Manual de costumbres y procederes de la clase media venezolana

capítulo IX

Baby Einstein
o
Nuestros niños superiores

No todos podemos ser iguales. No hemos sido concebidos ni criados de la misma manera. No es lo mismo engendrar una nueva vida en un polvo desaforado, sudoroso y rico, bajo un techo alquilado o prestado, en una cama sin edredón de plumas y rodeada de un reguero de ropa con bolsillos vacíos; a hacerlo con calma antiséptica, bajo un techo propio, olorosos a perfume caro, sobre un plumero insoportable que aporta el calor que no son capaces de generar quienes intentan amarse.

No me mal interpreten, yo estoy a favor de la planificación familiar, pero de una manera más laxa que la mayoría de mis amigos. Para ellos, pensar en aumentar la familia requiere de una serie de logros previos, todos ellos muy costosos. Mientras la mayoría de las especies preparan un nido o una madriguera para traer a una cría al mundo, los especímenes de la clase media no se conforman con tan poco.

Lo primero es tener casa propia, cortesía de papá, esto preferiblemente antes contraer de nupcias. Después se necesitan cinco años para disfrutar en pareja, viajando, saliendo de noche, desfogándose sobre el sofá, la lavadora o el tope de mármol de la cocina. Esto último no dura mas de una semana, porque la comodidad impera y la tapa de la lavadora es muy fría, el tope de la cocina tiene migas que puyan y la tapicería del sofá se puede ensuciar.

Por fin el reloj biológico comienza a sonar: hay que comprar la camioneta. Una grandota cuatro por cuatro, donde quepa el perolero que necesita un chamo para ir a cualquier lado. Una vez estacionado el suntuoso transporte familiar en el garaje de la suntuosa madriguera, la pareja se dispone a procrear.

¡Estamos embarazados!- Anuncian al mundo emocionados con las manos llenas de catálogos de productos para bebés. Comienza la cacería, hay tanto que comprar y solo nueve meses para hacerlo. Es imperativo viajar a mayami, allá venden todo lo que necesita un bebé moderno: las mejores marcas, las cosas más innecesarias pero vistosas que toda mamá debe ofrecer a su recién llegado a este mundo tan competitivo.

La competencia comienza entre las futuras mamás: quien compra más y más caro. Los cochecitos italianos con porta vasos, frenos hidráulicos, con porta bebé y toldo quita y pon; teteros ingleses, con su respectivo esterilizador; ropita con marcas impresas por fuera y en letrotas grandes; columpios, tapa enchufes, pañaleras, calentador de pañitos limpia culitos, equipo casero para escuchar latidos de corazón fetal, cámara de video, peluche con sonidos de útero, movil con rayos láser y control remoto, y toda la colección de Baby Einstein.

Esto de Baby Einstein es esencial. Al parecer, alguien descubrió que si a un bebé lo sientan sopotocientas horas frente a la tele, y lo obligan a ver una serie de objetos feísimos moviendose al son de piezas de Mozart, sus neuronas sufren una serie de transformaciones que convierten al niño promedio que salió de tu vientre, en un pequeño genio, un Baby Einstein. ¿Qué sería de nosotros sin la ciencia y el mercadeo?

Mira tu, yo que pensé que no había mejor estimulo para un bebé que el contacto con sus progenitores. Yo que he pasado años hablando, contando, leyendo y jugando con mis hijas y ahora me entero que he sido negligente con el desarrollo cognoscitivo de mis pequeñas. Las pobres cargaran con mis culpas, tendrán que lidiar en el colegio con geniecillos televisivos. Yo solo espero que algún día sepan perdonar mi terrible omisión…

Todos quieren niños genios y venden mil métodos para lograrlo. Allá aquellos que no los puedan pagar, que se aguanten mas adelante con sus niños promedio. Cuando quedé embarazada de mi primera hija me regalaron un libro de estimulación temprana, tempranísima diría yo. Se trataba de enseñar al feto las vocales, los número del uno al diez, algunas notas musicales y ciertas palabras de vital importancia para su supervivencia al llegar a este mundo. Todo eso con el propósito de ir ganando tiempo, y que cuando el niño llegue al kinder y la maestra diga A, el la deslumbre con su precoz genialidad y le diga E – I – O – U de un solo golpe. Así se va distanciando del resto de los mortalitos, así empieza la competencia con dos palmos de ventaja.

Un ejercicio que siempre me pareció una tortura consistía en pegarse una linterna encendida en la barrigota y decir ‘’luz, luz, luz’’ no una, ni cuatro, sino tres científicas veces. Yo me imaginaba a mi gorda encandilada diciendo no me jodas, no me jodas, no me jodas… Sentí compasión, así decidí confiar en la genética familiar y esperé que la gordita no se pareciera a mi tía, que era la única persona realmente escasa en una familia más o menos inteligente.

