Manual de costumbres y procederes de la clase media venezolana

capitulo XI

Venezolanos pero a raticos

Lo venezolano para gran parte de nuestra clase media es sinónimo de mal gusto, o sea, es niche. Escuchar un joropo en Caracas es un síntoma evidente de campurusismo. Servir asado negro en una cena es una ordinariez. Solo algunos viejitos llevan liqui liqui, y el Niño Jesús pasó de moda, ahora se lleva más Santa Claus. Las arepas sobreviven porque son deliciosas pero los big macs se abren paso sin dificultad. Nada vende más que un slogan en inglés, ya ni siquiera se traducen ciertas cuñas en la tele, las mas chic, por supuesto, las que anuncian cosas caras.

Estos renuentes compatriotas son bilingües irrespetuosos de los idiomas que deforman al mezclarlos con desenfado, olvidando como se dice chévere cuando les da por hablar nice. La bandera de los estados unidos es suya, la llevan con orgullo estampada en franelas, pantalones y calzoncillos. Todo lo que viene de afuera, aunque venga de Cúcuta, es mejor que lo de aquí.

Pero a veces lo criollo sienta bien. Ahora pasamos por uno de esos momentos en que la venezolanidad se la disputan al resto de los compatriotas, la reclaman como suya, eso si, con algunos pequeños ajustes para no caer en la ordinariez que caracteriza al populacho.

Hace un tiempo me invitaron a unos quince años en La Lagunita Country Club. Fue una fiesta inolvidable gracias a la originalidad de los anfitriones. Presentaban a su pequeña en sociedad con una fiesta criolla. La debutante vestía un traje de dama antañona, sus padres iban de manteados, el resto de civiles encopetados porque nadie se creyó el cuento de que la fiesta seria tan original. En lugar de tradicional Danubio Azul, el orgulloso progenitor bailó con su muchachita Las Brisas del Zulia. De ahí para adelante todo fue tequeños, empanadas pequeñitas, de carne, queso blanco o cazón. Ron pa’ to’ el mundo, guarapita para los chamos y tisana para las viejitas.

La orquesta tocaba joropos, galerones y merengues de antaño. Los muchachos bostezaban sin ocultar su fastidio y los adultos preguntaban a los mesoneros si de verdad no había un whiskisito.

A la hora del buffet, voila! Comienzan a entrar negras gordas vestidas de esclavas sureñas, al mejor estilo de lo que el viento se llevó, portando cestas colmadas de arepas humeantes y redonditas y bandejas con un variado surtido de tradicionales rellenos: queso Brie, jamón serrano, ensalada de surimi, caviar sucedáneo, salmón ahumado y chicken salad, que es lo mismo que reina pepiada pero no tan niche.

Los invitados hacían cola para recibir de manos de Aunt Jemima una arepa que comerían con cubiertos. Se veían tan refinados tratando de picar su arepa en pequeños bocaditos con cuchillo y tenedor. Es así como se puede ser criollo sin dejar a un lado los códigos de conducta que los diferencian del montón. Eso si es saber ser un venezolano de altura o mejor dicho, un venezolano high.

Otra manera de ser venezolanos, sin ensuciarse mucho las manos, es alternar con el pueblo cuando hacen turismo por el interior. Cuando van a Margarita, conversan con los pescadores de Manzanillo de tu a usted, en Choroní las sifrinas bailan tambores con los nativos, pero conservando las distancias y mirando con el rabo del ojo a sus novios que están pendientes por si acaso. En San Carlos bailan joropo y siempre hay quien piensa que tocar maracas es sencillo, se las pide al maraquero y sin un ápice de ritmo va y pone la torta jurando que se la comió.

Por otra parte, han incorporado a sus vidas elementos culturales importados, no pueden concebir un dia de playa sin un reggae que lo amenice, no hay brindis sin champaña, fiesta sin pasodoble ni navidad sin Jingle Bells. La sopa de cebolla, aunque sea de lata, es mejor que un sancocho, si hay que disfrazarse que sea en Halloween, en un Brasil Venezuela, pues le van a Ronaldinho, las grandes ligas son más grandes y el Superbowl imprescindible en los días vacíos de Enero. Chistorra mata a chorizo carupanero y Heineken mata a Polar.

