

Opinar es un ejercicio democrático y, como tal, debemos ser responsables de las opiniones que emitimos. Si vamos a emitir un juicio el cuidado debe ser extremo, no vaya a ser que acabemos convertidos en una especie de Torquemada ¿moderno?.

No podemos hablar en nombre de la revolución en términos inquisitoriales, no podemos ir por la vida olfateando enemigos con la nariz congestionada, y entre mocos, acorralar con ladridos locos a cualquiera que nos parezca que no huele a lo que queremos que huela.

Resulta que es muy variado el pelaje de los revolucionarios, que esta revolución es nuestra, de las mamás que empujamos cochecitos, de los viejitos que que se quedan dormidos viendo Aló Presidente, de los niños que preguntan si Chávez es bueno, de los teóricos, de los luchadores ex perseguidos que ahora ven como todo no fue en vano, de los que hacen mucho y no dicen nada y de los que hablamos mucho y hacemos poco, de los que ponen el pecho, de los que ponen la cabeza, de los que ponen el lápiz, de los desde su casa alimentan a sus hijos con ideas de igualdad. De todos, de muchos es esta revolución.

Muchas veces he expresado mi preocupación por la rara competencia en la que parece que estamos: el concurso del revolucionario de oro, competencia en la que, paradójicamente, mi presi no tiene ni el mas remoto chance de ganar por no cumplir con el requisito básico de vestiduras rasgadas, por no ser un perseguidor de sombras, por que no ladra a todo lo que se mueve, porque él es Chávez y no necesita demostrar a nadie que es mas chavista que si mismo.

No se cual es el trofeo que dan en ese concurso, pero creo que tiene mucho de alimento para el ego, soberbia y ganas de figurar, cosas que, al fin y al cabo, nada tienen que ver con una revolución bonita.

No se valora lo que uno escribe por la cantidad de lectores que indica el contador que ponen abajito, al final del artículo que, amablemente, nos publican en internet. Los mejores artículos tienen pocas visitas comparados con los artículos de títulos escandalosos y contenido vacío. Títulos acusadores, amenazantes, a veces groseros, cuartillas y cuartillas que repiten los mismos comentarios sobre la misma gente, que ya sabemos quienes son y que hicieron y qué harán.

Con tanto que decir y se dice tan poco…

Yo no quiero dar lecciones de ética periodística, ya que no soy más que una mamá que escribe. Yo hablo como lectora, que se pasa la mañana pescando en un mar inmenso donde hay escasez de ideas. Donde las palabras necias generan una epidemia de oídos sordos, donde miles de letras sin sentido diluyen la importancia de lo que estamos construyendo.

Estamos inventando una especie de prensa rosa política que, creo, debemos denominar la prensa roja rojísima. Chismes, dimes y diretes, acusaciones sin fundamento, que le vi el ojo izquierdo a fulano y se notaba que miraba raro, que si el otro no dijo marxista leninista, que dijo socialismo indigenista, que eso no me gusta, que eso no te debe gustar, que te dije traidor, que ahora me retracto, que te lo vuelvo a decir así que cuidadito, que yo si soy un revolucionario porque mira como escribo sin miedo detrás de mi computadora y que me digan pío que voy y escribo mas.

Nuestras palabras pueden ser herramientas, armas de destrucción masiva o un mazacote de letras mudas que nos roban el tiempo y las ganas de leer. Vamos a ver que hacemos con ellas y con los espacios donde las publicamos, en favor de los lectores, de nosotros mismos y del café de mis mañanas que, últimamente, como que no me sabe muy bien.

Anuncios

12 comentarios on “Esta boca es mía.”

  1. Querida mamá que escribe:A veces me dejas sin palabras. Sólo se me ocurre una: ¡brillante!No dejes nunca de escribir. ¿Has pensado en hacer una selección de tus textos para que se publique en papel? Seguro que no soy el primero en decírtelo. A lo mejor hasta te lo he dicho antes.¡Besotes!

  2. Carola dice:

    Oye Okim, Buena idea eso de publicar un libro.Lo estoy haciendo ya, mi manuscrito está en manos de una editorial y estamos esperando respuesta.Ya te regalaré un ejemplar.Besotes y gracias!!!

  3. Anonymous dice:

    tienes mucha razón de habilitar la moderación de comentarios. es lo más sano para ti… imagino la GRAN cantidad de personas que discrepan de tu opinión; tu moderación no hace más que ratificar lo que es un hecho público y notorio: los chaburros temen!!! son miedososos por naturaleza, por eso creas este “blindaje”, necio y estúpido… porque al final… MIRATE! Estás ahora mismo leyendo mis palabras… que no tienen otro destinatario que TU. Te das cuenta??? Así son ustedes de incoherente. Para quien moderas? si es a ti a quien van dirigidas mis palabras…lástima, pena, verguenza… eso es lo que inspiras.Que Dios y la Virgen nos de la razón a los justos; ustedes… quedaran en el infierno.hasta NUNCA, cobarde…

  4. Carola dice:

    Estimado anonimito,Habilito la moderación de comentarios para evitar que se publiquen vulgaridades y otros comentarios que no vienen al caso.Tu expresión de cariño si vale la pena que sea publicada solo para dar mas sustento a todo lo que digo en mi blog, firmado con mi nombre y apellido, mi foto y mis canciones favoritas entre otras cosas.¿Quién es el cobarde? quien dice lo que piensa y da la cara o quien, como tu, utiliza un espacio público para insultar a un perfecto extraño, solo porque piensa distinto a ti.Gracias por tu comentario, como dije antes, solo valida mis escritos.