Tengo unos amiguitos Baby Einstein, son unos prodigios, según su mamá. El mayorcito ha ido desarrollando su intelecto sentado en un puff frente al televisor. Es tan maravilloso ese método que permite que las madres hablen por teléfono durante horas mientras el niño aprende como en una especie de estado hipnopédico. Entre los logros más evidentes de dicho método está el desarrollo de la independencia: mi amiguito a los dos años ya sabia manejar el control remoto del televisor y el DVD para adelante y para atrás. Como no se atrevía a interrumpir la cotorra de su mamá, decidió investigar sus posibilidades de auto enchufarse a la tele y lo logró. Claro está, después de dañar tres equipos audiovisuales completos y recibir varios corrientazos y nalgadas de esas que pican.

Por otra parte hay guarderías que ofrecen todo tipo de actividades enriquecedoras como yoga para bebes de nueve meses, ingles pre-verbal, computación temprana o martilleo de teclado; todo esto a manera estimular esas neuronitas y darles ese empujón necesario, mientras a mamá, al mejor estilo de Oster, le queda mucho tiempo libre para desarrollarse como mujer.

Yo que soy muy rupestre, nunca me sentí mas mujer que cuando estuve embarazada y me gradué summa cum laude de súper mujer en el momento que mi bebe recién nacida se prendió de mi pezón.

Bueno, pero voy saltando de embarazo a pezón sin pasar por un parto clase media en la Leopoldo Aguerrevere. Una lánguida y agotada madre yace sobre una cama de hospital decorada para la ocasión con las sabanas que usaron tres generaciones antes que ella para celebrar el mismo acontecimiento. Ramos de flores con globos metalizados gigantes y ositos de peluche rosados o azules según sea el caso. Las abuelas y las tías compiten a ver quien de ellas sufrió más pariendo y la ganadora es siempre la suegra que, por haber parido un varón ya tuvo el peor castigo ya que el desgraciado ese, sin tomar en consideración sus sacrificios y dolores se fue con una total desconocida, dejándola a ella sola con ese jubilado que una vez fue su gran amor.

Todas saben que es lo mejor para el niño, aunque ninguna esté de acuerdo, pero la mamá moderna las ignora porque ya compró durante el cuarto mes de embarazo la colección de Baby Einstein.

Los hombres, al mejor estilo medieval, se reunen aparte, bien lejos, a beber whisky y a fumar puros, aunque no fumen. Si fue niño el papá se vanagloriará de las bolotas que tiene su crío, igualito a su papá. Si fue niña, se puede hacer referencia a cualquier cosa menos a sus sagrados genitales, aunque tenga una totonota enorme, como su mamá.

A los dos días sacan a su bebé de la clínica envuelto como un tequeño y metido en un cestón como de picnic lleno de faralaos, lo meten en la camionetota y a casa. A crecer geniecillo, a convertirse en un triunfador bilingüe, como su papi, o en una muñeca adorable como su mami. El mundo es tuyo Baby Einstein, tuyo solito, así que adelante, a patear culitos desde chiquito, que tu mami y tu papi patearan cuanto culo sea necesario para que llegues a donde quieras, o queramos nosotros si equivocas el camino. Adelante Baby Einstein que la tele te sonríe.

Anuncios

5 comentarios on “Manual de costumbres y procederes de la clase media venezolana”

  1. Eduardo dice:

    Mañana ocurrirá un eclipse total de Luna. Cuando se asome en el horizonte ya estará bajo la sombra del Planeta. Se vaticina un espectáculo celeste muy hermoso. Tal vez comparable a la hermosura de tu prosa. No sé cuándo leas este comentario. El fenómeno se presentará mañana 3 de marzo. Se espera otro similar para el próximo mes de agosto. Espero que no te lo pierdas. El Cielo caribeño y despejado de la Isla te permitirá disfrutarlo. Yo buscaré entre las nubes de las montañas que me rodean, y trataré de recibir el reflejo de tu mirada cuando contemples nuestra solitaria Luna.

  2. Joan dice:

    Actividades del Baby Einstein catalàn de 11 años para después del cole:lunes: inglés y club de ajedrezmartes: conservatorio de música (solfeo)miércoles: futbol e inglésjueves: conservatorio de música (instrumento) y clases de métodos de estudioviernes: futbol e ingléssábado por la mañana: partido de futbol y tenissábado tarde: de compras al centro comercialdomingo: 12 horas de telebasuraConclusión: niños estresado y padres preocupados por la falta de interés y apatía general del niño. Deciden los pais que hay que llevar al niño al psicólogo.

  3. Anonymous dice:

    Muy graciosa y muy buena la descripción del chauvinismo masculino del venezolano, pero no puedo parar de reir cuando me imagino a un hombre jactándose de lo enorme que es la totonooota de su niña, proclamando a los cuatro vientos que es una característica hereditada de su progenitora y dando una exposición del árbol geneológico con las correspondientes fotos, por si hay escépticos.

  4. Te escribo hoy porque acabo de descubrir tu blog. No así tus opiniones que disfruto muchísimo cuando las veo en Aporrea. Me encamta tu desparpajo, tu manera divertida y ácida de llamar la atención sobre la conducta muchas veces deplorable de muchos de nuestros y nuestras compatriotas. Sigue escribiendo así, con esa frescura y ese inteligente humor. ¡Te felicito!. Yo también tengo un blog y te invito a verlo: insomniosyduermevelas.blogspot.com.

  5. Te felicito de veras Carola, escribes muy bien y me agrada mucho tu estilo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s