Viven con la vergüenza de ser venezolanos rebuscando algún ancestro de procedencia europea, pariendo a sus hijos en mejores lugares, garantizandoles un futuro mejor con pasaporte americano. Mi hija nació en mayami y en cuanto pude me la llevé de allá, aterrada de verla distanciada de lo que somos. Nada me daba más miedo que cuando la gorda comenzara a hablar en lugar de mami me llamara mommy y que a su papi le dijera dad.

Recuerdo a mis amigos mayameros hablando spanglish a sus pequeños delante de unos abuelos desorientados por la distancia lingüística. Tengo un sobrino que no sabe español, me produce mucha angustia ver a mi papá delante de su nieto repitiendo como un loro la única frase que domina en inglés: ‘’Hoy are you Ben?’’ El niño le dice abuelou y le sonríe con cariño y quizá con ganas de conocerlo mejor. Mi mamá, más parlanchina, le suelta sus lenguaradas haciendo hincapié en dos frases: I love you baby y I miss you Ben.

Al final, al desplazarse de su cultura se desplazan también de su realidad y por ello necesitan instalarse sólidamente en el aire. Luego pretenden hacernos creer que son ellos los verdaderos venezolanos, que son ellos quienes representan lo mejor de nuestra cultura, los refinados, los elevados, los escogidos por no se quién, los que bajan de las alturas de a raticos y deciden que, por momentos, los pescadores de Manzanillo pueden ser gente muy nice.

Anuncios

4 comentarios on “Manual de costumbres y procederes de la clase media venezolana”

  1. yabrina dice:

    carola ya deberias ir pensando en publicar tus relatos en papel felicitaciones de nuevo

  2. Eduardo dice:

    Estaba viendo a Eva Golinger. Es linda la nena. ¿Qué pensarán los venezolanos auténticos de tu relato, acerca de ella? ¿La considerarán una gringa bruta? ¿O chavista inteligente? Si las palabras son cifras, y las frases ecuaciones, podemos aplicar la ley conmutativa? Es decir, será Eva ¿una gringa chavista? ¿o una bruta inteligente?

  3. Arturo dice:

    Hola otra vez Carola:El señor que hizo que nos conociéramos, José Salazar, me escribió una reflexión bien interesante con respecto a nuestra cultura, donde afirma que la que manejamos y llamamos cultura universal está formada por conceptos manejados y secuestrados por la derecha, ¿que te parece?… que para hacer nuestra revolución debemos incluso definir la cultura que queremos -palabras mas o menos – (¿intenso no?)… me dejó pensando, y le pedí que me diera un ejemplo , tu sabes, para aprender tambien…por cierto hermana, ESCRIBES EXCELENTE

  4. achue2 dice:

    Amiga Carola eso es parte de la transculturización a la que nos han sometido a lo largo de siglos de vasallaje historico; un ejemplo es lo que pasa con el gentilicio AMERICANO, el cual se utiliza solo para los vecinos del Norte ¿Será que nosotros somos Europeos o Africanos? “Americanos” somos todos los mortales que nacimos y vivimos desde el Estrecho de Bering, Norteamérica, pasando por Alaska, Centroamérica y Suramérica, llegando hasta La Patagonia, incluyendo la Isla mas grande del mundo Groenlandia, y las Antillas en el Mar Caribe. La dominación del “Imperio” ha sido tanta para con sus vecinos del patio trasero del Sur, que hasta el gentilicio nos han arrebatado; y mas duele cuando somos nosotros mismos que nos transculturizamos; lo que más molesta de la situación es cuando “intelectuales” cometen ese error histórico, ya sea por desconocimiento, omisión o sumisión usan ese término despojando a medio Continente de su gentilicio. Pero suena chocante e inconcebible que a estas alturas de la vida, en pleno siglo 21 se sigan cometiendo esas injusticias semánticas y poco a poco perdemos nuestra idiosincrasia y gentilicio continental al no saber si somos Americanos, Europeos, Asiáticos, Africanos o de Oceanía, al final terminaremos siendo de la Antártida, Continente que no posee habitantes.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s