  5. Anonymous dice:

    Claro… en un país donde la DICTADURA es lo que reina es NORMAL que las personas que discrepamos del gobierno tengamos que publicar ANONIMAMENTE…Tranquila, hay una justicia que es divina y que no se compra, como la de nuestro sistema judicial.Tu si que no estudiaste en la Misión Ribas… o si?

  6. Anonymous dice:

    Despues de leer al “anonimito” (yo soy anonimo)pregunto: ¿por que no se contentan con escribir en noticiero digital, que alli todos los insultos se acompañan? Asi cuando uno quiere vomitar abre la pagina y lee…

  7. Carola dice:

    Estimad@ anonimit@,Si hubieses pasado por la Misión Ribas habrías aprendido que todo el que entra a un blog deja su IP lo que significa que el anonimato no es tal.Pero no te preocupes que si Ledezma, Oscar Perez y los genios de los medios privados no están presos, mucho menos te van a perseguir a ti por escribir tonterías en la página de una mamá revolucionaria.Por otra parte, repito, tus comentarios solo dan sustento a mis palabras. Hay quien pueda pensar que no existen los disociados, por eso usted escriba todo lo que piense que yo lo publico muerta de la risa. En cuanto a la justicia divina, te remito a http://carolachavez.blogspot.com/2007/07/yo-pecadora.html.Ya verás lo que pienso de ESA justicia divina, de ese infierno del que tu hablas y verás también cómo me halagan tus palabras.

  8. Carola dice:

    Querido Anónimo:Yo tampoco entiendo, a veces creo que se creen dueños de todos los espacios, y es por eso que patalean de ese modo.Por mi parte, me halaga que lean mis escritos y si les dan ataques de mal de rabia, de alguna manera me dicen que no lo estoy haciendo tal mal. Antes de leer el noticiero digital recomiendo unas cuatro cucharadas soperas de Primperán, es un tiro para las nauseas

  9. Anonymous dice:

    Anonimito dice:Yo no he insultado a nadie; lamento que te hayas sentido ofendida. Simplemente expuse lo que pienso, si eso te ofende, disculpa… suele suceder con la verdad.Mis expresiones no son ni de cariño, ni de repudio… estoy MUY lejos de sentir “algo” (lo que sea, cualquier cosa), por un “Revolucionario” (jejeje)… Como bien lo dices, eres un “perfecto extraño”, y ojalá todos los que piensan como tú siempre sean eso en mi vida… “perfectos extraños”.Y me río… me río mucho de ti, de lo que dices, de tus pensamientos… Risa que aumenta considerablemente cuando observo el medio a través del cual las haces pública; ratifico así lo que siempre he sostenido: “NO TIENEN NI LA MENOR IDEA DE LO QUE PROPUGNAN, NO LA TIENEN”. Ah, no sabía que en Misión Ribas enseñaban “Métodos de persecución”, sí, tenía mis sospechas de que no enseñaban cosas buenas, productivas… Eso no cabe en el Zoocialismo del Siglo XXI… Gracias por confirmarlo!Hasta aquí llegó mi visita “Mamá Revolucinaria”… Siga Ud disfrutando de la tecnología, del mejor invento del Imperio, siga Ud, en definitiva, con su argumento incoherente… Vuele alto, que a mayor nivel, mayor golpe… Sólo eso le deseo… VUELE ALTO! Ahora, por la misma puerta que entré, me despido… Con la misma duda que arrastro desde hace algunos años: ¿Habrá un chaburro inteligente?… Ojalá algún día encuentre la respuesta… Lo dudo!Tomaré su consejo (el del Primperán), pero no por ND… Sino por “Esa boca suya”.Patria, Democracia y VIDA!!! (Repítalo 10.000 veces -o las que considere necesario- ¡¡¡VIDA!!!).Anonimito.-

  10. Anonymous dice:

    Tendrás que empezarnos a llamar “Anonimito 1”; “Anonimito 2 y 3 y 4” ¿o es que no fuiste a la clase de persecución de IP en la Misión Ribas por andar jugando a la revolución? Ahh!!! entonces estamos haciendo bien el papel en nuestro Noticiero Digital si les provocamos diarrea… jajaja.. Dígame a Mario Silva, se le sale la LOCA que lleva dentro.No me has contado dónde estudiaste… ¿te da pena decir que la Cuarta República fue la que te dio “educación” y DINERO para tener PC?

  11. Carola dice:

    Dos ejemplos mas de disociación psicótica y cerramos la muestra por este artículo.Ya comentarán el los otros.Un detalle que me hace pensar es que mi anonimito dice que toma Primperán para la diarrea cuando yo lo recomendé para las nauseas.¿Será que tiene el ano en la boca?

  12. Anonymous dice:

    Carola:Mira la casualidad.Por ahí arribita alguien ha hablado del zoocialismo del siglo XXI.Aqui en la Argentina, a los peronistas se nos llamó Aluvión zoológico.O los movimientos nacionales y populares de nuestros países o sus respectivos opositores se parecen mucho entre sí.O ambamente. Valga el neologismo.Lizardo SánchezCórdoba, Argentina


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s